PREMIOS OSCAR 2018

¿Qué nos dicen las nominaciones a los Oscar?

El nuevo Hollywood se rinde ante la originalidad y la diversidad

La forma del agua
"La forma del agua" es la película con mayor cantidad de nominaciones

Los Premios Oscar son, ante todo, una selección de preferencias. El reconocimiento por parte de realizadores de la industria del cine más popular y antigua. Los Oscar son, más que otra cosa, un gran espectáculo.

Debido a su historia y capacidad de influir directamente en las carreras de los premiados, los Oscar también son una guía, tanto para el público como para los estudios. Un compendio de las películas que dejaron una huella en el año, gracias a la destreza de su realización, lo deslumbrante de sus interpretaciones o lo significativo de su mensaje dentro del clima social, político y cultural estadounidense.

Los 90° Premios Oscar, que dieron a conocer ayer a sus nominados, son un espectáculo que cargan con un peso en su espalda. Tras la controversia por falta de diversidad racial en los nominados que empezó en 2015 y siguió en 2016; la cruzada de Hollywood en contra de Trump y una premiación que terminó con un error histórico en 2017, los Oscar están lejos del brillo que tenían.

Y si bien fue un año con películas de una excelencia narrativa (muchas que aún están por estrenarse en Uruguay), también fue uno en el que Hollywood se vio alterado por completo tras la caída del productor Harvey Weinstein, que desató una serie incesante de denuncias por violencia sexual.

En los próximos Oscar, la ausencia de una figura como Weinstein -conocido por su manipulación e influencia en los votantes- parece representar la apertura a una premiación más diversa, capaz de abrir las puertas a un cine menos tradicional, más creativo y con menos recursos para su elaboración.

En las nominaciones anunciadas, se nota una mayor presencia de un cine más “pequeño”, menos abogado a un show hecho por las grandes estrellas y autores de cine y más dirigido hacia la emoción y la sensación de escapismo que puede dar una película.

Que la película más reciente del mexicano Guillermo del Toro, La forma del agua (que se estrena el 8 de febrero) lidere las nominaciones con 13 menciones, habla de una Academia -que hoy expandió su membresía a unos 8000 miembros- sin miedo a lo fantástico y a lo original.

Con su fábula sobre el amor y el miedo a lo desconocido encabezada por la nominada Sally Hawkins, Del Toro -el favorito para ganar el premio a Mejor director- puede darle a México una nueva victoria al seguir los pasos de sus colegas Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu.

La carrera a Mejor película, sin embargo, siempre se corre entre dos favoritos y detrás de La forma del agua se encuentra 3 anuncios por un crimen, del irlandés Martin McDonagh.

En 2017 la competencia estaba dividida entre la carta de amor al arte que es La La Land: una historia de amor y Luz de luna, una conmovedora tragedia personal. En 2018 la riña se divide entre la magia romántica de Del Toro y y la realidad ácida de McDonagh.

Mientras que la propuesta del mexicano ofrece la salida perfecta con un cuento de hadas ambientado en la Guerra Fría, 3 anuncios sobre un crimen toma a la injusticia y el prejuicio como las armas de un relato entretenido y duro, con un elenco celebrado unánimemente por la Academia, quien nominó a sus tres actores protagonistas: Frances McDormand, Sam Rockwell y Woody Harrelson.

Pero si algo dejó en claro la premiación es que siempre hay lugar para la sorpresa. Tanto la victoria de The Post: los oscuros secretos del Pentágono, Las horas más oscuras, Dunkerque o incluso El hilo fantasma podrían revelar que, por más diversidad que haya, la Academia sigue inclinándose por un cine de un espíritu tradicional.

De todas formas, es la presencia del resto de las nominadas que habla de un Hollywood un poco más heterogéneo y dispuesto a oír voces nuevas.
El romance entre un adulto y un joven de Llámame por tu nombre, el reclamo racial de ¡Huye! y la sensibilidad juvenil y maternal de Lady Bird sorprendieron a críticos y audiencias por igual, gracias al planteo innovador de sus conflictos y, sobre todo, al sentimiento latente detrás de sus producciones.

A su vez, las nominaciones a las labores de dirección de Jordan Peel (director de ¡Huye!) y Greta Gerwig (Lady Bird), y los otros reconocimientos a sus películas, son vistos como una victoria para los trabajadores del cine y la comunidad afroamericana, dos grupos que todavía se sienten poco representados en los Oscar.

En ese sentido, serán las mujeres del cine y los movimientos “Time’s Up” y “Me Too” los que probablemente tomen el mayor protagonismo en la ceremonia, que tendrá lugar el 4 de marzo y será conducida nuevamente por el comediante Jimmy Kimmel.

Aunque es difícil que vuelva a darse una confusión como la de Luz de Luna y La La Land, es probable que ese error se convierta en un chiste recurrente. Sin embargo, en su próxima edición, los premios Oscar deberán barajar su propuesta entre los momentos de comedia y celebración, con la seriedad y el reclamo que la industria necesita mostrar en este momento.

El cine ya sabe hacerlo y es hora de que los Oscar también.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)