FALTAN DOS DÍAS PARA LOS OSCAR

Una carrera que lleva al Olimpo de los cineastas

Todo indica que Damien Chazelle será el Mejor Director en los Oscar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Damien Chazelle, con 31 años, será el director más joven en recibir un Oscar Foto: Difusión

El estreno ayer de Luz de luna completa a dos días de la ceremonia, las películas nominadas estrenadas en Uruguay. El drama de Barry Jenkins sobre un joven pobre, negro y homosexual en Miami, es un poderoso documento de su tiempo hecho con imaginación e interesante referencias cinéfilas. El Oscar a Mejor Director, sin embargo, no parecería estar en el futuro de Jenkins.

Todo indica que ese premio irá para Damien Chazelle por La La Land. Es que, además, de ser una película notable es un homenaje al cine, a una manera de hacerlo y a una manera de disfrutarlo. Chazelle, que tiene 31 años, está llamado a grandes cosas. De ganar, además, será el más joven en llevarse el Oscar a Mejor Director en la historia, robándole el título a Norman Taurog que lo ganó en 1931 por Skippy.

Chazelle ya ganó el Globo de Oro, el Bafta, y el premio del Sindicato de Directores, y La La Land tiene otras 13 nominaciones y se supone que podría ganar por goleada la noche del domingo.

Quizás todo el entusiamo provocado por La La Land y lo vistosa que es la idea de Chazelle, puede hacer olvidar la sutileza de Kenneth Lonergan en Manchester junto al mar. Un Oscar para él sería una sorpresa, sí, pero bastante merecida.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Principalmente porque Lonergan la viene peleando hace tiempo. Primero como guionista (Pandillas de Nueva York, por ejemplo) y después como director con You Can Count On Me y Margaret, una gran película cuya percepción quedó marcado por conflictos judiciales que enfrentaron las inquietudes artísticas de Lornegan con las expectativas artísticas de su productora. Un Oscar por Manchester junto al mar podría compensar malos momentos.

En todo caso, su retrato de la depresión de un hombre marcado por la culpa y la desazón consigue transmitir la frialdad de su tema, desde el paisaje (una helada Nueva Inglaterra) a la manera de narrar depuradísima y un guión que va revelando su intensidad como una muñeca rusa.

En otra cuerda, Dennis Villeneuve construye en La llegada, una película de ciencia ficción atípica llena de grandes ideales visuales. No estaría para ganar.

El otro nominado es Mel Gibson, quien deberá conformarse con la nominación después de una década de ostracismo de la elite hollywoodense.

Mirá acá el especial de El País sobre los Oscar y votá a tus favoritas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados