CRÍTICA - CINE

Crónica de una muerte anunciada

Si fuera por ser escueto bastaría un "Morgan Freeman en trenzas" para sentenciar a este remake de uno de los grandes clásicos del cine.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ben Hur: una remake de un clásico del cine. Foto: Difusión

Pero, perdón, voy a caer en explicar que se trata de una película innecesaria porque el cine ya ha hecho varias versiones de este libro que Lew Wallace publicó en 1880 (originalmente titulado Ben Hur-Una historia de Cristo). Hay algunas que no vienen al caso, pero sí una muda de Fred Niblo que hoy es más un testimonio de su época que un clásico, y está, claro, la que filmó en 1959 William Wyler, esa sí que es otra cosa. Gran cine.

Wyler era un narrador que sabía dónde estaba la historia y cómo contarla, está la presencia de Charlton Heston en el protagónico, secundarios bien trazados, un gran uso de la pantalla panorámica y una carrera de cuádrigas legendaria. En su año se hizo con 11 Oscar y fue una formidable máquina de recaudar.

Contra eso salió a pelearla el director kazajo Timur Bekmambetov, cuyos antecendentes incluyen Abraham Lincoln, cazador de vampiros que no es precisamente Cumbres borrascosas. Perdió como en la guerra.

La historia es conocida, Judah Ben-Hur es un príncipe hebreo en tiempos de Jesucristo, un secundario trascendental en la historia original. Vive como un noble y tiene un hermano adoptado romano, Mesala, que ahora vuelve como el tribuno de Judea, un puesto complicado y que lo enfrenta con su antigua familia. Por esas cosas, Ben Hur va a dar a las galeras pero tiene la posibilidad de volver y hacerse un tiempo para vengarse en una carrera de caballos que es el punto culminante de la historia. Paralelamente se retratan momentos en la historia de Jesucristo, principalmente su crucifixión.

¿Qué hacer con esto en estos tiempos? Está claro que acá no llegaron a una respuesta concreta. Por un lado se privilegia el vínculo entre Ben Hur y Mesala, dándole un toque bien teleatral al enfrentamiento de dos hermanos. Eso está contado sin la consistencia necesaria seguramente porque ni Jack Huston (como Ben Hur), ni Toby Kebell tienen la presencia necesaria.

Como película de aventuras se apega demasiado al protocolo del lugar común, y como película religiosa —el creciente mercado que también quiere atender— está más abajo que la reciente La resurrección de Cristo.

Y está Morgan Freeman con trenzas. Está todo dicho.

Ben-Hur [**]

Estados Unidos, 2016. Título original: Ben-Hur. Dirección: Timur Bekmambetov. Guión: Keith R. Clarke y John Ridley sobre novela de Lew Wallace. Fotografía: Oliver Wood, Música: Marco Beltrami. Con: Jack Huston, Toby Kebbell, Rodrigo Santoro, Morgan Freeman, Nazanin Boniadi, Ayelet Zurer, Pilou Albaesk. Duración: 125 minutos. Estreno: 25 de agosto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados