Crítica

"Bad Boys para siempre" vuelve con Will Smith, Martin Lawrence y la misma fórmula

La tercera parte de la saga fundada en 1995 tiene a los dos detectives persiguiendo a los villanos de siempre

Bad Boys para siempre
Lawrence y Smith, juntos por tercera vez en Miami.

Hay una persecución en la segunda parte de esta saga -que empezó llamándose Dos policías rebeldes y ahora se anglificó en Bad Boys para siempre- que es lo mejor que dio este invento lanzado en 1995. Es una escena clásica en el que camiones, camionetas, un autazo deportivo y varios autos más domésticos aceleran, se chocan, explotan en una incansable secuencia de 20 minutos donde se ve la mano de un tipo como Michael Bay, que dirigió las dos primeras y que elegirá proyectos como Transformers o Las tortugas Ninja pero es un director con recursos.

En Bad Boys para siempre, Bay (quien igual hace un cameo) fue suplantado por dos directores —los belgas Adil El Arbi y Bilall Fallah, dos desconocidos— y eso no alcanza. Lo que está intacto, y eso es lo que da cierto interés a la película, es la conexión entre Will Smith y Martin Lawrence, que tienen toda la gracia que precisa una buddy movie.

Después de 17 años, Smith vuelve a ser Mike Lowery, el policía mejor pago de Miami (tiene un Porsche, por ejemplo) y Lawrence, Marcus Burnett, quien acaba de ser abuelo y cree estar deseando retirarse. Sin embargo, cuando una banda de narcotraficantes mexicanos liderados por una suerte de bruja de Disney (Kate del Castillo) decide asesinar a todos los involucrados en la detención de un capo mafioso y entre ellos está Burnett, el dúo dinámico debe volver a reunirse.

Para rellenar todos los huecos que deja ese planteo tan simplón y repetido, la película apela a todos los recursos que se patentaron en la primera incluyendo a Joe Pantoliano como el capitán Howard. Su presencia ayuda a dar la idea de que todo es como si los 90 no hubieran nunca terminado.

También apela a una presunta crisis de mediana edad de los personajes aunque al personaje de Smith ni en el rostro, ni en el temperamento parece tener señales del paso del tiempo. Todo esa parte sentimental, se transita mejor cuando se apela a la comedia que, es de lo poco que tiene para ofrecerse acá: Lawrence es verdaderamente gracioso.

El toque de modernidad lo da cierto aire a Rápido y furioso con ese despliegue de motores y sus personajes de una sola pieza. Además se actualiza con el ingreso de un equipo de especialistas, convocados, aparentemente, para rejuvenecer el paquete.

Es decir, como suele suceder la película es moralmente discutible (el personaje de Smith tortura impunentemente a un villano latino) y el guion (firmado por tres personas (Chris Bremner, Peter Craig, Joe Carnahan) no levanta vuelo más allá de una sucesión de lugares comunes.

Pero hay quienes podrán encontrar méritos en esa sencillez y falta de exigencia. Porque las persecuciones -sin ser las de Bay, claro- llenan el ojo, se disparan millones de balas y todo esta bañado por esa pátina de video clip de regaetón que se lleva ahora. Es así como se hacen esta clase de cosas.

Todo va a dar a una escena final que tiene mayor cuidado que el resto y que los fanáticos de la vieja saga van a encontrar como una zona de confort. Y la fórmula funciona: el éxito de Bad Boys para siempre ya aseguró una cuarta parte. Será más de lo mismo pero nadie pide otra cosa.

Ficha
Bad Boys para siempre * *
Título originalBad Boys: For Life
OrigenEstados Unidos/México, 2019
Estreno23 de enero, 2019

Directores: Adil El Arbi, Bilall Fallah. Guion: Chris Bremner, Peter Craig, Joe Carnahan. Fotografía: Robrecht Heyvaert. Editores: Dan Lebental, Peter McNulty. Música: Lorne Balfe. Con: Will Smith, Martin Lawrence, Vanessa Hudgens, Jacob Scipio, Alexander Ludwig, Kate del Castillo, Joe Pantoliano, Nicky Jam, DJ Khaled. Duración: 124 minutos. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)