Crítica, "El faro", la pesadilla en blanco y negro de dos hombres aislados con sus miedos

Se estrenó la nueva de Robert Eggers con Willem Dafoe y Robert Pattinson

El faro
Dafoe y Pattinson en "El Faro"

Como había dejado claro en su opera prima, La bruja, a Robert Eggers no le va eso de dejar al espectador en su zona de confort. Ahora, en El faro, su segunda película y aúpado por la libertad que le da la productora A24, va aún más allá.

Es, para empezar una película en blanco y negro oscurísimo y en formato casi cuadrado (su aspect ratio es 1.19:1) sobre dos hombres aislados en un faro en un fin del mundo en las costas de Nueva Inglaterra en el siglo XIX. Su monocromía, el encierro y la aridez del océano (omnipresente en la banda de sonido), son parte de una película que bien podría ser de terror pero va más allá de cualquier género.


El propio Eggers en charla con The New York Times la definía como una “historia de fantasmas en un faro”. En esa misma entrevista, reconoce la presencia del mito de Prometeo y referencias mitológicas propias del mundo de Herman Melville, el autor de Moby Dick.

Que los dos fareros estén interpretados por Willem Dafoe (como el capitán Tom Wake) y Robert Pattinson (como el aprendiz, Ephraim Winslow), son una parte importante de los muchos logros de la película. Otro es la fotografía (nominada al Oscar, de Jarin Blaschke) que es un prodigio que toma referencias del cine mudo o del Sven Nykvist de la década de 1960. El faro tiene un ambiente y un miedo que estaba en, por ejemplo, La hora del lobo, una de las películas que Nykvist fotografió para Ingmar Bergman. También el fomato (que es el de las primeras película mudas de Fox) revela influencias visuales del cine de los ‘20.

El capitán es un personaje de Melville, un viejo lobo de mar, cojo y dipsómano que maneja con rusticidad y sin contemplaciones, su pequeño imperio en el mundo; cuida con celo desmedido su pequeño feudo allá arriba con la luz. Ahora tiene que compartir cuatro semanas, sin más compañía que sus sueños y pesadillas, con el jóven Winslow, que está dedicado full time a todas las necesidades edilicias, de limpieza y de alimentación del lugar. Es destratado con alevosía y se refugia en las fantasías de una sirena.

Ficha
El Faro
Origen Estados Unidos/ Brasil 2019
Título OriginalThe Lighthouse
Estreno5 de marzo, 2020

Director: Robert Eggers. Guion: Robert Eggers, Max Eggers. Fotografía: Jarin Blaschke. Editor: Louise Ford. Música: Mark Korven. Con Robert Pattinson, Willem Dafoe, Valeriia Karaman. Duración: 110 minutos. 

En ese ambiente masculino, oscuro, primitivo, empieza a crecer un vínculo entre esos hombres que se emborrachan, soportan resacas y esconden, cada uno por su lado secretos rarísimos. Lentamente empieza a crecer, entre otros fantasmas, el de la locura y la animosidad.

El faro es un viaje dentro de un encierro, una travesía brillantemente fotografiada por Blashke. El universo que construye es puro cine y en su negritud está pintando otras oscuridades, quizás más metafísicas.

Y es principalmente un tour de force actoral. Confirma, por ejemplo, que Pattinson es el mejor actor de su generación, su locura contenida, su abnegación y su rencor creciente, es una maravilla de intensidad. Y Dafoe, claro, que entrega otra de sus grandes actuaciones, con ese capitán de pipa y otros lugares comunes que esconde un secreto y quizás un peligro que siempre está latente.

Y son los secretos y los peligros lo que hacen de El faro una película única.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados