BALANCE 2017

El cine uruguayo duplicó su público y "Mi mundial" fue un golazo en la taquilla

Más de 109.000 espectadores vieron producciones nacionales durante el año

César Troncoso interpreta a Francisco en la película Mi Mundial. Foto: Difusión
Vea el tráiler de Mi Mundial

El cine uruguayo aumentó su producción y el público respondió viéndolo en las salas. Una mayor cantidad de títulos, la exploración del cine de género y, especialmente, una película deportiva y familiar fueron algunos de los encargados de duplicar la cantidad de espectadores.

Más de 109.850 personas fueron a ver películas uruguayas en 2017. La cifra representa el doble de público que en 2016 -que alcanzó los 50.500 espectadores-, según datos provistos a El País por la Dirección del Cine y Audiovisual Nacional (ICAU).

Una de las películas directamente responsable de ese aumento fue Mi Mundial, que generó casi la mitad del público del cine nacional (más de 49.000). La ópera prima del director uruguayo radicado en España, Carlos Morelli, fue un tanque en la taquilla, un fenómeno que no se veía desde El baño de Papa (que en su momento alcanzó los 60.000 espectadores).

Mi Mundial, una entretenida adaptación de un libro de Daniel Baldi, tiene una premisa futbolera y juvenil que la convirtieron en una visita familiar al cine. Además, la empresa productora del largometraje Coral Cine trabajó en una campaña de promoción simple pero efectiva que incluyó la participación de figuras populares del deporte como Óscar Washington Tabárez o Diego Lugano.

El largometraje de Morelli no fue el único debut que se vio en el año, que significó el comienzo de varios realizadores novel. Dentro de la ficción también se vio la primera película de la dupla Óscar Estévez y Joaquín Mauad (El sereno). Dentro del género documental, los realizadores que se lanzaron al agua en sus primeros proyectos (con estrenos comerciales) fueron Julio Sonino (De la Aduana a Nashville), Santiago Bednarik (Fattoruso), Marcelo Rabuñal (Detrás del mito), Ana Tipa (Preso), Emiliano Grassi (Pecera), Julian Goyoaga (Roslik y las caras...) y Javier Hayrabedian (Rock & Roll Actitud).

Una de las iniciaciones más sorpresivas, sin embargo, no provino del cine, sino del teatro. El actor y dramaturgo Roberto Suárez estrenó finalmente Ojos de madera, su primera película de postergada posproducción que llegó a los cines una década después de su filmación.

Ojos de madera
Vea el tráiler de Ojos de madera

La llamativa película en blanco y negro, codirigida con Germán Tejeira, capturó la atención del público cinéfilo y en su mes de estreno logró agotar varias de sus funciones en la Sala B del Auditorio Neilly Goitiño (con una capacidad para 80 personas). La Asociación de Críticos de Cine del Uruguay, en tanto, la premió como la Mejor ficción nacional estrenada en el año.

En el año, el diálogo entre el séptimo arte y el teatro no se detuvo en Ojos de madera. Junto a artistas de la Comedia Nacional, el artista Miguel Presno y el dramaturgo y Anthony Fletcher estrenaron Segunda Generación, un drama experimental.

El director Guzmán García, por su parte, dedicó su documental Mirando al cielo a la reconstrucción de una obra teatral por parte de actores no profesionales. La película le valió a García el Premio del Público en el Festival de Cine de Gramado.

En términos de coproducción, Argentina y Brasil volvieron a mostrarse como países aliados de la producción nacional. En el año se estrenaron la cautivante El otro hermano -lo último del director uruguayo Adrián Israel Caetano- al igual que El pampero, un suspenso con César Troncoso y Julio Chávez. Otra sorpresa grata fue La mujer del padre, de la directora brasilera Cristiane Oliveira.

Con una oferta más diversa en sus títulos, el cine nacional no solo va superando a mancha que dejó el 2015 -cuando perdió la mitad de su público- sino que demuestra que tiene mucha tela para cortar.

TENDENCIAS

Cinco fenómenos del cine uruguayo en 2017

En 2017 se registró el estreno de 10 películas documentales y 9 ficciones, según cifras del ICAU que no incluyen películas uruguayas en festivales o con menos de 1 semana con taquilla abierta. Al igual que en un sector la literatura uruguaya, la música también se volvió un tema central. Jorge Nasser, Hugo Fattoruso y la banda Cadáveres Ilustres protagonizaron sus documentales. Dentro del género, las películas Roslik... y Wilson investigaron la historia política reciente. Otra tendencia fue la exploración de nuevos realizadores en el cine del género. Mientras que el Festival de Cine de Punta del Este tuvo el debut de El sereno - un suspenso onírico- en setiembre comenzó a exhibirse Misión No Oficial, un falso documental en tono de comedia sobre la legalización de la marihuana. Mientras que el actor César Troncoso volvió a dominar la pantalla (apareció en cuatro películas de ficción), en el año también se vieron grandes actuaciones de dos niños actores (pese a que uno ya creció): Facundo Campelo (Mi Mundial) y Pedro Cruz (Ojos de madera).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)