CINE

Una atípica estrella del cine en festival regional

Rachel Griffiths está en Gramado presentando película.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La actriz australiana se dio a conocer en Six Feet Under. Foto: AFP

Gramado sigue llenándose de cine y de sorpresas, esta vez con la visita de la actriz australiana Rachel Griffiths, conocida por El casamiento de Muriel y las series Six feet under y Brothers and sisters. Llegó para presentar el film irlandés Mammal, uno de los dos que el Festival de Sundance estrenará en la muestra brasileña. Dirigido por Rebecca Daly, Mammal es un muy bien logrado drama acerca de la maternidad. Griffiths dijo que se trató de un personaje completamente opuesto a ella: una mujer que no habla, que se protege de vivir cualquier tipo de emociones, y que abandonó a su hijo cuando era un bebé.

Tras la proyección, la actriz se lamentó por la muerte de Gene Wilder, uno de sus actores favoritos, y deleitó a la prensa en una conferencia donde desplegó un envidiable sentido del humor, asegurando que aunque forma parte de Hollywood decidió mantenerse al margen de las alfombras rojas y de las fiestas de premiaciones: "ni los peinados ni los vestidos ajustados me hacen a mí como profesional, así que, ¿por qué perder tiempo en eso?", dijo. Confesó que lee los guiones encerrada en el baño de su casa para evitar ser molestada por sus tres niños, y bromeó sobre cómo fue rodar con Channing Tatum cuando recién estaba debutando: "Yo pensaba, vas a ser tan pero tan famoso, que ojalá recuerdes que fui una de tus primeras mujeres". Cuando le preguntaron cómo debe ser un buen director, dijo que debe tener las mismas exigencias que un buen presidente: ser líder, comunicativo, incorruptible y administrar bien el dinero. "Por eso hay tan pocos".

Emociones y denuncias.

El momento más emotivo del día lo protagonizó Ingrid, actriz transexual que prestó su historia de vida para un cortometraje que lleva su nombre, de lo más aplaudido hasta el momento. Ingrid, con un vestido brillante y tacones altos, dijo con la voz quebrada que en Brasil un travesti vive en promedio 35 años, "por lo tanto tengo solo siete años más de vida". "Brasil es el país que más transexuales asesina en el mundo", insistió, y agregó que cada día siente la discriminación en la calle y en su trabajo. Finalmente, antes de bajarse del escenario, lanzó un "fora Temer" que se sumó a la decena de manifestaciones políticas que se ven en el festival. Es habitual que los cineastas desfilen por la alfombra roja con remeras que llevan la cara de Dilma y usando pegotines a su favor en las indentificaciones para ingresar a las salas.

La noche culminó con la exhibición del corto O ex mágico, una brillante animación que rinde homenaje a la obra del escritor de literatura fantástica Murilo Rubião, y cuyo personaje protagonista se parece demasiado al actor César Troncoso.

Finalmente llegó el turno de Espejuelos oscuros, de la cubana Jessica Rodríguez y protagonizada por dos estrellas de su país: Laura de la Uz y Luis Alberto García. La directora dijo que concibió a esta historia como una venganza personal hacia el lugar que ha tenido, y continua teniendo, la mujer en Cuba. "No nos toman en serio", opinó. Rodríguez es la cuarta mujer en dirigir cine de ficción en la isla, "lo que demuestra el machismo que hay".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)