vea los videos

Los diez mejores momentos de Pixar en sus 30 años de historia

Hace 30 años, la entonces pequeña empresa de animación lanzaba su primer cortometraje, una pieza protagonizada por dos lámparas de mesa. Acá, elegimos diez logros de Pixar en el cine de animación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Pixar

1. La primera Toy Story — Estrenada en 1995, la película no solo fue la primera película íntegramente animada por computadora. También fue, durante mucho tiempo, el único título que motivó a Pixar a realizar secuelas, una regla que se rompió cuando salió Cars 2 primero y Buscando a Dory después. La idea principal de la película —juguetes que tienen vida propia cuando su dueño Andy no los ve— se vincula con la genial tira de historietas Calvin y Hobbes, sobre un niño cuyo tigre de peluche cobra vida solo cuando está con él. La misma idea es la que sostiene la premisa. Además, para las audiencias infantiles de los países angloparlantes, fijó la voz de Tom Hanks a la del personaje Woody. Tan así que Hanks sigue bromeando sobre eso.

Traducción: "Estoy en un ascensor y los padres les dicen a sus hijos: "¡Él es Woody, él es Woody!. Mira, ¡es Woody! Y el niño está como 'Es un señor en un ascensor'."

2. La remake de Los siete samurai — Bichos (1998) capitalizó el interés por todo lo digital en el cine de animación, y apareció más o menos al mismo tiempo que Hormiguitaz, la apuesta de la companía de la competencia Dreamworks. Los snobs de entonces prefirieron elogiar con mayor énfasis a Hormiguitaz, principalmente porque en el elenco de voces estaba Woody Allen. Cualquier cosa en la que esté Allen siempre da una pátina de distinción. Y aunque Hormiguitaz es una película aceptable y correcta, poco tiene que hacer al lado de Bichos, que calca la trama de la obra maestra de Akira Kurosawa, Los siete samurai (1954). Aunque las dos películas hayan salido el mismo año y se desarrollen en el mundo de los insectos, exaltan valores opuestos. Hormiguitaz es un canto al individualismo y el rechazo a lo colectivo. Bichos, en tanto, exalta el trabajo en equipo para alcanzar las metas. 

Si no puede ver el video, haga click aquí.

3. El comienzo de Cars — Aunque acá las películas de Pixar tengan voces neutrales y latinas, aquellos que como adultos también apreciamos el cine de animación quedamos maravillados con la voz de Owen Wilson como El Rayo McQueen. Su característica voz es lo primero que se oye cuando arranca Cars (2006), una de las películas más logradas de la empresa. Fue co-dirigida por John Lassetter y comienza con una secuencia cuyo montaje es muy eficaz y hace un notable uso de la canción "Real Gone" de Sheryl Crow.

Si no puede ver el video, haga click aquí

4. El cortometraje sobre el jugador de ajedrez — Una de las características de las películas de Pixar es que siempre vienen acompañadas de un cortometraje que se proyecta antes del la presentación principal. 

Si no puede ver el video, haga click aquí.

5. El diseño de producción de Los increíbles (2004) — Con claras referencias a las películas de James Bond, esta historia (la primera que dirigió Brad BIrd para Pixar) es un deleite visual de principio a fin. Si no, vean esta secuencia en la que la historia integra la tecnología más avanzada con una estética similar a las primeras películas de Bond, algo que se ve en detalles como las paredes y puertas de la casa del Señor Increíble y la guarida/laboratorio/casa de la la diseñadora de trajes de superhéroes.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

6. Toy Story 2 y 3 — Hace tiempo ya que las secuelas dejaron de ser vistas como una de las peores cosas que le pueden suceder a una película. Es tan habitual que criticar el método de seguir exprimiendo una historia en sucesivas entregas es, de hecho, un ejercicio en futilidad. Eso no quiere decir, por supuesto, que hacer una secuela sea una buena idea. Las más de las veces, no lo es. Pero Pixar logró darle un sentido narrativo a sus continuaciones de la historia de los juguetes que cobran vida cuando los humanos desaparecen. ¿Cómo? Cambiando el contexto y manteniendo el espíritu aventurero de la primera historia, donde el principal desafío era rescatar, de las garras de un niño sádico, a Buzz Lightyear. En la segunda, hay que rescatar a Woody de un comerciante sin escrúpulos. En la tercera, es todo el grupo de personajes que debe ser rescatado, por Woody, de una guardería manejada con mano de hierro por un oso de peluche tan maligno como astuto. 

7. La secuencia del romance (y vida) entre Carl y Ellie en Up — Cuatro minutos que narran, sin palabras, toda una vida. 

Si no puede ver el video, haga click aquí

8. Wall-E — La mejor película de Pixar hasta la fecha, por amplio margen. Protagonizada por dos máquinas que no hablan y ni siquiera tienen rasgos más o menos humanoides en sus rostros, la película logra transmitir —a pura fuerza de su inventiva visual y de montaje— una historia de amor ambientada en un futuro distópico arruinado por los seres humanos en su desenfrenado consumismo.  

Si no puede ver el video, haga click aquí.

9. Los personajes secundarios de Cars — Tal vez como ninguna otra película de Pixar, Cars se apoya en una galería de personajes secundarios que consigue incluso opacar al protagonista Rayo McQueen. Desde el villano Chick (interpretado en el audio original por Michael Keaton) hasta el renuente mentor del Rayo McQueen (Paul Newman en la versión original). Pero el mejor secundario de esa película fue Mate, una suerte de homenaje, en versión camión de remolque, a Tribilín. Tanto gustó Mate que mereció una serie de episodios cortos para que se luciera. Como este.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

10. Intensa -  mente — Los últimos años no han sido particularmente buenos para Pixar. Títulos como Valiente, Cars 2 y Un gran dinosaurio parecen deslucidos collages y refritos de las películas que cimentaron el prestigio del estudio. Pero con Intensa - mente (2015) se recuperó buena parte del encanto e ingenio. La premisa —retratar la vida interior de una chiquilina que está abandonando la infancia a través de ciertos rasgos del carácter— es un deleite conceptual, además de que los viajes por el interior de la mente de dicha chiquilina están representados por una serie de notables ideas que dan lugar para muy buenos momentos de cine. 

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados