DÍA DEL CINE NACIONAL

Cómo dejar huella en la pantalla

Hoy se celebra el Día del Cine Nacional y se exhiben películas y series en todo el país.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Día del Cine Nacional. Fotos: Difusión

Desde hace una década el Instituto del Cine y Audiovisual (ICAU) celebra el Día del Cine Nacional, una iniciativa que pretende acercar la producción de películas y series locales al público que muchas veces le es esquivo, y que según su director, Martín Papich, "ha sido el foco de todos los análisis a lo largo de este año". Esto lo deja conforme, porque asegura que el público debe ser visto como el "corazón de esta construcción compleja que es tener una marca nacional de cine".

Este festejo llega luego de un 2015 problemático, en el que el sector perdió el apoyo de empresas públicas (debido a un recorte de gastos) y quedaron sin efecto varias medidas planificadas para el próximo quinquenio que buscaban fortalecer su crecimiento. Los cineastas se unificaron y reclamaron en el Parlamento que al menos se ajustara la cifra destinada al funcionamiento de la ley, que al estar pesificada en un mercado con costos en dólares había perdido el 68% de su valor. Finalmente se cerró en 43 millones de pesos, aunque ahora el Instituto debe incluir en su presupuesto varios de los apoyos restados. Luego de esta tormenta, en diciembre, Martín Papich asumió por segunda vez la dirección del ICAU, centrado en conseguir "una política de Estado para el sector audiovisual".

Exhibición.

En lo que va del año se estrenaron 13 largometrajes de producción nacional en salas comerciales y otros tres en pantallas especiales, como Sala Pocitos (privada) y la inaugurada en la Sala Zitarrosa: Todos somos hijos (Carlos Conti y Esteban Barja), Multitudes (Emiliano Mazza y Mónica Talamás) y El hombre congelado (Carolina Campo). Así se abrió un espacio para aquellos films que habitualmente llegan a un público más acotado. Papich agrega que "la sistematización de la circulación de contenidos" se está consiguiendo en otras cuatro salas similares instaladas en el interior del país. A la vez se trabaja para coordinar el estreno en simultáneo y su proyección en cárceles, escuelas, centros culturales y cineclubes. "El resultado ha sido sorprendente. Llegamos a tener unas 12 películas al mismo tiempo en pantalla".

Por otro lado, poniéndose a tiro con los nuevos hábitos de consumo, parte de la cinematografía nacional se sumó al sitio web Retina Latina, en el que se puede ver online y de forma gratuita películas de Uruguay, Perú, Colombia, México, Bolivia y Ecuador.

Sobre los títulos estrenados en salas comerciales, desde Asoprod (Asociación de Productores y Realizadores) se señala que no todos estos proyectos fueron beneficiados por los fondos de fomento que brinda el ICAU. Es el caso de Migas de pan (Manane Rodríguez), película seleccionada para representar al país en los Oscar y que logró unos 9.000 espectadores en salas comerciales, y de Los modernos (Marcela Matta, Mauro Sarser), una comedia que agota localidades y está a punto de llegar a las 8.000 entradas vendidas. Es probable que Los modernos sea la novedad del 2016 debido al entusiasmo que despertó en el público. Según Papich, estos títulos confirman la diversidad que alcanzó el cine hecho acá: "dos de las películas más populares tienen temáticas completamente distintas".

Socios.

La mitad de los films estrenados fueron producidos junto a Argentina y Brasil: Boi Neon (del brasileño Gabriel Mascaro), Parabellum (del argentino Lukas Valenta Rinner), Mi amiga del parque (de Ana Katz, argentina), La floresta que se mueve (Vinicius Coimbra) y Migas de pan (cuya directora está instalada en España). Esto quiere decir que la participación de Uruguay fue minoritaria. Pero para el director del ICAU este es un dato favorable puesto que es "el resultado de políticas coordinadas durante años para favorecer estas sociedades en la región".

