Perfil

Y un día regresó un genio del cine

En el festival de Venecia se exhiben una película inconclusa y un documental de Orson Welles que se verán en Netflix

Orson Welles
Orson Welles, la estrella menos pensada

Es como increíble que a 33 años de su muerte, y 77 años de su primera obra maestra (El ciudadano, que es además, una de las más grandes películas en la historia del cine), Orson Welles se haya puesto de moda. Debe ser uno de sus tantos trucos de magia, una de sus aficiones más personales.

Quizás por esa habilidad, Welles se apareció varias veces por el Festival de Venecia. Por un lado se estrenó Al otro lado del viento, el último de sus muchos proyectos inconclusos: se lo terminó Netflix y por esa plataforma se estrenará el 2 de noviembre.

Y además, en la mostra se presentó, otra producción de Netflix, They Love Me When I'm Dead de Morgan Neville, un documental sobre los últimos 15 años de la vida de Welles. También ya está anunciado en la grilla del servicio de streaming donde ya se pueden ver The Stranger y Touch of Evil (la que empieza con un impresionante plano secuencia), dos de sus clásicos no muy vistos.

Es difícil entender porque en tiempos tan pocos dados a la cinefilia se rescata una figura como la de Welles, un señor enorme, algo hosco y con su aire de pedante niño genio. Además, es dueño de una obra difusa, repleto de proyectos inconclusos y condenado, en el final de su carrera, a papeles poco dignos para su altura de maestro.

Un genio precoz (hizo un convincente Rey Lear siendo un adolescente), produjo uno de los grandes eventos radiofónicos de la historia (el espeluznante radioteatro de La guerra de los mundos), revolucionó el teatro con su Mercury Theater y a los 27 años filmó su primera película: El ciudadano. Es de 1941 y hasta 2012 fue considerada por la crítica, la mejor película de todos los tiempos; desde 2012 es Vértigo de Hitchcock que dejó segunda a El Ciudadano.

Orson Welles
Trailer de "El otro lado del viento" de Orson Welles que Netflix estrena en noviembre

Al otro lado del viento sintetiza mucho de los problemas que Welles enfrentó en la mayor parte de su carrera posterior a El ciudadano. Reunió a John Huston, Peter Bodganovich, Norman Foster, Edmond O’Brien y Lilli Palmer, entre otros amigos y colegas. para contar la historia de un director de cine y hablar de los egos, los procesos creativos y la inseguridad de hacer películas. Es cine dentro del cine y alguien la definió como el 8 1/2 de Welles.

Aunque el director había dicho que estaba al 96% completa, eso no era así: de acuerdo al montajista de esta versión terminada, sólo estaba terminada una tercera parte de la película completa. A su vez, como siempre le pasó con sus producciones: fue caótica, desfinanciada, siempre postergadas y al servicio de productores fáciles de convencer. Eso incluye fondos de un familiar del sha de Irán, Reza Pahlevi que desapareció con su dinero cuando asumió la revolución islámica y frustró la película. Varios directores famosos (Clint Eastwood, entre ellos) intentaron recuperarla, una tarea imposible que recién ahora concreta Netflix.

Quizás en su propia biografía está el secreto de su nuevo auge: Welles siempre fue un artista independiente y un artista mayor. Y esos son los que hoy se vuelven imprescindibles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º