CINE

Celos brasileros vuelven a navegar

En cartel, S.O.S.: Mujeres al mar, la Globo en el cine.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Giovanna Antonelli: nuevamente es Adriana, una escritora insegura en el amor. Foto: Difusión

En un país como Uruguay, donde las telenovelas brasileñas son un placer que se ven sin culpa e incluso tienen cierto prestigio, el cine de Brasil solo se ha mostrado en pocas dosis.

Se han visto comedias divertidas, por ejemplo, y conviene recordar que Doña flor y sus dos maridos sea una de las películas más taquilleras de todos los tiempos en Uruguay. También estuvo Tieta de Agreste que también era con Sonia Braga y también estaba basada en un de Jorge Amado.

Desde hace un tiempo, otros géneros han tenido mayor trascendencia gracias a los premios internacionales como el drama (Estación central o Ciudad de Dios) o películas con un alto una combinación de acción y conciencia social, como Tropa de Elite y su secuela. Directores como Fernando Meirelles, José Padilha y Walter Salles, además, han tenido una carrera internacional.

Pero ahora vuelven con una comedia. S.O.S: mujeres al mar 2, que se estrenó este jueves en Uruguay y que, todo indica, tiene la gracia de aquellas comedias costumbristas, con el toque extra de ser coproducida por la Globo; y ahí están sus estrellas para darle otro atractiva.

La primer S.O.S.: mujeres al mar fue una comedia graciosa y exitosa, con cerca de dos millones de espectadores en Brasil. Fue dirigida por Cris DAmato y con guión de Sylvio Gonçalves. La pareja protagonista era a Giovanna Antonelli (Adriana) y Reynaldo Gianecchini (André). La trama giraba en torno a Adriana, una mujer encaprichada con reconquistar a su ex marido Eduardo, quien anda con ueva novia, una rubia estrella de las novelas. Eduardo se embarca, acompañado, en un crucero rumbo a Italia, y Adriana, motivada por un libro de autoayuda decide subirse también, Va acompañada por dos compinches: su hermana Luiza y su empleada, Dialinda (una muy graciosa Thalita Carauta), para que le sirvan de escuderas. Así estas tres mujeres comienzan una sucesión de tropezones cómicos que concluye con el encuentro de Adriana con André y todo navega hacia un final feliz.

Fue un éxito, y era casi una obligación que tuviera una secuela con el mismo elenco técnico y actoral.

Se sigue la misma linea argumental de la primera película. Continuan, así, las aventuras de Adriana, quien ahora es una escritora consagrada gracias al libro que resume las peripecias que vivió para olvidarse de su ex marido, y André, vuelto un célebre diseñador de modas; su relación amorosa va viento en popa. Pero cuando André realiza un gran desfile en un crucero, y Adriana se entera que otra exnovia modelo va a estar allí, la insegura Adriana intentará, como sea, embarcarse en el crucero por el Caribe. Va a ser un lío.

En esta nueva aventura, el centro de la historia ya no es solo Adriana, quien viaja por México y Estados Unidos (con parada obligada en las atracciones de Orlando) para intentar subirse al barco. Los personajes de Dialinda (quien logró su sueño de vivir en Estados Unidos y ahora quiere un marido estadounidense para obtener la green card) y su hermana Luiza, tienen más protagonismo que en la primera parte.

Una vez más, los temores femeninos son el centro de esta comedia. Y si bien antes se trataba de un capricho por recuperar el amor perdido, en esta oportunidad son los miedos a la infidelidad los que desencadenan momentos graciosos.

S.O.S. mujeres al mar 2, es una comedia de enredos y situaciones graciosas, nuevamente a bordo de un crucero, lo que debería de ser un sitio ideal para relajarse y descansar. Pero con estas mujeres, a veces eso no es tan fácil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)