Cuatro primeras impresiones sobre las nominaciones al Oscar

Ha habido mejores selecciones a mejores películas, la consolidación de Netflix y el nuevo aprecio a Spike Lee, son algunas cosas que a uno se le ocurren cuando conoce los nominados.

Roma
Roma con 10 nominaciones es la gran favorita para los Oscar

1. Un año con escasos destaques

Aunque fue un gran año a nivel de recaudación, pocas de las principales nominadas a mejor película, parece ser tremenda obra al nivel como, hace dos años Luz de luna y La La Land. Digamos que, claramente, Roma es una película notable y una celebración del cine como reflejo de la inmensidad de la vida, que Infiltrado en el KKKlan es un granresumen de 30 años de la carrera de Spike Lee y de los vínculos raciales en Estados Unidos.

La Favorita es una buena aproximación al universo de Kubrick por un director griego prestigioso, Yorgos Lanthimos y El vicepresidente un pastiche surreal para contar la real historia de Dick Cheney y la derecha estadounidense. Están bien, son inteligentes y tienen ideas pero tampoco la gran cosa.

El resto, sí, son películas apenas correctas: Black Panther es más importante por lo que está diciendo que por su forma (y en todo caso es más importante lo que dice Avengers: Infinity War); Nace una estrella es la propia autocelebración de Hollywood; Bohemian Rhapsody es llamativa pero limitada y Green Book, una fábula rutinaria basada en una historia real sobre la convivencia entre negros y blancos en la década de 1960. O sea no es el mejor de los años en la categoría mejor película.

2. Este año, todos somos Spike Lee

El infiltrado del KKKlan. Foto: Difusión
Vea el tráiler de "Infiltrado en el KKKlan", la nueva de Spike Lee que está en seis categorías

Es la primera vez que Spike Lee, el más relevante director afroestadounidense de la historia, está nominado a mejor película y mejor director. La última vez que le había pasado algo parecido fue cuando Do the Right Thing estuvo nominada a mejor guion original y mejor actor secundario en 1990; no ganó nada. Como ese antecedente, en Infiltrado en el KKKlan, Lee se mete con el estado de situación de los negros y los blancos estadounidenses a partir de una historia real y policial que concluye que el racismo es un mal crónico impulsado por cómplices como la política y la industria del entreteniento (la película se abre con una imagen clásica y sureña de Lo que el viento se llevó). Es un golpe duro a la era Trump, es imaginativa y está bien contada. Además ese afroestadounidense que consigue colarse en el Ku Klux Klan, podría tener una lectura más personal sobre la relación de Lee con la industria. Es mi favorita, aunque parece difícil que gane el premio más importante.

3. Netflix, las series, el cine y más allá

Imagen de la película La balada de Buster Scruggs
Vea el tráiler de "The Ballad of Buster Scruggs" de los Coen para Netflix

Con 14 nominaciones, Netflix se consolidó como un jugador relevante en la industria del cine. Consiguió colar a Roma, la película más importante del año, en 10 categoría; a The Ballad of Buster Scruggs en tres (entre ellos por el guion de Ethan y Joel Coen) y uno a mejor cortometraje documental por End Game que se puede ver en la grilla local. Es la primera vez que el servicio de streaming consigue una nominación a mejor película: lo más cerca que había estado es con las tres nominaciones de Mudbound, el año pasado. La presencia de Netflix en las nominaciones confirma el poderío de una empresa que empezó como un video club y ahora es el principal estudio de Hollywood.

4. Tres que deberían estar

First Reformed Ethan Hawke
Ethan Hawke, una esplendida actuación en una espléndida película, "First Reformed"

Lo mejor casi siempre queda afuera. Parece claro que mucho del buen cine americano suele quedar afuera del gusto de los Oscar. Solo eso podría explicar la mínima presencia (mejor guion) de First Reformed, la relectura que hace Paul Schrader de Luz de invierno de Bergman con un Ethan Hawke notable como un sacerdote cargado de dudas. O la ausencia de You Were Never Really Here” de Lynne Ramsay que tiene al mejor Joaquin Phoenix como el más improbable de los sicarios. Phoenix también está muy bien también en Don't Worry, He Won't Get Far on Foot de Gus Van Sant, pero no está mencionado. Incluso, si se quiere premiar una película de género (como el año pasado le tocó a ¡Huye!, la notable El legado del diablo es una de terror imaginativa y visualmente movilizadora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)