Entrevista

Un cine que alerta sobre este tiempo

Una conversación con Laurent Cantent, cuya película está en la Muestra de Avant Premières del Cine Francés

Laurent Cantet
El director francés Laurent Cantet

Ya pasaron 20 años desde que el director francés sorprendiera al mundo con Recursos humanos, el retrato de los cambios en el mundo laboral francés de fines de la década de 1990 que le dio el César a la mejor ópera prima.

Diez años después con Entre los muros —que mostraba con un tono casi documental, el estado de la educación francesa—, ganó la Palma de Oro en Cannes y estuvo nominado al Oscar. Eso lo ha convertido en uno de los grandes directores del cine francés actual y uno de los más preocupados por el devenir social de su país.

Eso queda más que claro en El atelier, su última película que integra la programación de la quinta Muestra de Avant-Premières del Cine Francés que empieza hoy en los cines Life Alfabeta y Punta Shopping de Punta del Este. Se exhibe el sábado a las 17.00, el lunes a las 19.40 y el miércoles a las 22.15.

El atelier cuenta el vínculo de un grupo de jóvenes en Le Ciotat —una ciudad naviera cerca de Marsella—, que comparte un taller literario multirracial con una escritora famosa, Olivia (Marina Foïs). La trama se concentra en Antoine (el debutante Matthieu Lucci), un joven aburrido con amistades peligrosas y carne de cañón del extremismo de derecha. La película tiene algo de intriga policial pero es otro diagnóstico de Francia por su cronista cinematográfico más importante. Cantet habló con El País.

Imagen promocional de "El atelier"
Vea el tráiler de "El atelier", de Laurent Cantent

En tiempos como estos que dan bastante para el pesimismo, El atelier su película más optimista. ¿Por qué eso?

Es optimista porque al final, el muchacho al que habíamos imaginado perdido, encuentra su camino y toma una decisión, quizás la más importante de su vida. El rodaje fue después de los ataques terroristas en París, y sentí la necesidad de ser más optimista. Eran tiempos tristes.

Habla de la vulnerabilidad de la nueva generación. ¿Ese es uno de los motivos de la película?

Para mí era interesante intentar entender por qué este muchacho, como muchos jóvenes de mi país, puede sentirse atraído por el extremismo. En este caso es por la extrema derecha pero podría ser el jihadismo o cualquier otra cosa. No tienen ningún proyecto de vida, así que si alguien viene y les dice, “ven con nosotros y volverás un actor de tu vida”, están listos para seguirlos. Pero al mismo tiempo no siento que a Antoine verdaderamente le atraiga la extrema derecha, quizás solo esté tratando de ponerle algo de sal a su vida.

Olivia, la maestra.¿Representa su punto de vista?

Quizás represente lo que todos sentimos con mucha fuerza después de los ataques: impotencia. La impotencia de no poder conectar con estos chicos en la vida real. Y muchos intelectuales y artistas querían involucrarse con ellos pero no encontraban la manera de hacerlo. Olivia realmente lo intenta a pesar de que a veces no de la manera más inteligente.

Usted empezó con este proyecto hace 20 años cuando el mundo era otro, la juventud era otra. ¿Cómo reflejó esos cambios?

La película que hubiera resultado hace 20 años sería muy diferente. Lo que me interesaba entonces era ver la conexión que los jóvenes tenían con el pasado y la cultura del trabajo. Eso ya no existe más, especialmente en La Ciotat, que fue un gran astillero. Los jóvenes hoy enfrentan un mundo que les es muy difícil entender. No tienen propósitos y no les damos confianza. La película también intenta hablar de la manera que los adultos miramos a cada generación. Y hay que admitir que no tendrán nuestro compromiso, ni nuestra cultura pero tienen cosas para decir. Y eso se encarna en Olivia que cree que mirando hacia el pasado se encuentran respuestas para el hoy. Y a los jóvenes solo les interesa el presente.

Volvió a trabajar con adolescentes, 10 años después de Entre los muros...

El mundo se les ha vuelto más duro, especialmente por la violencia que debemos enfrentar en Francia. Ahora estoy en Argentina, donde abrimos la muestra de Avant-Premières francesas en el ministerio de cultura y me shoqueó ver que entraba y salía gente sin que nadie los revisara. Me di cuenta que esa violencia está en nuestras vidas sin darnos damos cuenta de los controles que hay en la calle, de que hay más policías. Eso hace que cambie tu punto de vista sobre el mundo. Y hoy, además, los jóvenes están más estigmatizados que en tiempos de Entre los muros. Eso cambió las relaciones en las comunidades.

La película está llena de referencias actuales.

Empecé a escribir el guion justo después del ataque a la revista Charlie Hebdo. Y cuando empezamos a ensayar con los chicos, fue al otro día del ataque en Niza. Algunos tenían amigos ahí y estaban tan conmovidos que tuvimos que agregar cosas, porque los chicos nos decían que tenían miedo de caminar por la calle.

¿Por qué eligió la literatura como una plataforma para que estos chicos se expresen?

Lo que más me interesaba era la confrontación que tienen en el taller literario, y todos los momentos en los que hablan, que es más importante que el trabajo. Es importante que encontraran las palabras justas para expresar lo que sienten. Y eso es lo que pasa con Antoine al final, cuando lee las palabras que encontró para expresar su aburrimiento y la violencia que había en él. Escribirlo es una manera de superarlo. La palabra es un elemento de poder.

Han pasado 20 años de su primera película, Recursos humanos. ¿Cómo se ubica hoy en el panorama del cine francés?

Quizás hace 20 años, me sentía más marginado entre películas de amor o dramas personales. Pero ahora el cine francés se ha conectado más con temas sociales quizás porque la sociedad se ha hecho más difícil de entender, y el cine lidia con eso de una manera más precisa.

DATO

Salas, precios y estrenos

Con la exhibición a las 14.45, de Visages, Villages, la película de Agnes Varda que estuvo nominada a los Oscar comienza hoy la quinta Muestra de Avant-Premières de Cine Francés que va en los cines Life Alfabeta y Punta Shopping con entradas entre 310 y 350 pesos. Este año, la grilla abarca algunas de las más importantes películas recientes del cine galo, con algunas de sus principales estrellas y directores. Mucha de estas películas han sido premiadas incluyendo la gran ganadora de los últimos premios César (120 latidos por minuto) y una de las nominadas de esa última entrega, Yo, Godard, una ficción sobre el nuevaolero, Jean-Luc Godard.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º