ENTREVISTA

"Brightburn" demuestra que los superhéroes también pueden ser aterradores

Entrevista exclusiva con David Yarovesky, director de la película de terror Brightburn que hoy llega a los cines

Hoy se estrena Brightburn, una película donde se plantea: qué pasaría si Superman fuera el villano. Foto: Difusión
Hoy se estrena "Brightburn", película de terror sobre un niño extraterrestre que se vuelve el villano de la historia. Foto: Difusión

Una pareja, los Breyer, que quiere agrandar la familia, y no puede, recibe del cielo un tesoro. Dentro de una nave extraterrestre se encuentra lo que entienden como la respuesta a sus plegarias: un bebé al que adoptan como suyo, y que crecerá para convertirse en un niño con poderes sobrenaturales.

Esta idea no solo es el mito del que surge Superman, también es la base de Brightburn. Y mientras el último sobreviviente de Kriptón crece para convertirse en la representación de la bondad y la justicia para la humanidad; Brandon, el protagonista de la película de David Yarovesky que se estrena hoy en nuestro país, bien puede ser su antítesis. Un niño que después de descubrir sus poderes, comenzará a usarlos con propósitos bastante más oscuros.

Buenos efectos visuales, una dirección que toma algunos elementos de El hombre de acero de Zack Snyder (la escena en una cafetería donde se muestra lo que sucede a través de los ojos de la víctima está muy bien hecha), y un personaje que va oscureciéndose con los minutos, son los ingredientes de esta película que protagonizan Elizabeth Banks y el joven Jackson A. Dunn.

Imagen de la película Brightburn
Tráiler de la película "Brightburn"

El Pais habló en exclusiva con David Yarovesky sobre su película, su amistad con el productor de Brightburn, James Gunn, y la actualidad del género de terror.

Brightburn es un “qué pasaría si Superman usara sus poderes para el mal”, ¿cómo se construye una película así?

—La idea era tomar los ideales sobre los que se construyeron los superhéroes con los que crecimos, con lo que siempre nos sentimos seguros y pensar “qué pasaría si”, para mostrarlo de una manera aterradora. Entonces, es como sucede con los payasos, personajes con lo que todos crecimos y nos sentimos seguros, hasta que aparecieron películas como It y nos dio pesadillas a todos, quería hacer eso, pero con los superhéroes.

—Brian y Mark Gunn escribieron Brightburn y James Gunn la produjo. ¿Cuándo surge la amistad con el director de Guardianes de la galaxia?

—Conozco a James desde hace un tiempo, lo conocí en una fiesta y nos hicimos amigos. Por mucho tiempo quisimos hacer una película juntos, pero no terminaba de encajar todo. Finalmente los planetas se alinearon y pudimos crear esto juntos. Me siento increíblemente feliz por tener un mentor y alguien con quien puedo trabajar muy bien.

—Así que Brightburn es como una película familiar.

—Sí, James ofició mi boda y uno de los productores y el director de fotografía de la película fueron los padrinos en mi boda. Todos los involucrados en esta película son amigos cercanos. Por eso, cada día que voy a trabajar es como ir a ver a mi familia.

David Yarovesky: "esta pelicula es como una bocanada de aire fresco, porque es diferente a lo que se hizo antes"
David Yarovesky: "esta pelicula es como una bocanada de aire fresco, porque es diferente a lo que se hizo antes". Foto: Difusión

—¿Qué le aportó James Gunn a la película?

—James es un genio. Hubo momentos en el set donde dijo algunas sugerencias, y fueron tan inteligentes que no pude dormir esa noche, porque me dolía la cabeza con sus ideas. Trabajar con él es como trabajar con una mente que vive el cine. James entiende todos los procesos a la hora de hacer una película, y más profesionalismo no se puede alcanzar. Entonces, tenerlo en un rincón ayudando, fue una experiencia increíble.

—En los últimos años se han estrenado muchas películas de terror, ¿cuál le parece es la situación de este género?

—Creo que las películas de terror están teniendo un resurgimiento. Hubo un tiempo en el que se creía que nadie apostaría su dinero por una película de terror y se hacían menos de 10 películas de terror al año, con poco presupuesto, entre 500 mil y un millón de dólares, y pocas tuvieron éxito. Como resultado, se hicieron películas donde había personas encerradas dentro de una casa, como Nothing Really Happens de Justin Petty. Y esto era porque nadie quería apostar su dinero en el género. Pero películas como El conjuro o Un lugar en silencio, y esta película, hay más dinero involucrado, y eso es bueno porque permite hacer películas locas, o que nunca se habían hecho.

—Las últimas películas de terror se han vuelto sagas. ¿Se debe a una falta de ideas o es porque se apuesta a lo seguro?

—Creo que hay mucha creatividad en este momento. A veces hay situaciones que dificultan que se hagan películas arriesgadas o es más difícil hacer cosas nuevas. La gente ve esta película y es como una bocanada de aire fresco porque es distinta a lo que se hizo antes. Había una idea en mi cabeza, tenía la necesidad de crear imágenes que se pudieran ver y que en un mismo plano se entendiera que fuera una película de superhéroes y de terror a la vez. De ahí surge el diseño de la máscara, la manera en que vuela y cómo vive con todo eso. Y a todas esas ideas tenían la intención de crear un solo concepto, que mires la película y digas: es una película de superhéroes, pero estoy aterrado.

— ¿Brightburn es el inicio de una saga?

—Creo que lo bueno de Brightburn es la sorpresa y los giros que le da al género. Creo que es algo único en esta película, que también puede dar pie a más películas dentro de este universo. Mi intención era sorprender a los espectadores y romper el género.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)