VIOLENCIA DE GÉNERO

Bertolucci reconoció que engañó a Schneider en la escena de la violación

María Schneider reconoció en 2007 que la polémica escena de la violación en la película "Último Tango en París", de 1972, no estaba en el guión original, que se sintió humillada y lloró de verdad. El propio director confesó que junto con el actor planificaron todo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Captura de pantalla / Último tango en París (1972)

La actriz María Schneider confirmó en una entrevista del año 2007 que una escena de la película Último tango en París (1972) no estaba en el guión original.

Era una escena de una violación en la que Schneider reconoce que llegó a llorar de verdad y se sintió humillada, luego de que el actor que la acompañaba, Marlon Brando,utilizara manteca como lubricante, lo que no estaba previsto.

Schneider dijo en 2007 al Daily Mail: "Debí llamar a mi agente o tener a un abogado en el set de rodaje porque no puedes forzar a alguien a hacer algo que no está en el guión, pero yo no lo sabía. Marlon me dijo: “Maria no te preocupes, solo es una película”, pero durante la escena, incluso cuando sabía que no era real, estaba llorando de verdad. Me sentí muy mal porque me habían tratado como a una sex symbol y yo quería que se me reconociera como actriz (...). Me sentí humillada y para ser honesta, me sentí un poco violada por ambos, tanto Marlon como Bertolucci”.

El director de la película,Bernardo Bertolucci, reconoció en declaraciones a la Cinémathèque Francaise, en el año 2013, que en complicidad con el actor planificaron la escena sin queSchneider lo supiera.

Según recoge el diario El Mundo,Bertolucci dijo entonces: "Pobre Maria. Murió, creo que hace dos años. Después de la película no nos volvimos a ver porque ella me odiaba. La escena de la mantequilla la pensamos Marlon Brando y yo esa mañana, antes de rodar. Creo que me porté horriblemente con Maria, porque no le conté lo que iba a pasar. Quería que su reacción fuera la de una chica, no la de una actriz. Quería que se sinitiera la humillación, que gritara ¡no, no!... Creo que nos odió a Marlon y a mí porque no le contamos el detalle de la mantequilla como lubricante. Aún me siento muy culpable por todo esto".

¿Se arrepiente?, le preguntaron, a lo que respondió: "No me arrepiento, pero me siento culpable. Hacer películas es también eso, conseguir cosas. Tenemos que ser completamente fríos. No quería que Maria interpretara rabia y humillación, quería que Maria sintiera rabia y humillación. Después, ella me odió para toda su vida".

Schneider sufrió depresión y se trató por su adicción a la droga. Murió de cáncer en el año 2011.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)