crítica

Búsqueda en un pasado lleno de ambigüedades

La presión de un grupo de aficionados al misterio y las estrecheces económicas, obligan a la protagonista (Charlize Theron) en una búsqueda que preferiría no emprender.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
No es lo mismo ser estrella que ser actríz: Charlize Theron logra ser ambas cosas

Cuando tenía ocho años, su madre y dos hermanas fueron asesinadas de manera brutal, y el único hermano sobreviviente (además de ella) fue condenado por los crímenes. El fallo se basó, entre otras cosas, en el borroso testimonio de la protagonista, quien a cierta altura comienza a cuestionarse acerca de si las cosas ocurrieron realmente como ella cree recordarlas.

El asunto proviene de una novela de la escritora Gillian Flynn, autora también de Perdida, que fue llevada al cine con dirección de David Fincher, con Ben Affleck y Rosamunde Pike en los papeles centrales. En el caso de Perdida, la adaptación al cine fue escrita por la propia autora; en el de Lugares oscuros el adaptador fue el director, el francés Gilles Pacquet-Brenner, pero en ambos casos se advierten rasgos atribuibles a Flynn: el gusto por los misterios enredados, una persistente ambigüedad en el comportamiento de los personajes, la posible doble o triple lectura de algunas situaciones. A esa mujer le encanta complicar las cosas, y de ahí derivan algunas de las virtudes y los defectos de sus trabajos.

Ello se advierte en particular en la zona central de esta película, compuesta por varios "flashbacks" que ilustran los antecedentes del múltiple crimen, mientras Theron investiga en busca de nuevas pistas. Un mayor pulido de libreto pudo evitar algunas dispersiones y clarificar la forma en que ciertas informaciones llegan al espectador (hay allí cierta vacilación en el punto de vista narrativo). En el haber de Flynn y del director Pacquet -Brenner hay que reconocer empero que el material no se les va en definitiva de las manos: complican mucho y hay bastante artificio en la resolución, pero esta no transgrede las reglas de la lógica interna. Cuando las fichas caen en su sitio, la solución no deja los cabos sueltos que podían temerse, y hasta dos o tres datos deslizados de manera casi casual durante el desarrollo adquieren un sentido inesperado. Esas son las virtudes de una decente historia policial.

No es (no pretende ser) gran cine, y podría ser un exceso de rigor pretender que lo sea. Es un entretenimiento armado con un razonable nivel de eficiencia que podría esperar a que aparezca en cable, aunque allí se perdería su buen aprovechamiento de la pantalla ancha. La mejor carta de la que hace gala es de todos modos su elenco: los admiradores del libro de Flynn han protestado porque el personaje de la novela (vulnerable y de baja estatura) no se parece a Charlize Theron, pero habría que preguntarse qué estrella de primera línea que además sea una buena actriz encaja con esa descripción. Los secundarios la respaldan, en particular Chloë Moretz.

SABER MÁS

LUGARES OSCUROS  [**]


Francia 2014. Título original: Dark Places. Director: Gilles Paquet-Brenner. Libreto: Gilles Pacquet-Brenner (novela de Gillian Flynn). Fotografía: Barry Ackroyd. Música: BT, Gregory Tripi. Intérpretes: Charlize Theron, Nicholas Hoult, Chloë Grace Moretz.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados