CINE

Una de cowboys como las que ya se hicieron

Teniendo en cuenta que no había salido tan mal la primera vez que Hollywood adaptó Los siete samurais de Akira Kurosawa en formato western, cabe preguntarse por qué volver a intentarlo. No es que el resultado final esté mal, simplemente termina siendo innecesario.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Siete: Antes fueron samurais y ahora vuelven a ser pistoleros. Foto: Difusión

Dirige Antoine Fuqua (quien ahora filmará otra tercera versión de un clásico, Scarface) que es un director impersonal que encara proyectos que de antemano parecen interesantes (El justiciero, Los mejores de Brooklyn, Tirador) resueltos desde su propia impersonalidad: en sus películas hay buenas ideas, algunas resoluciones interesantes y otras que para nada. Lo mejor que ha hecho debe ser Día de entrenamiento, aquel policial con Denzel Washington y Ethan Hawke.

Los dos están de nuevo en esta remake de Siete hombres y un destino aquel western que John Sturges dirigió en 1960 sobre Kurosawa. Allí estaban Yul Brynner, Steve McQueen, Charles Bronson, Robert Vaughn como parte de los siete mercenarios que eran contratados por un pueblito mexicano que los defienda del usurpador y prepotente villano que interpretaba Eli Wallach.

Hay algunos cambios en esta nueva versión que, por ejemplo, le da otro desarrollo a algunos habitantes del pueblo (principalmente la cuota femenina que aporta Haley Benett como una viuda de armas tomar) que antes era mero decorado. El guión está firmado a medias entre Nic Pizzolatto (novelista y productor ejecutivo de la serie True Detective) y Richard Wenk, un veterano del género de acción que ya trabajó con Fuqua.

Si no puede ver el video haga click aquí

Aunque en casi todo lo demás es bastante tradicional y respetuoso del protocolo del género, Fuqua, un director afroestadounidense, colocó en el papel principal a una estrella afroestadounidense, lo que alcanza para darle cierto aire actual. Por otros requerimientos la pandilla está integrada por un indio, un chino y un latino. Es muy cosmopolita.

Hay otras actualizaciones: en la versión de Sturges, los siete se levantaban contra la injusticia de la prepotencia bárbara pero aquí más fiel a estos tiempos, el villano (Peter Sasgaard, bien) representa el capitalismo depredador y sin corazón; su emprendimiento es una mina y tiene una ambición política que alguien podría vincular con algunas cosas que están pasando en la política estadounidense.

Los siete magníficos deposita mucho en Washington, cada vez más decidido en el territorio del héroe de acción veterano (un Liam Neeson con mejores películas) y que parece estar cómodo haciendo de su pistolero implacable y de buen corazón.

Y acá están todos los ingredientes de un género que persiste: hay tiroteos, acrobacias sobre caballos, pistoleros rapídisimos y una historia eterna. Una de cowboys clásica.

Los siete magníficos [***]

Estados Unidos, 2016. Título original: The Magnificent Seven. Dirección: Antoine Fuqua. Guión: Nic Pizzolatto y Richard Wenk sobre un guión de Akira Kurosawa, Shinobu Hashimoto, Hideo Oguni. Fotografía: Mauro Fiore. Música: Simon Franglen y James Horner. Con: Denzel Washington, Chris Pratt, Ethan Hawke, Vincent D’Onofrio, Peter Sarsgaard, Haley Bennett, Byung-hun Lee. Duración: 134 minutos. Estreno: 22 de septiembre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)