Estreno

Crítica "Proyecto Geminis": Will Smith contra Will Smith a pura tecnología y poco guion

Se estrenó la nueva de Ang Lee que demoró 22 años hasta que se pudieran crear los efectos que necesitaba

Will Smith
Un Will Smith joven y uno viejo enfrentados

Más allá del resultado final, Proyecto Geminis es una proeza tecnológica. Desde Life of Pi: Una aventura extraordinaria, su director, el taiwanés Ang Lee, se ha propuesto desafiar los límites de la experiencia cinematográfica a partir de la utilización de recursos de última generación o que, en algunos, se crearon especialmente para él.

Al igual que hizo en Billy Lynn’s Long Halftime Walk, su anterior película, Lee apunta a una calidad visual inédita -y un poco incómoda- que combina 3D, altísima definición (lograda a 120 fotogramas por segundo, cinco veces más que en el standard de 24 por segundo) y deep fake, el recurso que acá permite poner a Will Smith a pelear con una versión joven de sí mismo.

Tanta pretensión demoró el proyecto unos tres años para conseguir la tecnología necesaria para concretarlo. El guion, que está en la vuelta desde 1997, por lo visto no podía ser mejorado, lo que hubiera ayudado bastante.

Smith interpreta a Henry Brogan, un agente que agotado con tanta violencia pretende retirarse de una agencia medio oscura y asesina del gobierno de Estados Unidos. Sin embargo, a alguien no le gusta que ande jubilado con asuntos confidenciales en su pasado y decide matarlo. No es fácil porque Brogan es único en su clase, un sicario que se conoce todas las reglas de supervivencia y tiene los recursos para acabar con cualquier enemigo.

Por eso, un contratista villano (Clive Owen) manda al único agente que podría con él: una versión clonada del propio Brogan, más joven, menos conflictuado y con la cara de Smith a la altura de Día de la independencia.

La idea permite, claro, un par de escenas de acción visitosas como una vibrante persecución en moto por Cartagena que está muy bien, pero principalmente el logro tecnológico de enfrentar a Smith con ese sí mismo rejuvenecido. Eso se consiguió con una creación digital basada en Smith a los 23 años. El efecto es impactante y está entre lo mejor de una película que, sin eso, no pasaría los estandares de calidad del cine de acción actual.

Es una pena porque Lee fundó esa entidad llamada “cine de acción actual” con El tigre y el dragón y en su obra ha mostrado gran sensibilidad y humanismo en películas como Banquete de bodas, La tormenta de hielo y El secreto de la montaña, por donde pasa lo mejor de su filmografía. Hizo también un Hulk que conseguía el espíritu de la historieta y es uno de los pocos directores que ganó dos Oscar, cuatro Bafta, el Oso de Oro en Berlín (dos veces) y el León de Oro en Venecia (dos veces).

Con esos antecedentes, Proyecto Geminis, producida por Jerry Bruckheimer (un especialista en acción), parece poca cosa. Como experiencia tecnológica es un poco abrumadora: la calidad de televisión plana y video juego puede ser tan absorbente como generar una distancia al espectador. Es un riesgo al que no ayuda la cantidad de detalle y el grado de limpieza de las imágenes: por momentos, uno sabe si es que la proyección está bien. Quizás sea parte de la nueva experiencia que se pretende.

Como el Avatar de James Cameron, Proyecto Geminis funciona mejor como chiche tecnológico que como un guion interesante. Lee puede ser un gran director; no en ésta.

Ficha
Proyecto Geminis [ * *]
OrigenEstados Unidos/China, 2019
Título originalGemini Man
Estreno10 de octubre, 2019

Director: Ang Lee. Guion: David Benioff, Billy Ray, Darren Lemke sobre una historia de Lemki, Benioff. Fotografía: Dion Beebe. Editor: Tim Squyres. Música: Lorne Balfe. Con: Will Smith, Mary Elizabeth Winstead, Clive Owen, Benedict Wong.
Duración: 117 minutos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)