ENTREVISTA

Chino Darín: "Yo nací y estuve en la tapa de la revista Gente. Eso no me termina de cerrar"

Con el carismático galán joven de Argentina, en el lanzamiento de la entretenida película La odisea de los giles

Chino Darín
Chino Darín, conversó sobre su carrera, su padre y el paso de la fama. Foto: Marcelo Bonjour

Viene realizando rápidamente una carrera propia, en la que poco a poco ha ido dejando de ser conocido como el hijo de Ricardo Darín para convertirse en Chino Darín, un actor con temperamento artístico singular. Y este jueves se estrena La odisea de los giles, una entretenida película de acción que él protagoniza, junto a su padre, además de estar ellos a cargo de la producción. Su carrera, que arrancó hacia 2010, viene destacando en cine, teatro y televisión (Farsantes, Historia de un clan), y quizá una parte importante del público uruguayo lo tenga más presente por La noche de 12 años, la premiada película de Álvaro Brechner donde dio vida al personaje de Mauricio Rosencof.

En un encuentro con la prensa para el lanzamiento de la flamante película, que tuvo lugar en Buenos Aires el pasado viernes 2, este joven de respuesta rápida y franca, y figura de bailarín, habló sobre su carrera, la relación con su padre, y cómo es llevar el peso de la fama y del apellido los Darín.

La odisea de los giles
La odisea de los giles, una divertida película argentina. Foto: Difusión

Consultado sobre si le asombra la fama que ha alcanzado tan rápidamente, explica: “En un punto me asombra la popularidad que tengo. En términos de popularidad cuento con una ventaja innegable. Yo nací y estuve en la tapa de la revista Gente. Eso no lo hubiera elegido: incluso hoy, si pudiera borrar esa tapa, lo haría. No es algo que me da orgullo. No creo ser digno de esa popularidad inicial, porque no tiene que ver conmigo, sino con mi viejo. En realidad, era tan bebé que tampoco siento que me hayan expuesto. Siendo un niño ya estás más expuesto, pero de bebé no. Igual es raro. No me termina de cerrar. Pero entiendo que arranqué con hándicap positivo. Cuando empecé a hacer laburos en televisión, ya me hacían notas: y hay un montón de pibes que de pronto las merecían, y no se las hacían. Yo contaba con una situación de privilegio en términos de popularidad. Es algo que yo no busqué, e incluso renegué de eso. Porque lo que yo necesitaba es que no me conozca nadie, para que me reconocieran a través de mis trabajos. Me costó mucho tiempo llegar a tener esa sensación. Recién ahora me pasa”, afirma con soltura.

La odisea de los giles
La odisea de los giles, Ricardo Darín, Brandoni, y un gran elenco. Foto: Difusión

En La odisea de los giles, Chino Darín hace un papel que está en las antípodas de La noche de 12 años. Incluso parece más joven. En contraste con aquella dura historia de la vida carcelaria, esta película que ahora va camino a estrenarse se inscribe en un género mucho más amable con el espectador. Y en ella, los dos Darín tuvieron que estar de los dos lados de la cámara, como actores y productores.

La odisea de los giles
La odisea de los giles, entretenida, con humor y algo de emoción. Foto: Difusión

Fue difícil de conjugar esos dos roles, porque era la primera vez que jugaba activamente el rol de productor. Yo había laburado en producción siendo el último orejón del tarro, en El secreto de sus ojos, en El amor menos pensado. Pero en este caso fue muy exigente, sobre todo porque me requería una cantidad de conocimientos y habilidades que iba adquiriendo sobre la marcha, que no sabía hacer de antes. Y a la vez La odisea de los giles me permitió actuar en un papel importante, y la primera oportunidad de hacerlo con mi viejo, con la carga personal que eso tiene. Tuvimos que aprender a relacionarnos delante de cámara, y detrás de cámara también. Para mí todo esto fue una odisea propia”, recuerda el joven, que hoy se ha convertido en una estrella juvenil con fuerte opinión personal.

La odisea de los giles
La odisea de los giles, la crisis de 2001 en clave de aventura. Foto: Difusión

“Yo no le di a mi padre la idea de armar una productora. Era una idea mía y lo que hice fue convocarlo, y convencerlo. El objetivo fue sobre todo poder accionar sobre la artística de la película a otro nivel. Ir más allá del lugar desde donde puede incidir un actor. Poder a la vez trabajar un proyecto desde lo más global a lo más minucioso, desde la elección del equipo técnico hasta la música. Y justamente, La odisea de los giles fue un proyecto muy colaborativo entre todas las partes”, analiza.

La odisea de los giles
La odisea de los giles, sobre libro de Sacheri. Belloso y Darín. Foto: Difusióon

La película sabe entretener. Tiene el argumento sencillo de una fábula, y deja en el espectador una sensación de revancha ante las injusticias sociales. Sobre todo para el espectador rioplatense, dado que ocurre en tiempos de la crisis de 2001. Y Chino Darín se explaya sobre sus recuerdos de aquella crisis que marcó a la región.

La odisea de los giles
La odisea de los giles. Foto: Difusión

La crisis de 2001 formó parte de mi vida, como de tanta gente. Yo personalmente lo recuerdo como el fin de mi infancia. Yo tenía 12, 13 años, estaba empezando el Secundario. Y me cambié de un colegio privado, que era una burbuja, a un colegio muchísimo más inclusivo, donde había gente de distintos estratos sociales. Ese nuevo colegio estaba en pleno Microcentro, y la calle en 2001 estaba en ebullición. La bronca y la violencia que se respiraba, por la injusticia, era visible”.

Al ser consultado si no era demasiado chico entonces para tener esa percepción tan madura de lo que estaba sucediendo, responde con humor: “Yo era muy grande cuando era chiquito. Siempre fui muy adulto. Siempre me importó todo lo que pasaba a nivel social, y en un tiempo sentía que no estaba en contacto. Pero esa decisión que tomamos, con seis amigos, de cambiarnos de un colegio privado a otro de características muy distintas, creo que fue la decisión más importante que tomé en mi vida. Fue el contacto con la realidad. Antes estábamos cuidados, viviendo una fantasía. Una burbuja. Que no reniego de eso, porque formó parte de mi vida y me dio un lugar de contención. Pero esa decisión implicó empezar a viajar en Subte, a patear el centro de la ciudad. Descubrimos una realidad que no conocíamos”.

Chino Darín como Mauricio Rosencof en "La noche de 12 años"
Chino Darín como Mauricio Rosencof en "La noche de 12 años"

A menos de dos décadas de aquellos años de estudiante, hoy Darín hijo tiene que hacer frente a una fama que tiene lógicamente dos caras. “Sin duda la fama tiene un peso. Porque la pérdida del anonimato tiene un peso. Hay una libertad en el anonimato. Eso hoy se puede ver claro en las redes sociales, donde la gente se suelta con una cantidad de cosas, y hasta es más anónima allí que en el barrio. Y nosotros estamos en las antípodas de eso. No somos anónimos ni en las redes sociales ni en nuestra vida corriente. La fama tiene un peso pero la clave está en como lidies con eso. Y aun así, por más clara que tengas la forma de manejarte con eso, después quedás sujeto a circunstancias que no controlás”.

Chino Darín
Chino Darín, cuando estuvo en Montevideo promoviendo "La noche de 12 años"

Esas dos caras de ser famoso tienen mucho que ver, explica Darín, con el vínculo concreto que se establece entre el artista y su público. “A veces puede ser muy enriquecedor como artista que alguien venga a saludarte. Pero otras veces hay una gran injusticia, que tiene que ver con una cuestión completamente superficial. Es eso de buscar obtener algo de vos. Es distinto. Es ese que viene y no quiere compartir. Quiere llevarse algo. Vos sos un trofeo para él. Y también es válido y a veces estás en el mejor de los humores para prestarte. Y esa es la predisposición que uno tiene que tener. Pero nadie te pregunta de dónde venís, ni cómo estás. Y por ahí uno me pide un video para su hermana, y por ahí me estoy cagando y no quiero hacer el video ahora. O por ahí vengo de una tragedia familiar. Y yo no estoy para poner mi mejor cara y darte un video. La gente no entiende eso. No le importa. Y esa es la parte que es injusta. Me parece”.

camino personal

“Cargaba con la sombra de alguien que no era yo”

Consultado sobre cuándo comenzó a notar que su fama cobraba peso propio, Chino Darín explicó: “Fue cuando me empezaron a integrar a proyectos muy de autoría, muy de nicho. Como La noche de 12 años, donde se requería un laburo actoral muy comprometido. Y podrían haber llamado a cualquier actor del planeta. Y que alguien me haya dicho en un momento que querían que lo hiciera yo, para mí fue muy importante. En hechos como ese, fui afianzando la concepción que uno tiene de sí mismo. Pero todo eso para mí fue un proceso, bastante pedregoso. Al principio cargaba con la sombra de alguien que no era yo. Necesitaba en algún momento sentir que lo que se me reconocía de mi trabajo, solamente tenía que ver conmigo”.

entretenimiento

Una aventura llena de personajes pintorescos

Una película de matiné, que tiene como telón de fondo la dura crisis económica de 2001. Esa es una de las tantas maneras de definir La odisea de los giles, adaptación del libro de Eduardo Sacheri titulado La noche de la Usina. Para llevar adelante esta película de aventura, ubicada en un apartado lugar de Argentina, se contó con un elenco estelar, que dan vida a los muchos personajes. Además de Chino Darín y Ricardo Darín, Luis Brandoni, Verónica Llinás, Daniel Aráoz, Carlos Belloso, Rita Cortese
Andrés Parra y Marco Antonio Caponi, entre otras caras conocidas
.
Dirigida por Sebastián Borensztein, cuenta la historia de un grupo de vecinos de un pueblo y su deseo de sacar adelante una cooperativa. Pero durante el “corralito” los deja con las ilusiones truncas, y para peor se enteran que detrás de todo eso hay una estafa. Recuperar lo que era de ellos se transforma en la nueva meta de este grupo heterogéneo, que constituye una galería de personajes, en la que no falta el humor, ni la pintura de una época y un lugar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)