CRÍTICA - CINE

Balas, bombas y peleas en Londres

Gerard Butler podría haber sido un muy buen James Bond. No solo tiene la facha necesaria para encarnar al Agente 007. También es lo suficientemente "duro" en lo actoral como para dar vida a un personaje de muy pocas palabras y pura acción. Además, como el primer Bond del cine (Sean Connery), Butler es escocés.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Londres bajo fuego. Foto: Difusión

Es poco probable que Butler suceda a Daniel Craig como Bond: ya pasó los 45 años, lo que lo haría un poco veterano de más para formar parte de una franquicia que saca una película cada tres o cuatro años. Tal vez por eso es que Butler se saca las ganas de ser un letal héroe de acción al servicio de un Estado occidental en esta película, secuela de Ataque a la Casa Blanca (2013).

Aquella tenía una espectacular secuencia de acción: la toma de la Casa Blanca por parte de agentes de Corea del Norte, algo que jamás podría darse en la realidad. Pero como estamos en el terreno de la fantasía pura, funcionaba. Lo que seguía luego de esa secuencia era otra versión del héroe solitario que consigue dar vuelta una situación adversa, como ya se han hecho tantas.

Esta película no tiene una parte tan espectacular como esa, pero sí tiene un planteo tan disparatado como la masiva presencia de agentes de Corea del Norte en suelo estadounidense: en la segunda entrega sobre el implacable Mike Manning (el personaje de Butler), son terroristas de Medio Oriente que se apoderan, literalmente, de una parte de la ciudad de Londres y la mantienen bajo control durante horas.

Ahí cae el presidente de Estados Unidos y Manning, y ambos deben llegar hasta una casa segura cruzando un territorio muy hostil.

Para ser una película claramente "patriotera", es curioso el retrato del presidente de Estados Unidos (Aaron Eckhart): un tipo más o menos de la misma edad que Manning y con una excelente condición física, pero que aún así es un pelele al que el agente del Servicio Secreto poco menos tiene que llevar de la mano hasta el destino (también es curioso que el director de esta película que amontona cadáveres de gente de Medio Oriente haya sido dirigida por un iraní). Hay abundantes peleas, balaceras y explosiones. Quien vaya con ganas de ver eso saldrá satisfecho. El resto seguiremos esperando el regreso de Jason Bourne.

Londres bajo fuego [**]

Título original: London Has Fallen. Dirección: Babak Najafi. Guión: Creighton Rothenberger y Katrin Benedikt, Creighton Rothenberger, Christian Gudegast y Chad St. John. Con: Gerard Butler, Aaron Eckhart, Angela Bassett, Waleed Zuaiter, Morgan Freeman. Duración: 99 minutos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)