CRÍTICA - CINE

Una comedia a mitad de camino

Esta remake de la película mexicana No se aceptan devoluciones (Eugenio Derbez, 2013) mantiene la historia del soltero empedernido que de la noche a la mañana se ve con un bebé a su cargo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El actor y director mexicano en una escena de "No se aceptan devoluciones". Foto: Archivo

Pero esta versión, más edulcorada, carece de los ingredientes que hicieron famosa a la original: una mezcla entre el humor a lo Cantinflas y el melodrama de las telenovelas mexicanas.

Dos son familia trata sobre Samuel (Omar Sy, el de Amigos intocables), quien lleva una vida de soltero en el sur de Francia. Un día, una antigua novia le entrega a Gloria, una bebé de ambos y se marcha, sin decir más.

En un principio este padre primerizo intentará encontrar a la madre para regresar a la bebé, aunque terminará encariñandose con ella y la criará solo.

Una historia con la que Hugo Gélin (director de otras historias sobre hombres solteros como Comme des frères) no logra desarrollar o sacar provecho ni para la comedia ni para el drama. Y eso que Francia tiene una larga tradición de comedia como para tomar referentes; también del melodrama había de dónde aprovechar.

Así, Dos son familia tenía mucha tela de donde cortar sobre esta relación atípica entre este padre soltero y su hija, aunque termina siendo una comedia del montón.

No por sus actores, quienes están correctos, sino por un director que no logra transmitir ni la comedia que se genera ni el drama familiar.

Dos son familia [**]

Francia, Inglaterra, 2016. Título original: Demain tout commence. Director: Hugo Gélin. Con: Omar Sy y Gloria Colston.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)