FESTIVAL

A cinco años de los abucheos, Sean Penn volvió a Cannes como un padre orgulloso

El actor y director está en competencia en el Festival de Cannes con "Flag Day", una película que protagoniza junto a su hija Dylan

Sean Penn. Foto: AFP
Sean Penn. Foto: AFP

Cinco años después de haber sido abucheado en el Festival de Cannes, donde presentó una película tan criticada —The Last Face— que ni llegó a estrenarse en cines de Estados Unidos, Sean Penn volvió al prestigioso evento para tener una revancha personal. Tras la proyección de Flag Day, que dirige y además coprotagoniza junto a su hija Dylan, se llevó varios minutos de aplausos (aunque no demasiados elogios de la crítica).

La estrella de Hollywood asistió al estreno oficial del film, en competencia por la Palma de Oro, junto a Dylan, la figura de la historia, y su hijo Hopper Jack, que tiene un papel secundario. Ambos son fruto de su relación con la actriz Robin Wright (House of Cards).

Basada en una historia real, Flag Day cuenta la historia de la autora Jennifer Vogel, cuyo libro es adaptado en esta película, y de su padre, un falsificador y estafador. En su vuelta a Cannes, Sean Penn tuvo que aclarar que no hizo Flag Day para impulsar la carrera de su hija y hacerla lucir en compensación a sus años de padre ausente, una impresión que había primado entre la prensa.

"Una de las cosas geniales del privilegio de trabajar en cine y ser padre es que, mientras hay períodos en los que estás fuera, una vez hecho tu trabajo, eres el único padre que estás presente 24 horas al día, siete días por semana. Y ahí es cuando los niños se enfadan". Pero, agregó, "parece que aún les gusto", mientras su hija sonreía a su lado.

Dylan y Sean Penn. Foto: AFP
Dylan y Sean Penn. Foto: AFP

Dylan lo respaldó: “Yo crecí con unos padres increíbles y que me apoyaban (...) Mis padres estuvieron muy presentes en mi infancia, nos llevaban a menudo fuera de Los Ángeles, y nos dejaron llevar una vida bastante normal”. Y sobre la relación laboral que se dio en esta película, dijo: “Esto es un trabajo y él es mi jefe, pero al final del día es también mi padre”, y aunque aseguró tener muy buen relación con él, también admitió que hay “altibajos”. “Los dos somos alpha”.

Las primeras reseñas de la película destacan los planos y cómo hacen lucir la belleza de Dylan, aunque resaltan que el trabajo de Penn como director está muy por debajo de su labor como intérprete. A su favor está que no era la primera opción para tomar las riendas de la historia y que en Cannes aseguró: “Nunca volveré a actuar y dirigir a la vez”.

Flag Day iba a ser dirigida por Alejandro González Iñarritu, con quien Sean ya trabajó en 21 gramos (2003), pero el mexicano estaba en otro proyecto y tuvo que desistir. “Mi último intento para no hacerlo fue cuando le envié el guion a Matt Damon, que fue lo suficientemente generoso para decirme que sería estúpido si no lo hiciera yo”, contó quien se cargó con la doble tarea.

Sean y Dylan Penn en "Flag Day". Foto: Difusión
Sean y Dylan Penn en "Flag Day". Foto: Difusión

La película se rodó justo antes de la pandemia, un período en el que el actor se dedicó a poner en marcha puntos para hacer test de coronavirus con la organización de ayuda CORE que fundó en 2010 tras el terremoto de Haití. “Vivimos en una época en la que el precio pagado por la humanidad es enorme, mucha gente no demuestra ninguna empatía”, dijo. “Lo hemos visto desde hace un año y medio, y corremos riesgo de seguir así”.

Sus palabras se relacionaron con la gestión de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, de quien dijo: “Cuando con mi equipo íbamos a hacer test y administrar vacunas, en la época de Trump, oímos informaciones en los medios que eran completamente inaceptables”. Era como “si hubiera alguien con una ametralladora disparando a la gente desde la Casa Blanca (...) No hubo un esfuerzo de integridad por parte del Gobierno (para adquirir vacunas) hasta que Trump salió”, dijo y admitió que tras la victoria de Joe Biden, “tenemos la impresión de que sale el sol”.

Como un día de sol fue, también, el haber llevado esta película a Cannes en familia. “Ayer fue uno de los días más felices de mi vida”, dijo horas después del estreno. “Pasar por la alfombra roja con Dylan, que ella estuviera allí para recibir los elogios que merece... Como cineasta y como padre no puedo estar más orgulloso. Del resto ni me preocupo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados