Crítica - Cine

Lo que Berlusconi le dejó a Italia

Entre tantos daños colaterales que traen las crisis está el que sacan lo peor de nosotros. En definitiva dice Paolo Virzi en su última película El capital humano, la debacle será económica pero también es social y moral. Y poco podemos hacer más que observala espantados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La millonaria disconforme que interpreta a Valeria Bruni-Tedeschi es un personaje intenso.

FERNÁN CISNERO

Dividida en tres capítulos y un epílogo, la película cuenta desde tres puntos de vista (a lo Rashomon), la muerte de un ciclista atropellado por una camioneta que se da a la fuga. Con esa excusa, en realidad se están hablando de otras cosas.

En el incidente están involucrados un financista que le ofrece un 40% de interés al padre de la novia de su hijo, un agente inmobiliario de clase media con sueños de ascenso social. Un tercer personaje aporta otro estrato socioeconómico: el de los desclasados, los que sin tener nada para perder, siempre pierden.

A pesar de lo europeo del tema y el escenario (la Lombardía italiana), El capital humano está basado en una novela de un estadounidense, Stephen Amidon, que situaba la acción en Connecticut. Ganó en 2014 siete David Di Donatello, los premios de la industria cinematográfica italiana.

La película tiene un tono diferente al de comedia italiana tradicional que suele traer el cine de Virzi quien es de la generación 1964. Los uruguayos han podido seguir de manera más o menos completa su filmografía —exclusivamente a través de Cinemateca Uruguaya— y entre las más recordables, en una carrera parejamente interesante, habría que poner Caterina va a Roma y La primera cosa Bella.

Junto con Paolo Sorrentino (el de La Gran Belleza) son los nombres más internacionales del actual cine italiano. Son representantes, además, de un cine que retrata con mirada implacable la era Berlusconi.

El capital humano es una película pertinente porque está hablando de la disolución de un modelo social. Hoy, avisa Virzi, somos ambiciosos y eso nos vuelve unos cretinos. El choque cultural entre esos dos mundos (y ese otro de los barrios marginales) es infranqueable.

Aunque la película le da un gran despliegue a la trama de suspenso (saber quién mató al ciclista es un asunto con mucho desarrollo) lo que obliga a cierto apuro de resolución hacia el final, de lo que se está hablando acá es de la voraciadad de la clase alta y la ambición de la clase media por su pedazo de una torta que siempre es ajena.

La película es sobre esos choques sociales y culturales entre los que quizás el amor sea un camino posible. La imposibilidad de un diálogo fluido entre los personajes es una consecuencia de una frialdad crónica.

Es que, como la simetría de las escaleras de la mansión de esos banqueros millonarios, todos los caminos conducen al mismo lugar. Y ese destino no está bueno.

A pesar de que los que parecen tomar las decisiones (malvadas o erradas) son los hombres, en El capital humano, las mujeres juegan un papel trascendente.

En ese sentido, uno de los fuertes de la película es el trabajo de Valeria Bruni-Tedeschi, como Clara, la esposa de ese banquero "buitre". En su desilusión medicada, en su darse cuenta de que está presa de una situación insostenible y de que sus sueños no importan demasiado ante la especulación financiera, está mucho del corazón dramático de la película. Matilde Gioli como la adolescente resolutiva y nerviosa, trabaja con otra sutileza y consigue transmitir la fuerza de su personaje.

Desde el título, esta película plantea la oposición entre ese capital y lo humano, una combinación en la que hoy salimos perdiendo. Porque una crisis no sólo es plata, también está nuestra moral en juego. Y a nadie, dice Virzi, parece importarle en qué nos hemos convertido.

El Capital HUmano [****]

Italia-Francia/2014. Título original: Il capitale umano. Dirección: Paolo Virzi. Guión: Francesco Bruni, Francesco Piccolo y Virzì, sobre la novela Human Capital de Stephen Amidon. Música: Carlo Virzì. Fotografía: Jerome Almeras. Edición: Cecilia Zanuso. Diseño de producción: Mauro Radaelli . Con: Valeria Bruni-Tedeschi, Fabrizio Bentivoglio, Valeria Golino, Fabrizio Gifuni, Luigi Lo Cascio, Giovanni Anzaldo, Matilde Gioli. Duración: 109 minutos. Estreno: 19 de noviembre

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados