CINE

La belleza más fría y más enigmática del cine

Europa celebra a la actriz británica Charlotte Rampling.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rampling recibió elogios por su papel en 45 years. Foto: Archivo El País

La actriz británica, Charlotte Rampling, expresó su satisfacción por el premio de honor en reconocimiento al conjunto de su carrera con el que será homenajeada mañana en la 28ª edición de los Premios del Cine Europeo, que acepta, dijo, por su "amor a Europa".

"Lo que pasa con los festivales es que tratan de traerte y cuando pasas cierta edad te dicen ven que te daremos un premio al conjunto de tu carrera. Pero este premio es importante porque viene de Europa", dijo la actriz en una entrevista concedida a varios medios internacionales.

Rampling, que opta además al galardón a Mejor Actriz por su interpretación en 45 years, de Andrew Haigh, recordó que ya fue distinguida en unos Premios del Cine Europeo por La piscina, de François Ozon.

Aunque dijo no mirar hacia atrás en su carrera, el premio de honor que recibía anoche en una gala en Berlín es un reconocimiento que también acepta por su "amor a Europa".

La actriz destacó, asimismo, la importancia de los galardones que concede la Academia del Cine Europeo (EFA, por sus siglas en inglés), porque "dan difusión a todas las diferentes voces de Europa".

Hay países que tienen sus propios premios, "muy instaurados", como los César en Francia o los Bafta en el Reino Unido, y son esos galardones los que les interesan, señaló.

Pero hay otros países en Europa que no tienen ese tipo de galardones y para los que ceremonias como la que se celebra mañana para distinguir lo mejor del cine europeo, constituyen una manera de dar a conocer una obra que de otra modo quizás no llegaría al público.

"Sólo conocemos a los franceses, a los alemanes, pero no conocemos necesariamente a la otra gente que trabaja y que de hecho puede con frecuencia sorprendernos. Y necesitamos esas sorpresas", subrayó.

Además, "si no tuviéramos festivales ni premios, la gente no se sentiría tan conectada a través del cine", añadió.

Respecto a las razones que la mueven a escoger un papel, Rampling reveló que lo importante es que algo la "mueva por dentro", de manera que sienta que quiere "ser" y "encarnar a esa persona", algo que la "fascine", o incluso que la "perturbe".

En ese sentido, subrayó la importancia de "sentirse deseada" como actriz, porque, en definitiva, cuando interpreta un papel para un director está "actuando para alguien".

Según Rampling, puede recibir muchas ofertas diferentes, pero lo que efectivamente quiere hacer "queda claro bastante pronto" y no tiene que ser siempre en el mismo registro.

Así, su papel de Kate en 45 years supuso un "regreso a casa", al cine británico, el que "probablemente ella necesitaba" aunque no fuera consciente de ello. "Muchas veces necesariamente no tienes por qué saber lo que necesitas y son cosas externas las que te ayudan a encontrar el camino", explicó.

Por su trabajo en 45 years, Rampling ha sido mencionada como una candidata al premio a Mejor Actriz en los Oscar. El otro fin de semana, la Asociación de Críticos de Cine de Los Angeles y la de Boston, la eligieron como mejor actriz, prefiriéndola a Cate Blanchett, quien por su papel en Carol es siempre las favorita en esta clase de selecciones.

Rampling nació en Sturmer en 1946. Aunque su primer película fue en un papel muy menor en el clásico El Knack y cómo lograrlo de Richard Lester, que es de 1965, no fue hasta Portero de noche de Liliana Cavani, casi 10 años después, que alcanzó la fama internacional, principalmente como icono erótico.

Trabajó en Hollywood (para directores como Woody Allen y Sidney Lumet, pero también en la olvidable Bajos instintos 2: Adictos al riesgo), pero una gran parte de su carrera es en el cine británico, francés o italiano. En las últimas décadas ha trabajado mucho con Francoiz Ozon en películas como Bajo la arena, La piscina y Joven y bella.

Seguramente ella no lo sepa pero, además, protagoniza una novela uruguaya. En Carlota podrida, Gustavo Espinosa imagina una visita de Rampling a la ciudad de Treinta y Tres y a una pandilla de personajes, encabezados por el enamorado músico Sergio Techera que planea secuestrarla.

Así de grande es la fama de Rampling.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados