Crítica | Cine

En busca de los hijos perdidos

El granjero australiano (Russell Crowe) estimuló a sus hijos a enrolarse en la Primera Guerra Mundial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Russell Crowe dirige y protagoniza un proyecto ambicioso.

 Los tres desaparecieron en la desastrosa batalla de Gallipoli, y la tragedia ha provocado un daño colateral: la muerte de la madre. Cuatro años después del combate, Crowe viaja a Turquía, ahora bajo control británico, tratando de averiguar el destino de los muchachos.

La película constituye el primer intento del actor Crowe por ocupar el sillón de director, y lo hace con una película que exhibe un cierto despliegue de producción y un saludable humanismo que intenta restañar las heridas de la guerra. Pero por atrás de su envoltorio hay empero un drama (o varios) tratados con más superficialidad de la debida.

El primero y más obvio es el sentimiento de culpa del personaje de Crowe, que siente que envió a sus hijos a la muerte. El otro, inevitable, es el choque entre vencedores y vencidos: el protagonista debe lidiar con la burocracia británica para lograr su objetivo, pero también desplazarse por un territorio conquistado, muchos de cuyos habitantes (incluyendo la atractiva encargada de hotel encarnada por Olga Ku-rylenko) lo perciben como un enemigo. Hasta hay un "subplot" con el surgimieno de los Jóvenes Turcos de Mustafá Kemal Ataturk, con los griegos como villanos secundarios de la historia (recordar que se trata de una coproducción con Turquía).

El resultado se deja ver pero no despierta excesivos entusiasmos. En un extremo, abusa de la coincidencia y el sentimentalismo (mejor no entrar en detalles), y la suspensión de la incredulidad sale machucada, en particular en lo que tiene que ver con el aura casi mística que rodea al protagonista, zahorí que utiliza sus poderes para realizar hallazgos casi milagrosos. En el otro, el abuso de unos inútiles "flash- backs" que machacan lo que ya se sabe alarga el material sin enriquecerlo. Más tijera y más contención la hubieran mejorado.

Camino a Estambul [**]

Australia/Estados Unidos/Turquía 2015. Título original: The Water Diviner. Dirección: Russell Crowe. Guión: Andrew Anastasios, Andrew Knight. Fotografía: Andrew Lesnie. Música: David Hirschfelder. Producción: Universal Pictures/Fear of God Films/Hopscotch Features. Intérpretes: Russell Crowe, Olga Kurylenko, Jai Courtney, Isabel Lucas. Estreno: 4 de junio en varias salas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados