CRÍTICA - CINE

Un cine nacional cercano y posible

Mi mundial sirve para comprobar el avance de un cine uruguayo popular que no teme ser comercial y que está muy bien realizado. Ese es un fenómeno nuevo que podría hacer revertir la impresión de que el cine de acá es tedioso cuando no nihilista.

Esta película de Carlos Morelli basada en una novela de Daniel Baldi convence porque se concentra en la historia, sabe administrar los momentos de emoción y encima tiene un mensaje necesario para mucho de su público: no todos los cracks llegan a ser cracks.

Sirve además para comprobar que ya el cine uruguayo tiene su incipiente sistema de estrellas. La película la estelarizan, además de los niños) Néstor Guzzini (Mr. Kaplan, Tanta agua, 3, entre otras) y por ahí aparecen César Troncoso, Jorge Bolani, Marcel Keoroglian y Verónica Perrotta.

Como en un realismo mágico deportivo, Morelli hace foco no sólo en el niño (Facundo Campelo) que proyectado como crack, descuida la escuela y a una dragoncita de su pueblo chico (Candelaria Rienzi), sino también en sus padres (Guzzini y Perrotta) que toman decisiones apresurados por la necesidad. No hay villanos (ni siquiera el contratista brasileño interpretado por Roney Villela), aunque los compañeros de cuadro (todos con una pinta que algunos llamarían "de plancha") meten algo de miedo.

Pero el principal mérito es cómo Morelli (quien debuta acá en el largometraje) maneja la emoción. No sólo con un discurso final (que en el libro estaba en el prólogo) de Diego Lugano, sino por el uso del sonido y porque en su administración de los tiempos emotivos —que son varios—, no apela al golpe bajo.

La película transcurre entre cierto neorrealismo para pintar las vidas familiares, con toques de imaginación para adolescentes (un baile de adultos, una entrevista televisiva) que, en todo caso, parece parte del género.

Y es la emoción que consigue Mi mundial lo que hace que al final a todos nos den ganas de gritar con los protagonistas ese gol que cambió sus vidas.

Mi Mundial [****]

Uruguay/Brasil/Argentina, 2017. Una producción de Lucía Gaviglio Salkind, La Gota Cine. Escrita y dirigida por Carlos Morelli sobre novela de Daniel Baldi. Dirección de arte: Cristina Nigro. Dirección de fotografía: Sebastián Gallo. Montaje: Santiago Bednarik, Carlos Morelli. Con: Facundo Campelo, Néstor Guzzini, Roney Villela, Candelaria Rienzi, Verónica Perrotta, César Troncoso. Estreno: 21 de junio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados