UNA SEMANA

Del cine reciente

El martes, la BBC publicó la lista de las 100 mejores películas de este siglo XXI. Fue una buena idea y no solo como guía para consumidores curiosos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
David Lynch

Elaborada por 177 críticos de cine de todo el mundo (aunque la mayoría son estadounidenses y europeos), complementa la lista de las mejores películas de la historia que con otra encuesta mundial, la revista Sight & Sound actualiza cada 10 años. En 2012 (ganó Vértigo de Alfred Hitchcock) de la historia reciente del cine sólo se incluyó a Con ánimo de amar de Wong Kar-wai y Mulholland Drive de David Lynch, ahora la mejor de este siglo según la crítica.

Mulholland Drive está muy bien. Más allá de gustos y momentos personales con Lynch (un director que genera esa clase de apego), es su mejor película: la obra de un artista en el pico de su creatividad y vitalidad y un mágico cruce de lucidez, dominio de un arte, consolidación de un universo propio y experiencia de vida. Muchos soñamos con momentos así pero no son para cualquiera.

Mulholland Drive es como siempre en el director un viaje guiado por un loco hacia el lado oscuro de la vida. En Lynch hay algo de caprichoso en su truculencia, pero la película aún conserva en sus mejores momentos una inquietud que la hace única; en otros momentos, se toma un poco demasiado en serio de más, como que le gusta hacerse el loco. Pero cuando está bien, está muy bien. Lynch subvierte los géneros y aprovecha los lugares comunes del cine clásico para reconstruir un universo baldío y aterrador. En su cine siempre hay un mundo horrible del que a nosotros solo nos toca ser víctimas.

Algunas inclusiones parecen menos justificadas (pero de eso se trata), entre ellas el segundo lugar de Con ánimo de amar, una película bella, sí, pero que habría que volver a ver. Una separación de Asghar Farghadi quedó en el puesto nueve, lo que parece mucho.

Los directores más presentes en la lista son Wes Anderson, Joel y Ethan Coen (está la desatendida Balada de un hombre común en el puesto 11), Paul Thomas Anderson, Christopher Nolan (¿no es un poco mucho?), Michael Haneke y el tailandés Apichatpong Weerasethakul. Hay pocas mujeres, eso es cierto, y ahí están defendiendo al género Sofia Coppola con Perdidos en Tokio en el puesto 22 y Kathryn Bigelow en el 67 con Vivir al límite. Es una pena que no esté Mia Hansen Love que con Edén hizo, de paso, una de las grandes películas del siglo; no figura en la selección.

Parece extraño que no esté Clint Eastwood (que en este siglo hizo cosas como Río Místico, Million Dollar Baby y Gran Torino), ni los hermanos Dardenne o Alejandro González Iñárritu que filmó en este tiempo The Revenant y Birdman. Los críticos prefieren a Alfonso Cuarón y eligieron su Niños del hombre entre las 15 mejores.

A pesar de lo que se piensa, la amplísima mayoría de las películas que eligieron los críticos para la BBC (entre las que hay seis iberoamericanas: Ciudad de Dios, El secreto de sus ojos, La mujer sin cabeza, Hable con ella, El laberinto del fauno y Tabú de Miguel Gomes), tuvieron exhibición en Uruguay. Hemos estado bien cerca del cine contemporáneo más valioso. Que lo hayamos visto es otra cosa.

Fnalmente esta clase de encuestas son una buena excusa para que cada uno ejercite su propio canon.

Porque, en definitiva, más allá de un canon, el cine es un asunto del corazón. Y eso, tan intransferible, no hay lista que lo pueda contemplar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados