CINE

Cannes se mantiene como el hogar del mejor cine actual

Varios favoritos disputan para quedarse con la Palma de Oro de este año.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Winding Refn posa con su esposa Liv Corfixen y Elle Fanning. Foto: Reuters

Con la proyección de Forushande del iraní Asghar Farhadi en la sala Grand Theatre Lumière concluyó ayer la presentación de la última película, de las 21 exhibidas, que compiten en la Selección Oficial por la Palma de Oro, el máximo galardón que otorga el Festival de Cannes. Ahora resta que el jurado presidido por el director George Miller decida cuál se quedará con el premio mayor.

Si algo se ha destacado en el festival de este año, son los regresos, como el caso de Nicolas Winding Refn con The Neon Demon. En la tercera visita del danés a la Riviera francesa luego de Drive en 2011 (Palma de Oro en Dirección), vuelve a generar reacciones encontradas, ya que su película fue descrita como "otro trabajo con cero compromiso artístico" por el Telegraph, mientras la revista Time habla de una película de terror sobre "el vacío mundo de la moda en Los Ángeles. Una película muy estilizada, con un aura lógico-onírica que recuerda a la película El camino de los sueños de David Lynch". Pero como esa emoción controvertida es lo que más gusta en La Croisette, puede generar sorpresas la película protagonizada por Elle Fanning.

El mismo recibimiento tuvo Juste le fin du monde, de Xavier Dolan. El joven realizador, que en 2014 se llevó el premio del jurado por Mommy cuando contaba con solo 25 años, vuelve a generar tanto aplausos como abucheos. Al igual que el director Olvier Assayas por Personal Shopper, película calificada como vacía por algunos, mientras otros destacaban la actuación de la actriz Kristen Stewart.

El rumano Cristian Mungiu, también favorito este año (Palma de Oro en 2007 por 4 meses, 3 semanas y 2 días), se acerca otra vez a la gloria. Su nueva película Graduation es "magistral", según Peter Bradwhaw de The Guardian. Una película que "referencia la dictadura brutal de Ceaceuscu y los innumerables traumas que originó en la población, en un contexto en el que se pone de manifiesto que la vida, la muerte y el sufrimiento de un ser humano no valen absolutamente nada para el ojo externo del egoísta ciudadano de a pie", decía el crítico español Alberto Sáez Villarino.

Otro de los favoritos de siempre es el coreano Park Chan-wook con The Handmaiden, drama situado en la colonización japonesa de Corea, que la crítica la posiciona a la altura de su trilogía de venganza —Simpatía por el Sr. Venganza, Oldboy, premio del jurado en 2003, y Lady Vengance— y que se planta también como favorita.

Otra película con buena recepción en La Croisette fue American Honey de Andrea Arnold (premio del jurado en 2006 por Red Road y en 2009 por Fish Tank), sobre una adolescente sin nada que perder que se une a otros jóvenes para atravesar el país y se ve atrapada en un torbellino de fiestas. "La película es descrita como demasiado atrevida para los votantes del Oscar. Pero American Honey es tal vez la mejor película que he visto", comentó Ramin Setoodeh de Variety.

Pero noveles directores también despertaron la admiración de la audiencia y los críticos. Como Jeff Nichols por el drama Loving, pero sobre todo para la actriz Ruth Negga, quien para muchos tiene posibilidades de llevarse el premio a Mejor Actriz. En Loving, Negga interpreta a Mildred Loving, quien en 1958 fue condenada a prisión junto a su esposo Richard (Joel Edgerton en la pantalla), por constituir una pareja interracial. Aquarius, película brasilera, y la única latinoamericana que compite este año, del director Kleber Mendonça Filho, también fue aplaudida. Allí se presentan las divisiones de la sociedad brasilera a través del relato de una crítica de música (Sonia Braga), quien se niega a vender su apartamento en Recife para que construyan un complejo de apartamentos.

Pero no todo fueron sonrisas este año. La peor parte se la llevó Sean Penn, quien concurrió a Cannes en calidad de director de The last face, donde Charlize Theron y Javier Bardem interpretan a una pareja de enamorados en medio de una crisis humanitaria.

Aunque no hay que tomarlo a mal ya que Taxi Driver de Martin Scorsese y Tiempos violentos de Quentin Tarantino fueron abucheadas tras su paso por el Festival, y aunque el tiempo tiene la última palabra, a La Croisette le gusta la controversia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)