Oscar 2021

Chadwick Boseman, una despedida prematura que puede valer un Oscar

Aunque la competencia incluye a Anthony Hopkins, Gary Oldman y Riz Ahmed, el fallecido actor de "Pantera negra" es el favorito a llevarse el premio al mejor actor por "La madre del blues"

Chadwick Boseman en "La madre del blues". Foto: Netflix
Chadwick Boseman en "La madre del blues". Foto: David Lee/Netflix

Chadwick Boseman podría ganar un Óscar póstumo por su papel en La madre del blues, aunque Anthony Hopkins (The Father) y Riz Ahmed (Sound of Metal) han demostrado que también son merecedores de premio en una de las categorías más abiertas, que completan Gary Oldman (Mank) y Steven Yeun (Minari).

Tan solo dos actores han ganado un Óscar tras su muerte —Peter Finch, en 1977, por Poder que mata y Heath Ledger, en 2009, por El caballero de la noche— pero la Academia de Hollywood podría emular a los Globos de Oro y a los premios del Sindicato de Actores (SAG Awards) para homenajear a uno de los actores más queridos de la gran pantalla, que falleció por un cáncer de colon en agosto de 2020 a los 43 años.

Desde que Netflix presentó La madre del blues sus dos protagonistas, Viola Davis y Boseman, se convirtieron en favoritos gracias a su gran química en una interpretación casi teatral.

Ambientada en Chicago en 1927, la película se adentra en los ensayos de la cantante afroamericana Ma Rainey, conocida como la “Madre del Blues” y pionera al ser una de las primeras artistas que grabó su música acompañada de una orquesta, con la que influyó a iconos como Billie Holiday.

Boseman interpretó al trompetista Levee, un músico descarado y obsesionado con las vanguardias que desespera a la artista por su falta de disciplina.

“Había una trascendencia en la actuación de Chad, pero era que tenía que haberla”, dijo Davis en una entrevista de The New York Times. “Era un hombre que estaba furioso con Dios, que había perdido incluso su fe. Entonces (Boseman) tenía que ir al borde de la esperanza, la muerte y la vida para hacer que ese personaje funcione. Por supuesto, miras hacia atrás y ves que ahí es donde estaba”.

El actor trabajó en el personaje mientras recibía tratamiento por un cáncer que el resto del equipo desconocía. Ni siquiera la propia Davis era consciente de la enfermedad de su compañero, a quien notaba con un cansancio extremo durante los descansos que desaparecía en cuanto las cámaras comenzaban a filmar, según confesó tras su muerte.

Desde entonces su viuda, Taylor Simone Ledward, ha aceptado todos los honores destinados a su difunto marido.

“Él habría dicho algo hermoso, algo inspirador, algo que amplificaría la pequeña voz que hay en todos nosotros (...) Yo no tengo sus palabras, pero tenemos que aprovechar todos los momentos para celebrar con aquellos que queremos”, dijo entre lágrimas durante los Globos de Oro.

El Óscar reconocería una notable actuación y además rendiría tributo a un actor que se convirtió en icono para la comunidad negra por dar vida al superhéroe Pantera negra en la poderosa saga de Marvel.

El año pasado, también se lo vio en Cinco sangres, la película de Spike Lee en la que interpretaba a un soldado en Vietnam. Por esa actuación también se lo había mencionado como posible candidato al Oscar como actor secundario.

Por primera vez hay posibilidades de que los cuatro premios de interpretación vayan a actores afroestoadunidenses.

La inclusión de Viola Davis y Andra Day (The United States vs. Billie Holiday) en la carrera por mejor actriz representa solo la segunda vez en la historia de los Oscar que la categoría ha presentado a más de un contendiente negro; la última vez fue en 1973, cuando Cicely Tyson fue nominada por Sounder y Diana Ross por El ocaso de una estrella (y al igual que Day, Ross también interpretó a Billie Holiday). Si Davis gana este año, se convertiría en la segunda actriz negra después de Halle Berry en prevalecer en esta categoría.

La doble victoria de Davis y Boseman también convertiría a La madre del blues en la octava película en llevarse los dos premios Oscar a sus protagonistas principales, una hazaña que no se consigue desde Mejor imposible de 1997, y sería la primera en logralo sin figurar en la categoría a mejor película.

Si existe la posibilidad de que el Oscar a mejor actor principal sea ganada por dos afroestadounidenses, lo mismo pasa en la categoría de intérpretes secundarios.

Allí, nunca antes había presentado tres nominados negros en el mismo año, ni dos nominados negros por la misma película (Daniel Kaluuya y Lakeith Stanfield por Judas and the Black Messiah). El otro afroestadounidense nominado, la estrella de One Night in Miami, Leslie Odom Jr., también fue nominado en la categoría de mejor canción, una doble inclusión que alguna vez fue rara y que ahora ha sucedido los últimos cuatro años, con Cynthia Erivo por  Harriet, Lady Gaga por Nace una estrella y Mary J. Blige por Mudbound.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados