CINE

Cine y televisión rendidos ante un británico gótico

Varias obras de Neil Gaiman están siendo adaptadas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El escritor británico tiene varias adaptaciones de sus novelas, y se esperan más. Foto: Difusión

NICOLÁS LAUBER

Lucifer Morningstar, Coraline, Reina Boadicea, Tristan Thorne y Shadow Moon han sido algunos de los personajes que han salido de la mente del escritor Neil Gaiman, y que han llegado al cine y a la televisión. Es que las obras de este autor tienen un ambiente entre lo sobrenatural y lo onírico, un sello del que no se ha desprendido desde su primer novela, Buenos presagios, la cual escribió junto a Terry Pratchett. Ya en esa historia sobre eterna la lucha del bien y el mal, con un anticristo, el apocalípsis y algunos ángeles y demonios a la vuelta, presagiaban lo que sería el sello de este escritor galardonado con el premio Bram Stocker en tres ocasiones (por el comic Sandman y las novelas American Gods y Coraline).

Luego de varios guiones para la televisión (Doctor Who) y alguna aparición (en Los Simpson), Gaiman ha logrado que varias de sus obras se hayan adaptado a el cine y la televisión. Como la serie American Gods (está en Amazon Prime Video), basada en su novela homónima sobre Shadow Moon, un reo que sale de prisión para enterarse que sus planes cambiaron (y mucho), días antes de salir de prisión.

Así conoce a Wednesday, un anciano con muchos amigos conocidos que es la personificación del Dios Odin. Es que en American Gods se presenta la rivalidad entre varios dioses de la antiguedad —como Anubis, Vulcano y Media, por ejemplo— con los modernos, asociados a la tecnología.

La serie se convirtió en un furor en Estados Unidos, gracias a una buena campaña publicitaria (aparece a cada rato en Facebook y Twitter), y buenos actores en su elenco: Gillian Anderson, Ian McShane y Ricky Whittle.

Este año Gaiman va a estar en prácticamente todos los medios. Además de las series American Gods y Lucifer (sobre el ángel caído que, aburrido, decide pasar un tiempo en Los Ángeles dirigiendo un club nocturno y psicoanalizándose), hay varios proyectos que tienen a Gaiman como fuente de inspiración.

Como la película How to talk to girls at parties (John Cameron Mitchell) que se presentó en el Festival de Cannes y está protagonizada por Nicole Kidman y Elle Fanning. Como en la mayoría de las obras de Gaiman (ésta es basada en un cuento), la historia mezcla lo sobrenatural con situaciones terrenales. Y si le gustan las comparaciones, es como un Tim Burton literario, ya que ambos navegan entre los mundos realistas y fantásticos.

Aunque eso no es todo, ya que se esperan más obras de Gaiman adaptadas al cine. En el sitio IMDB se anuncia una adaptación de El libro del cementerio, aunque sin más responsables que el guionista Rowan Joffe (de 28 semanas después y No confies en nadie). Así, la historia del joven Nadie Owens y el asesino Hombre Jack, tendrá su versión en la gran pantalla, aunque tampoco tiene fecha de estreno.

La magna obra de Gaiman, Sandman, también tendrá su propia versión cinematográfica. Se trata de la historia de un brujo que, creyendo secuestrar a la muerte para obtener la vida eterna, captura a su hermano menor, Sueño, a quien retiene en una botella. Una vez que este Morfeo escapa, comienza la búsqueda por los objetos que perdió en esos años atrapado.

Es que las historias de Gaiman, narradas con la mayor naturalidad aunque se esté tratando de seres mitológicos o fantásticos, han convertido a este británico en fuente de inspiración.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados