Darío Grandinetti es el protagonista de la serie que empieza hoy

"La casa del mar" pone en marcha el misterio

La fórmula parece repetirse hasta el cansancio a lo largo de la historia de la literatura policial y desde hace un buen tiempo también en el cine y la televisión. Una chica desaparece misteriosamente y comienza una búsqueda que arroja más sospechas e inconsistencias que respuestas y soluciones. Pero la fórmula no por vieja se desgasta; lo que importa, en todo caso, es cómo se aplica. Las fórmulas duraderas por algo duran.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La serie fue creada por Laplace.

Y acá estamos ante otro caso de chica desaparecida y otro policial de corte más bien clásico que viene desde Argentina, que supo darnos policiales y muy buenos, especialmente con Nueve reinas (2000) y El aura (2005), ambas de Fabián Bielinksy. Ahora es el turno de La casa del mar, escrita y dirigida por Juan Laplace, quien ya estuvo al frente de dos miniseries: Víndica (2011) y Perfidia (2012).

La acción ocurre en un lugar donde no deberían pasar estas cosas, donde la gente va a descansar y pasarla bien. Laura, la joven de 17 años, desaparece en Mar del Pinar y revoluciona la calma del lugar. La joven, oriunda de Bahía Blanca, lleva doce días desaparecida y el enjambre de periodistas es igual o mayor al de los policías que rastrean la zona en busca del cuerpo y hacen preguntas a los vecinos en busca de pistas.

Durante cuatro episodios de una hora de duración, que empezarán a emitirse a partir de hoy a las 22 horas a través de la señal On DirecTV (la señal 201 en la canalera del servicio) y que también puede verse a través de la plataforma online DirecTv Play en alta definición, Laplace teje un misterio que busca atrapar al espectador por los rincones inexplorados de su trama pero, por sobre todas las cosas, por medio de los personajes que le dan vida, que van desde lo más siniestro hasta lo más cotidiano, pasando por varios matices.

El personaje principal es sin dudas Jorge Pelazas, el inspector de la Policía Federal al que da vida el siempre convincente Darío Grandinetti. Detectives, desde el Dupin de Poe en Los crímenes de la Calle Morgue hasta ahora, existieron muchos y de todo tipo. En la pantalla chica han sido especialmente influyentes las parejas que protagonizan Twin Peaks y True Detective, dos referencias más o menos importantes de La casa del mar.

Con rasgos de policía clásico pero sin perder pie en cierto aire regional, Pelazas se adentra en una atmósfera donde todos parecen ocultar siempre algo.

El gran centro del misterio parece ser un escritor solitario que se encontraba cuidando una casa en el balneario, Daniel Johnson, al que encarna Juan Gil Navarro. El hombre, que vio a la desaparecida Laura poco antes de que ocurrieran todos los hechos, está en la duda de si involucrarse en los hechos o mantenerse al margen.

Pero si hay algo que resulta difícil en un lugar tan chico y con un hecho tan grande es justamente mantenerse lejos. A Johnson se suma su amiga (¿novia, amante?) Ana, encarnada por Gloria Carrá. Dueña de la casa donde se está quedando el escritor, también se verá involucrada inevitablemente en la trama.

Y por encima de todo esto, más allá del desconcierto de la gente común que rodea el hecho, de las preocupaciones de los implicados y de las pesquisas del detective, está Rogelio Ramos, interpretado por Antonio Birabent, un conocido Ministro que resulta ser el abuelo de la desaparecida. Esto añade una capa más al asunto y pone en marcha un juego de influencias y presiones que no siempre servirán para hacer avanzar la investigación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados