Oscar 2018

Una carrera que tiene aspirantes despegados

Los rubros actorales del próximo Oscar aparecen definidos de antemano

Las horas más oscuras
Gary Oldman, el favorito a mejor actor

En la primera ceremonia, no se entregaron premios a mejores actores secundarios, y los Oscar a mejor actuación de las películas estrenadas entre el 1° de agosto de 1927 y el 31 de julio de 1928 no premiaban una actuación en particular. De hecho, ni siquiera recibían un Oscar: a los actores y actrices les dieron una plaqueta hasta 1944, cuando recién se ganaron el derecho a una estatuilla.

En aquella primera edición, Emil Jannings ganó por The Way of All Flesh y The Last Command, y Janet Gaynor por 7th Heaven, Street Angel y Sunrise: A Song of Two Humans de Murnau, una de las grandes obras maestras del cine. Los primeros premios a actores de reparto se dieron en 1936 y fueron para la hoy ignota Gale Sondergaard por Adversidad, y el quizás un poco más recordado Walter Brennan, por Hijo y rival.

Hoy, nueve décadas desde el inicio de los Oscar, los premios a la interpretación siguen siendo de los más importantes. Para empezar, los actores ocupan la mayor parte de la plantilla de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (son unos 1.300 en unos 6.000; el dato no es público) y, además, certifica una categoría de estrellato y prestigio que es la que sustenta toda la estructura del cine industrial.

No siempre ayudan y, por mencionar ejemplos más o menos cercanos, muchas veces el Oscar (principalmente el de intérprete secundario) es un momento fugaz en una carrera: Cuba Gooding Jr. (Jerry Maguire), F. Murray Abraham (Amadeus), Joel Grey (Cabaret), Louis Gossett Jr. (Reto al destino) o Jean Dujardin (El artista) nunca pudieron ir más allá de su discurso de agradecimiento.

En general es una categoría tirando a previsible y se suele premiar composiciones actorales de esas que exigen compromiso y transformación. En ese sentido, y a juzgar porque no ha parado de ganar en esta temporada de premios, parece que el Churchill de Gary Oldman en Las horas oscuras, es el excluyente favorito en su categoría. Las sutilezas (y el anuncio de una despedida) hacen que Daniel Day-Lewis (que ya tiene tres Oscar) sea el enemigo más cercano por su Reynolds Woodcock en El hilo fantasma. Sería verdaderamente una sorpresa que el Oscar fuera para Daniel Kaaluya (¡Huye!), Denzel Washinton (Roman J. Israel, Esq.) o Timothee Chamelet que esta muy bien en Llámame por tu nombre pero es joven y volverá a tener oportunidades.

El mismo nivel de favoritismo de Oldman, parece sacarle expectativa a la estatuilla para mejor actriz. Hasta ahora todos los premios (incluyendo el de su propio sindicato) fue para Frances McDorman por su Mildred Hayes, la madre desesperada de 3 anuncios por un crimen; McDorman ya ganó por Fargo en 1996. No parece que Sally Hawkins que es una de las grandes actrices británicas del momento (quien estuvo nominada por Blue Jasmine) y que está notable en su muda enamorada de un monstruo en La forma del agua pueda robarle esa alegría a McDormand. Harían saltar la banca, Margot Robbie (I, Tonya), Saoirse Ronan (Lady Bird) y Meryl Streep (The Post) que llega a su nominación número 21 y siempre tiene posibilidades.

Tres anuncios por un crimen
Vea una escena con dos nominados de "3 anuncios por un crimen"

Aunque uno tenga su corazón en Willem Dafoe —el único nominado de una de las mejores películas del año, The Florida Project—, parece difícil que pueda frenar el impulso con el que viene Sam Rockwell con su policía racista en 3 anuncios por un crimen. Dafoe arma su personaje a partir de pequeños detalles, lo de Rockwell es muy bueno, sí, pero también llena más el ojo. Los otros que ambicionan la categoría son Woody Harrelson (por 3 anuncios...), Richard Jenkins (La forma del agua) y Christopher Plummer por Todo el dinero del mundo, el papel que compuso en una semana para sustituir a Kevin Spacey.

Finalmente, ha habido unanimidad hacia los méritos de Allisson Janey (la madre obsesiva de la aún no estrenada I, Tonya) en el siempre disputadísimo rubro de mejor actriz secundaria. Todas están muy bien (Mary J. Blige por Mudbound; Lesley Manville por El hilo fantasma; Laurie Metcalf por Lady Bird y Octavia Spencer por La forma del agua) pero Janney combina una carrera larga (era la esposa del militar en Belleza americana, por ejemplo) y un personaje inolvidable.

Yo, Tonya
Una escena de "I Tonya" con Allison Janney y Margot Robbie, dos nominadas

El premio a los intérpretes secundarios es el primero de la ceremonia y el protagónica es uno de los cinco grandes premios (junto a película, director y guionista) y los que generan más expectativa, incluso por lo que se va a decir en el discurso de agradecimiento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)