Cine

¿Cuál de estos cineastas será el próximo director de James Bond ?

Conozca los nuevos candidatos para encargarse de la próxima pelícual del espía

Daniel Craig
Daniel Craig

Existen dos palabras letales dentro de Hollywood: “diferencias creativas”. Separadas no tienen efecto, pero combinadas pueden significar el final abrupto para un proceso arduo y longevo como suele la experiencia de montar una película.

La última víctima de la expresión fue el director británico Danny Boyle.

La semana pasada se conoció que el cineasta, quien dirigió Trainspotting y ¿Quién quiere ser millonario?, abandonó su cargo como el director de la nueva película de James Bond, el personaje protagonista de una de las sagas más reconocidas del cine moderno.

Las diferencias creativas de Boyle, quien estaba detrás del proyecto junto a su colaborador John Hodge, fueron con el actor Daniel Craig -el último en interpretar al agente 007- y Michael G. Wilson, Barbara Broccoli, responsables de la productora Eon.

Con la partida de Boyle, ya hay candidatos prontos para ocupar su lugar.

Los directores Jean-Marc Vallée, Edgar Wright, David Mackenzie y Yann Demange son las cuatro figuras principales cuyos nombres trascendieron más allá de los pasillos de la productora Eon, que ha sido responsable de las películas del espía desde El satánico Dr. No.

Cualquiera de ellos se enfrentará a un gran desafío. Las películas sobre el agente con licencia para matar son célebres por su realización compleja, que no solo suelen involucrar un rodaje en múltiples países sino también a el manejo de estrellas de un alto calibre como Craig, que hará su última incursión como Bond.

Además, se espera que la película siga con un rodaje planificado para fines de 2018 para poder mantener la fecha de estreno en noviembre del año próximo.

Simplemente, no hay mucho tiempo por delante y por esos motivos, la nueva James Bond no es un reto cualquiera.

Entre los posibles candidatos (puede haber otros cuyos nombres no hayan trascendido aún) el nombre de Jean-Marc Vallée parece el más apropiado dado a su pasado exitoso en el cine -su película El club de los desahuciados ganó tres premios Oscar- y su éxito actual en la televisión como el creador de las series Big Little Lies y Sharp Objects, ambas emitidas en HBO.

Sin embargo, los compromisos con la pantalla chica parece imposibilitar al cineasta francés en convertirse en el nuevo director de una película de James Bond, por lo que el puesto podría ir para otro director europeo.

El escocés David McKenzie parece ser la segunda opción más confiable. McKenzie sorprendió a la industria con su wéstern Sin nada que perder, que logró cuatro nominaciones al Premios Oscar. Ahora, probará su capacidad de cargar con una producción a gran escala a sus espaldas en setiembre, cuando su nueva película, un drama histórico titulado Legítimo rey, se estrene en el Festival de Toronto antes de su llegada a Netflix. La recepción de la película, sobre el rey Roberto I de Escocia podrá ser un factor determinante para su elección.

Edgar Wright y Yann Demange son, sin duda, dos opciones arriesgadas.
Wright goza de un buen momento tras dirigir Baby: el aprendiz del crimen, una estupenda mezcla de cine de acción con música explosiva. De todas formas, su humor peculiar, sin embargo, puede que no se ajusten al tono serio que el personaje creado por Ian Fleming requiere.

Demange, por su parte, es el nombre más desconocido de la lista. El director es de origen francés pero se formó en Londres, desde donde creó el thriller 71, que luego le permitió dirigir en Hollywood el crimen White Boy Rick, con Mattew McConaughey. Su elección sería la sorpresa.

Fuera de los candidatos, también hay otros nombres con los que vale la pena especular.

El argentino Damián Szifrón, por ejemplo, sería una opción recomendable, dado que a principios de año se bajó de la película El hombre nuclear. Sería extraño que Eon le ceda un proyecto tan grande para un cineasta latino que aún no se pudo probar en Hollywood, pero podría ser la elección acertada.

Relatos Salvajes es su mejor carta de presentación en términos de producción, debido a su reparto grande y multiplicidad de estilos. Tampoco hay que olvidar Los simuladores, una obra que el argentino puede usar para mostrar sus otros talentos, tanto como guionista como narrador hábil para combinar suspenso y la acción, dos de las palabras favoritas -y no letales- dentro del mundo de Bond.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º