crítica "selma"

Crónica de un drama cierto

Una evocación de las luchas de Martin Luther King en uno de los períodos más notorios de su trayectoria. Película con chance al Oscar.

Jim Bowie no participó en la batalla de El Álamo (estuvo todo el tiempo en cama en la enfermería, probablemente por tuberculosis o pulmonía), y los heroicos marinos del acorazado Potemkin se rindieron muy poco heroicamente en otro puerto un par de días después del “grand finale” mostrado por Sergei M. Eisenstein en la película que le dedicó al tema. Esos son apenas dos de los muchos ejemplos que prueban que el llamado cine histórico hay que tomarlo con un grano de sal. Tanto Potemkin cono El Álamo son, por otra parte, películas épicas, género que consiste en la deformación e idealización del pasado para afirmar valores que importan a sus respectivos presentes.

Es posible que esa sea la mejor forma de aproximarse a Selma, película que debe hacer el esfuerzo de condensar en dos horas un conflicto secular (la lucha de los negros norteamericanos por sus derechos) y elige un episodio concreto para dramatizarlo: la marcha que Martin Luther King condujo a partir de la ciudad de Alabama del título, en enero de 1965, para reclamar el derecho al voto negro.

En dos horas no cabe todo, aunque la película añade algunas pinceladas para enriquecer el cuadro: el atentado con bomba contra una iglesia en la que un grupo de racistas asesinó a varios niños negros, la represión violenta de una manifestación que acaso no ocurrió de esa manera (como nunca ocurrió la masacre en la escalinata de Odessa de Potemkin) pero que sirve para ilustrar otras violencias reales, un diálogo entre Coretta King y Malcolm X que expresan diversas posturas acerca de cómo enfrentar el racismo imperante, las discusiones de “petit comité” en las que King discute con funcionarios de gobierno y que acaso son ficticias pero en las que hay bastante “veracidad general”. Acaso inexacta en el detalle, la película es verdadera, sin embargo, en lo esencial. Como recordatorio de una época que no ha terminado del todo (la tragedia de Ferguson no ocurrió en 1965, sino hace un rato), debe ser bienvenida.

¿Cabe objetarle una dosis de hagiografía? Probablemente. Su retrato de King es casi el del héroe de una sola pieza, y el guión se apresura en sacarse de encima algún detalle desagradable (por ejemplo, su famoso carácter mujeriego) en una única escena de la que rápidamente se aleja. Pecado venial, de todos modos.

Discusiones a un lado, la película funciona razonablemente bien en la pantalla. Se toma su tiempo para arrancar pero sabe crecer hasta dosis de intensidad, y no pierde tiempo en decir lo esencial. Está bien actuada (Oyelowo es realmente muy bueno) y compromete como drama a su espectador. Quien quiera más datos sobre la lucha racial siempre puede acudir a un buen libro de historia.

FICHA TÉCNICA

EEUU. 2014. Título original: Selma. Dirección: Ava DuVernay. Guión: Ava DuVernay, Paul Webb. Fotografía: Bradford Young. Música: Jason Moran, Morgan Rhodes Producción: Cloud Eight Films / Celador Films / Harpo Films / Pathé / Plan B Entertainment. Intérpretes: David Oyelowo, Tom Wilkinson, Tim Roth, Giovanni Ribisi, Cuba Gooding Jr., Common, Carmen Ejogo, Lorraine Toussaint, André Holland, Alessandro Nivola, Oprah Winfrey, Dylan Baker, Tessa Thompson

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados