CRÍTICA

Crítica de la película "Yesterday": una fábula de amor con las mejores canciones del mundo

Crítica de la película de Danny Boyle, con Himesh Patel, Lily James, Ed Sheeran y las canciones de The Beatles

"Yesterday", la película que imagina un mundo sin The Beatles. Foto: Difusión.
"Yesterday", la nueva película de Danny Boyle imagina un mundo en el que no existen The Beatles. Foto: Difusión.

En tiempos difíciles como estos -de los que el cine en su corta historia ha pasado por varios- la comedia ha cumplido al menos, dos funciones que no están para nada en veredas opuestas.

Por un lado ha servido como reflexión y comentario en tono burlón de las transformaciones sociales, económicas, políticas y en las costumbres que hemos estado viviendo en el último siglo, haciendo pie en general en las contradicciones individuales y colectivas que acompañan esas convulsiones. Las ha utilizado destacando la gracia, la ironía, las bondades y el patetismo de cada una. Desde ese lado se puede leer la obra de Charles Chaplin, Buster Keaton, Jacques Tati o Jerry Lewis, la commedia alla italiana surgida en la década de 1950, La regla del juego de Jean Renoir y Virgen a los 40 de Judd Apatow. Han buscado una manera de explicar, de una forma graciosa, su coyuntura.

Por otro lado, la comedia ha sido un refugio de esperanza y aportado cierto orden ante tiempos aciagos. En esa categoría están las historias del New Deal de Frank Capra, las tonteras de Doris Day y Rock Hudson, Mujer bonita y toda la comedia romántica de la década de 1980. Y ahora Yesterday.

Dirigida por Danny Boyle, Yesterday se coloca cómoda en esa categoría: es una película llena de buena onda (y quizás de buenas intenciones) con la que es difícil no congeniar. Las canciones de The Beatles que pueblan su banda sonora y le dan su excusa, ayudan al simpático tono general.

La película cuenta la historia de Jack (Himesh Patel), un músico “profesional” que está demasiado cerca del rango de artista callejero. Siempre que, entendiblemente, quiere bajar los brazos, recibe el impulso y la confianza (entrañablemente infundada) de Ellie (Lily James), su mánager, amiga y novia platónica desde la infancia.

Tráiler de "Yesterday"
Himesh Patel es el protagonista de "Yesterday". Foto: Difusión

Un día ella, tan linda e inocente, le dice que no se desaliente, que los milagros ocurren y, justo, ocurre un milagro: después de un apagón universal y un accidente, Jack despierta en un mundo -se entera rápidamente- que ha salido adelante sin conocer la música de los Beatles. Algo tonto, pero bastante despierto, se da cuenta de que podría capitalizar esa falta enorme, utilizando en beneficio propio el repertorio (al menos lo que se puede acordar) de los cuatro de Liverpool.

Así se cruza con Ed Sheeran (interpretado por el propio interesado), quien lo alienta en su carrera y le da el pésimo consejo de cambiar “Hey Jude” por “Hey Dude”, una actualización que, por los visto, funciona. Recibe mejor consejo de un músico con mayor implicancia en las canciones.

El músico Ed Sheeran tiene un papel en la película "Yesterday". Foto: Difusión
El músico Ed Sheeran tiene un papel en la película "Yesterday". Foto: Difusión

Junto con Sheeran (que es mal actor pero es muy simpático), viene una mánager inescrupulosa (Kate McKinnon, divertida) quien se va a encargar de todo lo bueno y todo lo malo que llena el camino hacia la revolución musical (robada) que le toca a Jack. El de McKinnon es un villano exagerado de una sola pieza, como era el conductor del programa en ¿Quién quiere ser millonario?

Con esos ingredientes (más unos padres indios prototípicos, un roadie fumado y un par de personajes misteriosos), Yesterday da todo lo que promete: una línea directa hacia el final feliz en el que el protagonista termina aprendiendo la lección de su vida, incluso en la adversidad de la fama instantánea y el espectador se va para la casa aliviado. Misión cumplida.

Ficha
Tráiler de "Yesterday"
Yesterday [***]
DirectorDanny Boyle
GuionRichard Curtis sobre idea de Richard Curtis y Jack Barth
ConHimesh Patel, Lily James, Sophia Di Martino, Kate McKinnon

Reino Unido, Rusia, China 2019. Música: Daniel Pemberton. Fotografía: Christopher Ross. Edición: Jon Harris. Diseño de producción: Patrick Rolfe. Estreno: 29 de agosto, 2019. Duración: 116 minutos.

Boyle es un director raro. Surgido a mediados de la década de 1990, con dos películas irreverentes como Tumba al ras de la tierra y, principalmente, Trainspotting, se ha ubicado cómodamente como un director de películas de género, un proceso en el que ha perdido algo de aquel cinismo que hacía tan interesante su primer cine. Ha hecho comedias (Una vida sin reglas, T2: Trainspotting), dramas de turismo aventura (La playa, 127 horas), biopics (Steve Jobs, que es una de sus mejores), thriller psicológicos (En trance), películas de terror (Exterminio), ciencia ficción (Sunshine) y, justo lo que veníamos hablando, películas esperanzadoras como Millones y ¿Quien quiere ser millonario?, la que, además, le dio el Oscar a mejor director.

En todas ha mostrado una pericia por encima de la media y que se haya bajado de Bond 25 por diferencias creativas, habla de una independencia y una categoría que permite esa clase de desplantes.

Escrita por un especialista en comedias amables como es Richard Curtis (el de Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill), Yesterday disimula su acumulación de los lugares comunes del género con una idea y unas canciones a prueba de críticas. Más allá de Boyle, esta es una película de Richard Curtis.

La idea es cómo sería un mundo sin los Beatles que, según alguien, sería aún mucho peor que esto que conocemos. La película no ahonda en los cambios sociales que provocaron aquellos muchachos y su repertorio, y se concentra en algunos datos curiosos (no hay Coca Cola, ni cigarrillos) y bienvenidos (no hay Oasis), y en la simpatía de la situación. En definitiva, de acuerdo a Yesterday, sin los Beatles el mundo sería más o menos como este (incluso Sheeran es una estrella de la música), pero sin el repertorio más importante del siglo XX.

O sea, es una excusa para llenar la película con esas canciones en versiones que son bien correctas de los éxitos más populares del grupo: “I Saw Her Standing There”; “Something”, “Let it Be”; “Here Comes the Sun”; “Back in the USSR” y una versión punk de “Help”. O sea, la magia está y el cancionero es aprovechado con voracidad y la sorpresa con la que los personajes reciben esas canciones aportan momentos graciosos.

Todo funciona y no corresponde exigirle mayor profundidad y un realismo a lo que pretende ser una fábula amable.

Y, además, están las canciones de los Beatles y una historia de amor simplona: a veces no conviene reclamar más de lo que una película quiere ofrecer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)