Se estrena la nueva película del reconocido director robert Zemeckis 

En la cuerda floja: el vértigo de lograr lo imposible

Robert Zemeckis no es como Woody Allen. Allen ha hecho en promedio más de una película al año desde los 70, y Zemeckis — galardonado con el Oscar por Forrest Gump (1994) y director de éxitos como Volver al futuro(1985), Náufrago (2000) y El vuelo (2012)— estrena en promedio una película cada tres años, más o menos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"En la cuerda floja" es sobre un equlibrista que cruzó las Torres Gemelas en 1974.

"Nunca seré de esos directores que hacen una película tras otra", afirma Zemeckis, de 63 años. "Una película al año me parece mucho trabajo".

Su nueva película es En la cuerda floja que se estrena mañana en Uruguay. Joseph Gordon-Levitt interpreta a Philippe Petit, el equilibrista francés que una noche de 1974 instaló de manera clandestina un alambre entre las Torres Gemelas del World Trade Center en Manhattan, y a la mañana siguiente, para asombro de la multitud que lo observaba más de 400 metros más abajo, caminó elegantemente por el cable. También actúan Ben Kingsley, como el mentor de Petit, y Charlotte Le Bon, como su novia Annie.

Zemeckis rodó En la cuerda floja en 3D, lo que efectivamente pone a los espectadores en el aire junto con Petit, por no hablar de las aves y de las nubes y, a fin de cuentas, a la Policía de Nueva York. El cineasta también narra los meticulosos preparativos de Petit para su caminata, así como, en escenas retrospectivas, sus años de formación en Francia.


Si no puede ver el video haga click aquí

"Pensé que sería una sensacional película de suspenso, llena de espectáculo", señaló. "Me encantó la pasión artística que tenía Philippe, que nada le iba a impedir hacer esto".

La historia de Petit fue relatada apenas hace siete años, en el aclamado documental británico de James Marsh Man on Wire (2008). ¿Qué podían explorar Zemeckis y compañía en En la cuerda floja que no hubiera hecho Marsh en su versión de esta notable anécdota?

"Man on Wire es realmente buena", dice Zemeckis, "pero no pudo presentar nada de la caminata en sí. Increíblemente, en 1974, Philippe estuvo en el cable durante 45 minutos, pero en todo ese tiempo, en aquella época, nadie pudo traer una cámara de cine con la rapidez necesaria como para filmarlo".

Durante varios años, Zemeckis pasó muchas, muchas horas con Petit, entrevistándolo y llegando a conocerlo como persona. Después, "destiló bastante íntimamente" todo lo que había aprendido de Petit sobre Le Coup, como el equilibrista llama a la caminata, y puso casi todo eso en el libreto que escribió con Christopher Browne.

"Lo importante eran las emociones que tenía al estar en el cable", dice Zemeckis. "Para mí eso fue lo más fascinante, lo que estaba sintiendo cuando estaba allá arriba. Eso fue básicamente lo que me decidió a optar por la voz en off".

"Yo estaba embelesado cuando Philippe me habló de lo que le pasaba por la cabeza y por el corazón cuando estaba allá arriba", continúa el director, "y pensé que era muy importante que el espectador lo escuchara y lo supiera. Así que para mí era importante dotar a la película de un dispositivo para que el público pudiera escucharlo cuando dijera lo que sentía al estar allá arriba".

Gordon-Levitt nació para representar a Petit, agrega Zemeckis. "Es un actor fantástico" afirma. "Es francófilo y le encanta todo lo francés. Habla francés perfectamente. También es muy atlético y acrobático y le encantan las artes representativas, los malabarismos y las artes circenses. Así que encajaba perfecto en el papel".

Zemeckis vuelve a decir "perfecto" al hablar del trabajo para reproducir las Torres Gemelas. Era vital que él y su equipo "las hicieran perfectas", aseguró, pues de otro modo no funcionaría la ilusión. Para lograrlo se necesitaron efectos visuales de los más avanzados, complementados con tecnología de 3D y también el súper tamaño del formato Imax.

El director observa que, durante sus conversaciones, Petit siempre se refirió a las torres como si fueran entidades vivas que respiraran. También solía llamarlas sus "cómplices".

"Me encantó eso", dice Zemeckis. "Cuando lo oí hablar de las torres de ese modo, me di cuenta de que tenían que ser personajes de la película".

"Y creo que en esto hubo dos responsabilidades", continúa. "Primero, los trágicos eventos del 11 de septiembre. Sucedieron, no podemos pretender que no. Todo el mundo va a traer su propia historia a la película, pero podríamos decir lo mismo de cualquier visita a la ciudad de Nueva York"

"Pero pienso que también es importante que no recordemos a las torres solo como símbolo de la tragedia", agrega Zemeckis. "Aunque jamás olvidemos lo que sucedió el 11-S, antes de eso hubo momentos hermosos. La caminata de Philippe fue un momento en que las torres se usaron para una obra de arte: "aportó algo de humanidad a esos monolitos".

Si hay alguna crítica contra Zemeckis como cineasta, es que él favorece lo visual por encima de la historia y los personajes. Zemeckis guarda silencio por un momento cuando se le pide que aborde esa crítica en particular, y se le pregunta si los logros de En la cuerda floja apaciguarán a sus detractores.

"Bueno, voy a volver a citar a Truffaut", responde Zemeckis, "Dijo: Una película muy buena es una mezcla perfecta de verdad y espectáculo. Yo ni siquiera consideraría que las dos cosas están en conflicto entre sí. Presentar una película con una verdad emocional y humana, y después hacer que el público vea algo que no puede ver en la vida real ... presentar algo más grande que en la vida real ... ésa es la razón de ir al cine.

Un director que se coló entre los grandes.


Sus películas suelen ser acontecimientos y tienen tendencia a convertirse en clásicos. La lista impresiona: Dos bribones tras la esmeralda privada, Volver al futuro, Quién engañó a Roger Rabbit, La muerte le sienta bien, Forrest Gump, Contacto, Náufrago, El expreso polar.

En ellos, principalmente, Robert Zemeckis demostró que siempre estuvo un paso adelante en los avances tecnológicos: muchos de sus recursos luego serían fundamentales en el desarrollo del cine comercial. Como narrador es un poco más rústico y los guiones que elige tienden a la simpleza, pero sabe cómo administrar una superproducción y convertirla en un éxito. Es un discípulo de Steven Spielberg, quien, encima ha producido algunos de sus películas más taquilleras. Zemeckis viene jugando en las grandes ligas hace muchos años: su primera película, Día de locos, es de 1978.

SABER MÁS

LAS PELÍCULAS "HUMANAS" DE UN DIRECTOR FANTASIOSO.


Forrest Gump - 1994.


Ganó un montón de Oscar (mejor director, entre ellos) y además fue éxito de taquilla. Es un clásico con Tom Hanks como un testigo involuntario de la historia del siglo XXI y el enfrentamiento de lo conservador y la contracultura.

Náufrago - 2000.

Otra vez Tom Hanks, en este caso como el mejor cartero del mundo que queda varado en una isla solo acompañado por una pelota. La escena del accidente de avión es de lo mejor de Zemeckis.

El vuelo - 2012.

Denzel Washington es un piloto que con una maniobra heroica logra salvar a los pasajeros. Pero estaba drogado y la acción terminó en un juicio. La película no está mal aunque un discurso final lo arruina todo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)