columna - una semana

El cine da la buena nueva

A veces, los diagnósticos más esperanzadores vienen de los lugares más inesperados. Las películas, por ejemplo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"La llegada", de Denis Villeneuve

La llegada es una película notable que confirma las capacidades de Denis Villeneuve, un canadiense especializado en asuntos tristes que acá se vuelca hacia un optimismo cristiano. En un mundo incomunicado como una Babel global, la única salvación es la de encontrar un lenguaje común y evangelizador y eso, lamentablemente, solo lo podremos entender con el julepe de ver una enorme nave espacial en el patio del fondo. La llegada, que ya está en cartel en Uruguay, merecerá un par de Oscar pero habla desde la ciencia ficción sobre el punto al que hemos llegado como sociedad y ofrece un digno, aunque con sus propia incomodidad, plan de salida.

La nueva de Clint Eastwood se llama Sully y es sobre la necesidad de unirse como sociedad a partir de un acto de heroicidad que, para el caso, es el del capitán de un avión que aterrizó de emergencia en el neoyorquino Hudson salvando a todos los pasajeros. En tiempos tecnológicos, dice Eastwood, haríamos bien en confiar en los dones humanos.

En Snowden, Oliver Stone también plantea la necesidad de generar otra clase de héroe, emparejando al agente que reveló la intromisión de su gobierno en la vida privada de la gente, a la altura de un padre fundador.
A veces los diagnósticos más esperanzadores vienen del lugar menos esperado. El cine, por ejemplo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados