crítica

En defensa de la utopía tolerante y diversa

Star Trek: Sin límites [***]. Título original: Star Trek: Beyond. Dirección: Justin Long. Guión: Simon Pegg, Doug Jung. Elenco: Chris Pine, Zachary Quinto, Karl Urban, Zoe Saldana, Simon Pegg, Idris Elba, Sofia Boutella

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Difusión

Yorktown es una inmensa Ciudad-Planeta que flota en el espacio como una Utopia de paz y armonía multicultural. Razas de todo el universo conviven en sus espacios limpios y luminosos —el diseño de la ciudad hace acordar al de la película Elysium— y ahí es natural ver parejas del mismo sexo caminando juntos con sus hijos. Ese lugar está amenazado por un villano, Krall, que dispone de una flota de naves espaciales que actúa como un enjambre de abejas.

Esas “abejas” derriban cualquier cosa que a la Flota Estelar se le ocurra ponerle adelante. Ya eso es un arma formidable, pero Krall busca un objeto aún más letal y poderoso. Que el villano sea diferente (es "el Otro", digamos) y que él encarne la amenaza a un mundo tan colorido como el arcoiris, dará lugar para probables interpretaciones sobre un velado racismo en esta nueva entrega de la franquicia “trekkie”.

Por otra parte, Krall tiene un discurso claramente militarista, lo cual podría dejar más o menos contentos a quienes se identifican ideológicamente con una postura inclusiva, pacifista y defensora de la diversidad. En definitiva: cuanta menos gente se sienta realmente ofendida, mejor para las chances de la película de hacer mucho dinero en la taquilla.

Más allá de esas lecturas, este nuevo capítulo de la saga es mejor que la anterior (Star Trek: En la oscuridad) dirigida por J.J. Abrams, que acá es productor. La historia está mejor narrada (en parte gracias al guión coescrito por Simon Pegg) y las secuencias de acción están incluso mejores que en la última de Star Wars, también dirigida por Abrams.

Acá se consigue a menudo equilibrar lo cómico con lo dramático, exceptuando una secuencia de acción que involucra un tema de rap, donde la suspensión de la incredulidad, francamente, se disipa. Obviando eso, Star Trek; Sin límites cumple con todos los requisitos para un buen rato de entretenimiento estruendoso, como tiene que hacer un “blockbuster”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)