Estreno

Cuatro mujeres a la que un libro les cambia la vida y el amor

La ganadora del Oscar, Mary Steenburgen, habla de "Cuando ellas quieren", la película que se estrena hoy y en la que también están Diane Keaton, Jane Fonda y Candice Bergen

Cuando ellas quieren
"Cuando ellas quieren": Keaton, Bergen, Fonda y Steenburgen

Si están buscando historias de peleas entre mujeres, busquen otro artículo. La nueva comedia Cuando ellas quieren que se estrena hoy en Uruguay cuenta con cuatro fabulosas mujeres —Candice Bergen, Jane Fonda, Diane Keaton y Mary Steenburgen— que en conjunto ganaron cuatro Oscar y seis Emmy. No obstante, Steenburgen comentó que el set no fue en absoluto un combate de divas.

“No se permitieron divas”, aclaró Steenburgen de 65 años. “Los egos se quedaron en la puerta. Sabíamos que era una situación única tener a cuatro mujeres grandes en una película de verano en la que no éramos la suegra estrafalaria”.

Hizo una pausa y rio.

“Momento, Jane sí hizo una película en la que era la suegra rara”, admitió. “Bueno, ¡ya saben de qué hablo!”

Cuando ellas quieren
Vea el tráiler de "Cuando ellas quieren", una comedia sobre recuperar el amor

En Cuando ellas quieren cuatro viejas amigas deciden descartar su habitual lista de lecturas serias y meterse de lleno a la lectura de una novela de 2011, 50 sombras de Grey, como parte de su club de lectura mensual. Y de pronto, las amigas no se contentan con una vida de té y libros.

Diane (Keaton) inicia una relación candente y apasionada con un piloto (Andy Garcia), lo que asombra a sus hijas adultas. Vivian (Fonda) explora el amor con un exnovio (Don Johnson), mientras que Sharon (Bergen) trata de salir con hombres que conoce por internet.

“Un libro lo cambia todo”, afirma Steenburgen.

Sin embargo, admitió no haber leído 50 sombras de Grey. Al menos, no en su totalidad. “Sigo siendo una adolescente de corazón”, admitió. “¡Sólo leí las partes candentes!”.

Steenburgen interpreta a Carol, la mujer cuyo matrimonio ha perdido su chispa desde que su marido (Craig T. Nelson) se jubiló.

“He estado casada durante mucho tiempo”, comentó Steenburgen, que hace 23 años está casada con Ted Danson. “Sé que los matrimonios pasan por diversas etapas. Tengo la suerte de que el mío haya sido bastante bueno, pero he hablado con personas que dicen que se han alejado de su pareja a lo largo de los años.

“Carol no entiende por qué su vida amorosa se esfumó”, continuó la actriz. “Es como si él ya no la viera con deseo. La verdad es que esta pareja necesita más comunicación en su matrimonio”.

Sus amigas son quienes salvan a Carol.

“Me parece que uno de los mensajes de esta película es la importancia de la amistad entre mujeres”, afirmó Steenburgen. “Pienso, que, a medida que envejecemos como mujeres, nuestras amigas se vuelven nuestras hermanas. Son nuestro punto de apoyo y las que nos dicen la verdad.

“Mis amigas siempre estuvieron ahí para mí durante mis momentos más oscuros”.

Una de las cosas que las unió fue la dificultad de encontrar protagónicos para mujeres después de los 50. “Es gracioso que, cuando estábamos más jóvenes y tratábamos de hacer algo, nos decían: ‘Adelante, hazlo’”, dice Mary Steenburgen. “Después llega una edad rara, en la que dejan de decirte eso. Y dejas de decírtelo tú. Es como si la sociedad aceptara la muerte del alma y que debe llegar antes de la muerte del cuerpo”.  Las cuatro, igual, están ocupadas. Bergen está volviendo con su serie Murphy Brown, Fonda sigue también en televisión con Grace and Frankie, Keaton tiene lista una comedia, Poms, y Steenburgen, quien ganó un Oscar en 1980 por Melvin y Howard, está por estrenar Antiquities, otra comedia.

Ahora tiene tres nuevas amigas en su lista, agregó, porque de algún modo Bergen, Fonda, Keaton y ella se las habían arreglado para mantener sus carreras en paralelo, sin haber coincidido durante décadas.

“Es gracioso, pero nunca habíamos trabajado juntas. No hubo encuentros, aunque me parece que algunas de nosotras compartimos a Craig como nuestro esposo en pantalla en diversos proyectos”.

Keaton fue la primera en llegar, comentó Steenburgen, seguida de Fonda y Bergen.

“Fui la última pieza del rompecabezas”, comentó.

Qué pasó después: un ejercicio de vinculación para las cuatro estrellas; en otras palabras, una cena en la casa de Bergen.

“Fuimos a casa de Candice, donde nos reunimos como grupo por primera vez”, recordó Steenburgen. “La idea era conocernos e incluso leer el guion. Tratándose de la química, nunca se sabe, hasta que se sabe. Acudí sin saber si funcionaría. ¿Estaríamos bien juntas?”.

A los 15 minutos, Steenburgen no quería que la noche terminara. Estos lazos se consolidaron en el plató y no desaparecieron cuando fue momento de regresar a sus vidas cotidianas. Ahora son una pandilla.

—¿Quién es la valiente líder de ese grupo?

—Esa sería Jane. Se asegura de que mantengamos la promesa de seguir en contacto. Pero todas participamos: basta con que levante el teléfono para que todas estén en mi casa cenando o en lo de Candice viendo una película.

—¿La mejor cocinera?

—Creo que las chicas dirían que soy la que mejor cocina”, mencionó, “porque me encanta hacer platillos sureños que ninguna de nosotras debería comer, como las tartas, muchas, pero muchas tartas. Me encanta hornear y crecí comiendo comida reconfortante.

—¿La gurú del estilo?

—Diane gana. Es brillante y punto. En términos visuales, está más allá de lo espectacular, ya sea en lo que respecta a su cuerpo o su casa.

—¿La que más ha viajado?

—Candice. Ha viajado mucho y vivió en Francia. Combina su cosmopolitismo con un intelecto estupendo. También es una escritora maravillosa.

—¿Cuál dice las cosas como son?

—Candice es la máxima representante de la verdad”, dijo Steenburgen. “Si alguien dice una idea tonta, será Candice quien diga primero que lo es”.


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º