Estreno

Crítica: "El arbol de peras salvajes" es una reflexión vital y una lección de cine

La nueva película del turco Nuri Blige Ceylan es una experiencia que exige un compromiso del espectador; el que se atreva saldrá gratificado

El arbol de peras silvestre
"El árbol de peras silvestre", bellezas turcas, dramas personales

Es una pena que su origen (es turca) y su duración (se va hasta las tres horas y ocho minutos) puedan espantar a más de uno. Sin embargo, aquellos familiarizados con la filmografía de Nuri Bilge Ceylan, uno de los grandes cineastas contemporáneos, encontrarán un deleite personal en El árbol de peras silvestre, su última película.

Ceylan —60 años, Palma de oro en Cannes por Sueño de invierno en 2011—, como muchos directores de su estatura ha ido puliendo su estilo. Cierta acción narrativa que estaba presente, por ejemplo, en Érase una vez en Anatolia o en Tres monos, ha venido siendo remplazada por un planteo visualmente austero pero brillante que contiene diálogos que a veces saben ser triviales, pero a la vez tienen una profundidad de esas que ya no se estilan.

Acá, en lo que de primera parecería una versión turca de El graduado filmada por Abbas Kiarostami y libretada por Eugene O’Neill (el guion es de Ebru Ceylan y Akın Aksu), cuenta el regreso a casa de Sinan (Aydin Doğu Demirkol) después de terminar la facultad. El panorama no es auspicioso: los trabajos escasean (las opciones son maestro, para lo que estudió, o policía), su padre (Murat Cemcir) es un ludópata convertido en un paria en el pueblo por sus deudas, y su madre (Bennu Yıldırımlar) tolera como puede la situación, anestesiada por la omnipresente televisión.

Encima, los sueños de Sinan de publicar una novela experimental se encuentran con el rechazo oficial a cualquier cosa que no celebre la esencia o, al menos, los paisajes turcos, uno de los tantos comentarios políticos que salpican la historia.

La estructura de la película es sencilla y está dividida en una serie de encuentros que van aportando sustancia al personaje principal y a su situación. Muestra arrogancia frente a un escritor consagrado, discute sobre el Corán con unos imanes, se cruza con una antigua novia y una compañera de escuela. Mucha de la historia transcurre en la ciudad de Çanakkale, antiguo sitio de Troya y la ciudad de Ceylan. Está filmada en alta definición por Gökhan Tiryaki, el fotógrafo que suele colaborar con el director.

El árbol de peras silvestre es una película sobre choques generacionales y por eso el conflicto padre e hijo está siempre presente. Los adultos representan un ideal a combatir pero al que, indefectiblemente, todos estamos condenados.

Es una película desafiante por su origen, su duración y también porque obliga a un compromiso que, hoy, los espectadores reservamos a asuntos muchísimo más triviales.

Ficha
El árbol de peras silvestre * * * * *
Título originalAhlat Ağaca
¿Dónde verla?Cinemateca Uruguaya
Estreno14 de noviembre, 2019

Turquía, Francia, Alemania, Bulgaria, Macedonia, Bosnia-Herzegovina, Suecia, 2018.  Director: Nuri Bilge Ceylan. Guion: Akın Aksu, Ebru Ceylan, Nuri Bilge Ceylan. Fotografía: Gökhan Tiryaki. Con: Aydin Doğu Demirkol, Murat Cemcir, Bennu Yıldırımlar, Hazar Ergüçlü, Serkan Keskin, Tamer Levent.  

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)