Crítica

¿Cómo es "El camino de regreso", el proyecto más personal de Ben Affleck ?

La nueva de la estrella se estrenó directamente en las plataformas de streaming de los canales de cable: es un drama deportivo sobre la lucha de un entrenador con el alcoholismo

Ben Affleck
Ben Affleck, un entrenador en problemas

El empeño que le puso a la promoción de este proyecto, incluyendo un confesional reportaje en The New York Times, habla de la importancia que Ben Affleck, le da a El camino de regreso, su última película que, por culpa de la pandemia, se estrenó directamente en el streaming; en Uruguay está para alquilar en las plataformas on demand de los servicios de cable.

Originalmente Warner Bros, pretendía estrenarla en cines y era uno de sus lanzamientos importantes de la primera mitad del año.

Affleck intepreta a Jack Cunningham, un obrero de la construcción que soporta el duelo por la pérdida de un hijo y la destrucción de su matrimonio, batiendo records de resistencia alcohólica. Se ha convertido en un borracho que pasa horas en el bar de donde, muchas veces, sale solo apoyado en otro parroquiano.

La oportunidad de redimirse viene envasada en la oferta de ser el entrenador del equipo de basketball de su colegio, donde aún es recordado como una suerte de estrella. Se va a encontrar con un equipo tirando a malo y sin disciplina que él encarará, mientras enfrenta sus propias carencias personales.

El entusiasmo de Affleck por la historia, lo ha dejado claro el propio interesado: su padre era un alcohólico y él mismo ha venido combatiendo contra el mismo problema. Lo ha enfrentado desde un perfil más alto que su personaje y, probablemente, con una mayor complejidad con la que ofrece acá el guion.

Sin estar mal -es un drama seco que se deja ver-, el principal problema de El camino de regreso parecería ser su previsibilidad. Después de tanto drama de superación personal y grupal en ámbitos deportivos (incluso basqubolísticos en una serie como Herencia de gloria a una como Ganadores), es fácil predecir para donde va a ir la historia. El guion es de Brad Ingelsby, quien había mostrado mayor profundidad en la interesante Out of the Furnace de Scott Cooper.

Cuestiones como si él podrá superar sus demonios interiores o el equipo saldrá de la categoría de perdedor contumaz, son, acá, preguntas retóricas. Que la respuesta a alguna de ellas esté dada en cámara lenta y con música épica, es una de las redundancias de la película.

El director Gavin O’Connor (quien había trabajado con Affleck en El contador y ya filmado dramas deportivos) y el fotógrafo Eduard Grau, le dan a la historia un aire realista gracias a la cámara en mano que aporta un movimiento casi documental. Algunos encuadres y unos planos generales en el que interfieren rejas o tejidos hablan de confinamiento emocional en el que vive el en su caída estrepitosa e improbable rendención.

Está claro que todo está al servicio de Affleck quien acá logra una de sus mejores actuaciones dentro de los estándares de su limitado rango actoral. Pero hay un compromiso con el papel que se nota en la intensidad que consigue a pesar de la planicie psicológica que el guion aporta sobre su personaje. El mayor despliegue lo puede hacer cuando, en una de las mejores escenas, visualizamos los abismos de la compulsión por los que transita ese entrenador que tiene todo para la gloria y se conforma con los chistes de la barra del bar.

Affleck encaró la película en simultáneo con otra de sus entradas en rehabilitación por lo que está claro que hay algo catártico y terapéutico para él en el proyecto. Y eso está muy bien: el problema que no necesariamente eso se transforma en una película apasionante, sino en un drama ahogado por sus lugares comunes.

Ficha
El camino de regreso (**)
OrigenEstados Unidos, 2020
Título originalThe Way Back
DóndeAlquiler en NsNow  Flow y Clarovideo.

  Director: Gavin O’Connor. Guion: Brad Inglesby. Fotografía: Eduard Grau. Editor: David Rosenbloom. Música: Rob Simonsen. Con: Ben Affleck, Al Madrigal, Janina Gavankar, Jeremy Radin, Brandon Wilson, Melvin Gregg, Michaela Watkins,. Duración: 108 minutos. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados