Estreno

Christian Bale habla de "Contra lo imposible", la película con Matt Damon que llega el jueves

Antes, el miércoles se exhibe dentro del Festival Monfic; es una historia de automóviles en la carrera de Le Mans en 1966

Christian Bale
Christian Bale como un piloto temerario

Cuando una estrella de cine como Christian Bale se pone detrás del volante de un auto de carreras a exceso de velocidad, los aficionados vitorean y las aseguradoras se ponen a sudar. Ambas cosas ocurrieron bastante durante la filmación de Contra lo imposible de James Mangold.

“La agencia de seguros estaba bastante paranoica, pero yo le decía a Jim: ‘Oye, de verdad necesito ensayar conduciendo el Cobra por la pista, para saber qué hacer cuando empiecen a grabar las cámaras’”, dijo Bale, de 45 años, sonriendo. “Unos cuantos minutos después, pisaba el acelerador y gritaba ‘¡Síiii!’ por la ventana”.

“Esos autos eran magníficos y muy adictivos”, dijo Bale. “Pude tener una probadita de lo bien que debió sentirse Ken Miles cuando estaba volando en un auto. Te sientes vivo precisamente debido al peligro inherente que estás manteniendo al margen. Es la vida y la muerte detrás del volante”.

Contra lo imposible, que se estrena el jueves y se exhibe mañana dentro del Monfic en Movie Montevideo Shopping, está basada en la historia real del diseñador y visionario estadounidense de los autos Carroll Shelby (Matt Damon) y Ken Miles (Bale), veterano de la Segunda Guerra Mundial y conductor británico, quienes hicieron equipo bajo las órdenes de los ejecutivos de Ford Motors Henry Ford II (Tracy Letts) y Lee Lacocca (Jon Bernthal) para construir y competir con el Ford GT40, un nuevo auto de carreras con una misión sobrecogedora: ganar las 24 Horas de Le Mans de 1966 en Francia, venciendo al aclamado equipo de Ferrari que había ganado las carreras de los últimos seis años.

A lo largo del camino, Shelby y Miles deben combatir la interferencia corporativa, las leyes de la física y sus propios demonios personales.

“Algunos la han llamado Elegido para la gloria sobre ruedas”, dijo Bale. “Creo que en realidad es una película sobre amistad en la que también hay autos”.

De inmediato se sintió atraído por Ken Miles, comentó el actor.

“Lo adoré desde el principio”, dijo Bale. “Se trataba de hombres excéntricos, apasionados y un poco dementes con un propósito en común. Shelby y Miles también tenían una amistad envidiable. Cuando veo esta película, digo: ‘Quiero ese tipo de amistad en mi vida’”.

“Es maravilloso cuando tienes amistades con las que te puedes pelear, pero al final sabes que su relación es muy sólida”, dijo. “Aún existe el amor entre sí, sin importar qué ocurra”.

Bale llegó a Contra lo imposible después de haber subido dieciocho kilos para interpretar al exvicepresidente Dick Cheney en El vicepresidente (2018). Perdió ese peso de “manera inteligente” -es decir, comiendo sanamente y haciendo ejercicio- para poder caber en los estrechos asientos de los automóviles.

“No habría sido la misma película si fuera un Ken Miles con 108 kilos de peso y apenas pudiera sentarse dentro del auto”, dijo Bale. “Como lo vemos en una escena fantástica con Tracy Letts, esos autos de carrera no están hechos para hombres grandes. No están hechos para ser cómodos en absoluto”.

“También es parte de la personalidad de Ken ser un tipo delgado y desgarbado”, agregó. “Era parte de su lenguaje corporal”.

Bale se preparó para la película entrenando arduamente como conductor de carreras.

“Lo llamaron escuela de automovilismo, y fue totalmente magnífico”, recordó. “Me he colgado del costado de un auto a mitad de la noche en Míchigan disparando ametralladoras, pero nada se ha parecido a este papel porque esos autos de carrera son claustrofóbicos. Te sientes atrapado ahí adentro, y al mismo tiempo sientes una adrenalina increíble”.

“Tuvimos la suerte de trabajar con conductores de primera clase que viven en ese mundo y saben todo al respecto”, dijo. “Así que, por mucho que quiera decir que nosotros mismos manejamos, la verdad es que actué como si lo hubiera hecho, pero no hice nada en absoluto”.

Bale estuvo de acuerdo con dejarles las escenas más peligrosas a los profesionales.

“Escuché a alguien decir: ‘¿Acaso Steve McQueen no conducía él mismo en las películas?’”, dijo el actor. “Quizá se preguntan por qué Matt y yo no nos atrevimos a conducir nosotros mismos. Pero teníamos disponibles a un grupo de profesionales que habían estado conduciendo desde que eran muy jóvenes. Sería un gran insulto pensar que podíamos hacer lo mismo que ellos”.

¿Qué tan buen conductor es Bale?

“Antes de esta película, conducía una camioneta muy vieja de segunda mano”, admitió Bale. “Ahora sigo conduciendo una camioneta muy vieja de segunda mano, pero entiendo un poco más cómo darle la vuelta a una esquina sin chocar”.

Bale, hijo de la artista circense Jenny James y el emprendedor, piloto y mánager de talentos David Bale, vivió en Gales, Surrey y Dorset en Inglaterra, y más tarde en Portugal, antes de dejar la escuela a los 16 años para ir tras una carrera en la actuación, primero en comerciales y después en el West End de Londres, donde tuvo su debut escénico en 1984.

Cuando no está trabajando, Bale vive en Brentwood, afuera de Los Ángeles, con su esposa, la exmodelo y maquillista Sandra “Sibi” Blazic, y sus hijos, Emmaline, de 14 años, y Joseph, de 5 años.

“Pasamos la mayor parte de nuestros días llevando a los niños a tiempo a lugares”, dijo.

No todos los días de su vida son los de un papá suburbano típico. Está, por ejemplo, la noche fría en Toronto en la que asistió a una de las primeras proyecciones de Contra lo imposible.

“Estaba llorando como un bebé cuando se acabó la película”, admitió Bale. “Este filme va más allá del automovilismo. Verla con la audiencia me rompió el corazón. Trascendió la historia evidente y se volvió sobre mi vida, los familiares y los amigos que he perdido”.

“Simplemente me quedé sentado ahí tratando de controlarme”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)