Mirando hacia el futuro de los fondos de fomento, Papich dice que pretende incentivar las coproducciones con Uruguay como socio principal. Según su punto de vista, hay que pensar en un nuevo momento del audiovisual: "Los planes de fomento tienen que ser monitoreados y ajustados permanentemente y ser flexibles con lo que se necesita para mejorar". Uno de los puntos que quiere favorecer es que los proyectos estén más sólidos cuando se presentan a concurso y se tenga desarrollada su internacionalización.

Para los productores y realizadores el gran problema de hacer cine en Uruguay es la brutal competencia entre proyectos. En 2016, el Fona celebra sus 20 años siendo el más antiguo de los fondos locales con 77 proyectos inscriptos, de los cuales solo cuatro serán premiados. Por lo general, la totalidad de los fondos disponibles solo alcanzan para financiar el 28% del presupuesto de una ficción.

Un terreno más incierto es el de las series. En lo que va del año se emitió Rotos y descosidos, Guía 19172, Anselmo quiere saber (no obtuvo el Fondo de fomento) y Feriados, todos contenidos de gran calidad. Diego Fernández, de Asoprod, explica que la cifra que reciben para producir una serie es demasiado baja. Por contrato, tanto TNU como TV Ciudad se quedan con los derechos de este material prohibiéndole a los productores la venta a otros canales y así lograr futuras ganancias. Al respecto Papich dijo ser un defensor del desarrollo de las series, "iniciativa que fue resistida unos años atrás".

Números.

Unos 12.000 espectadores logró Márama-Rombai: el viaje (Federico Lemos). Casi 4.000 Las toninas van al este (Verónica Perrotta, Gonzalo Delgado), 3.800 Clever (Federico Borgia, Guillermo Madeiro), 1.110 El mundo de Carolina (Mariana Viñoles). Papich prefiere no tomar estos datos como "una foto" y ubicarlos en un contexto. "Si los comparamos con años anteriores las cifras son inferiores, pero la construcción de un cine es un proceso dinámico y resultados que antes fueron mejores hoy pueden cambiar porque cambia lo que los rodea". Se refiere, por ejemplo, al consumo online. Mejorar las condiciones de exhibición sigue siendo el gran desafío, por eso el ICAU está armando un protocolo de tratamiento para el estreno comercial de películas locales. Y asegura: "Al cine nacional hay que estimularlo y merece tener un trato especial".

AGENDA PARA PONERSE AL DÍA.

Un repaso de ficciones, series y un concurso.

Todas las actividades se encuentran en el sitio icau.mec.gub.uy. Destaca la exhibición a las 20 horas en el Jardín Botánico de la película Clever, inaugurando un ciclo que se continuará cada sábado hasta el 26 de noviembre. En Artigas se exhibirá El cuarto de Leo (20 hs, Auditorio de la Intendencia), en La Floresta Todo sobre mi mate (17 hs Sala Sur) y el mismo título estará en Nueva Helvecia (19 hs, Sala J. Carlos Arch). A las 20 hs en el Cine Club de Durazno se podrá ver Todos somos hijos, mientras que en el Centro Cultural de Lascano se exhibirá a las 20 hs Una frontera todas las fronteras. En Canelones, en la Sala Batalla de Las Piedras, a las 19:30, le tocará a Argentina y su fábrica de fútbol y a Jesús en el mundo maravilla. Lo mismo se verá en el Cine Club Ramírez 6B de Rocha. En Montevideo habrá función en el Centro Cultural Goes: a las 20:30 se pasa 3 Millones. Mientras que a las 19 horas en Plaza España se proyectará Niños de Cine, entre varias obras. Será la fiesta de clausura. Por televisión se podrá ver La demora a las 21 horas en TV Ciudad, y en TNU habrá un maratón de las series Rotos y descosidos (desde las 15 hasta las 19:30 horas) y Feriados (empieza a las 19 y termina a las 00 horas). Los estudiantes de cine, comunicación y animación podrán participar del concurso RETO 7D el sábado a las 19 horas en Plaza España (ver bases en la web). El 4, 5 y 6 de noviembre llega Servime un corto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados