Crítica

En "3 anuncios por un crimen", Frances McDormand carga una película muy astuta

La película del director Martin McDonagh es una búsqueda sangrienta e ingeniosa por la justicia

Tres anuncios por un crimen
Vea el tráiler de "3 anuncios por un crimen"

Una adolescente fue brutalmente violada y asesinada. Su madre, cansada de que la policía no haya encontrado a un culpable, decide tomar el asunto en sus manos. En una carretera poco transitada publica tres carteles. Los avisos dicen, en mayúsculas negras y sobre un fondo rojo eléctrico, lo siguiente: “Violada mientras moría”; “¿Y todavía no hay arrestos?”; “¿Cómo puede ser, oficial Willoughby?”.

Velozmente, el director Martin McDonagh introduce ese evento que altera, de múltiples formas, la tranquilidad de algunos de los habitantes de Ebbing, la pequeña ciudad en la que habitan los personajes de la película 3 anuncios para un crimen.

El drama estrenado ayer en Uruguay, que también tiene varios elementos de comedia negra y policial, es una de las candidatas fuertes para arrasar en los próximos premios Oscar. Y tiene con qué.

McDonagh ha hecho su mejor película a la fecha, en base a un ambientación cautivante, un guión muy original y un trabajo actoral excelente de todo el elenco, donde hasta el personaje más secundario puede destacarse en su escena.

Los personajes principales son los que hacen Frances McDormand, Woody Harrelson y Sam Rockwell. Como Mildred Hayes, la madre de la víctima, McDormand construye una mujer fuerte, recia y de pocas sonrisas que se enfrenta, sin tapujos, al noble y estricto oficial Willougby (Harrelson) y su esbirro, el incompetente, alcohólico y racista policía Dixon (Rockwell).

Las calificaciones, sin embargo, son apenas la cáscara de una historia más profunda y rica en donde nada es lo que parece. Los aparentes antagonistas de la cruzada por la justicia de Mildred no son tan enemigos como aparentan serlo. Ni siquiera el personaje de McDromand toma decisiones que uno esperaría de una supuesta “heroína”. Eso se debe, en gran parte, a uno de los mayores logros que McDonagh alcanzó como narrador.

Si bien Ebbing no existe, el pueblo imaginario se siente muy real.

Más allá del trabajo de escenarios, que acentúan la historia del lugar, son los momentos cotidianos de la vida de los personajes (sus trabajos, sus tiempos libres) que le dan una vida tangible a Ebbing, un naipe de cartas derrumbado lentamente por la cadena de eventos que desencadenan los carteles de Mildred.

Aparte de las ideas y vueltas que lleva al trío principal a enfrentarse uno con el otro, los personajes de fondo también se destacan. Siempre tienen un comportamiento que, sin importar su función en la historia, definitivamente se sienten pertenecientes a Ebbing.

La ciudad, a su vez, no parece nada alejado al sector de Estados Unidos que se cree llevó a Trump al poder. El infierno grande de este pueblo chico no es una alta tasa de violencia o el abuso de las drogas, sino la ignorancia. Para McDonagh, el prejuicio puede ser un arma tan letal como una pistola o un bidón de gasolina.

"El sur está cambiando”, dice en una escena el personaje de Rockwell a su manipuladora madre, ya pasada la mitad de la película, que bien podría ser parte de otro drama. No porque el relato tome otro rumbo, sino porque las cáscaras ya se pelaron y los conflictos de los personajes, siempre motivados por la presencia de esos tres carteles, ya se volvieron mucho más personales.

La violencia, en tanto, está más que presente en la película, cargada de escenas duras, que van desde pleitos sangrientos hasta violencia doméstica. En su cine (con puntos en común con los hermanos Coen) el director de Escondidos en Brujas y Siete psicópatas siempre se interesó por introducir la violencia como una fuerza de cambio,

Pero más que ser una historia sobre la violencia, 3 anuncios sobre un crimen es sobre el carácter humano. Y la película, al igual que las personas, es impredecible. Lo certero es que se está ante uno de los mejores trabajos de un cine, cuya travesía hacia los Oscar debería darse sin muchos problemas en el camino.

ficha

3 anuncios para un crimen (★★★★★)

 Dirección y guión: Martin McDonagh. Elenco: Frances McDormand, Woody Harrelson, Sam Rockwell, Peter Dinklage, Caleb Landri jones, Abbie Cornish, Lucas Hedges, Željko Ivanek, Samara Weaving y Clarke Peteres. Fotografía: Ben Davies. Música: Carter Burwell. Edición: John Gregory. Duración: 115 minutos. País: Reino Unido y Estados Unidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)