se estrena la nueva de Marvel con un superhéroe fuerte como una hormiga

Ant-Man: un superhéroe así de pequeño

El último papel de Paul Rudd no es uno de sus más grandes. De hecho, casi con toda certeza será el más pequeño que haga: es el protagonista de Ant-Man, película de Marvel sobre un súper héroe que se encoge al tamaño de una hormiga para combatir al crimen. En Uruguay se estrena mañana. Y es en 3D.

Si no puede ver el video haga click aquí 

Aun así, mucha gente pensaba que Rudd no iba a estar a la altura de ese papel.

iframe width="470" height="264" src="https://www.youtube.com/embed/mBv4FSyg-P4" frameborder="0" allowfullscreen>

"Recién que me seleccionaron como el Hombre Hormiga, la mayoría de la gente no lo podía creer," señala Rudd, más conocido como comediante. "Después llegué a la casa y le dije a mi hijo de nueve años que iba a interpretar a un súper héroe, el Hombre Hormiga. En serio, yo tú papá, será el Hombre Hormiga de carne y hueso."

¿Se emocionó el niño?

"Me dijo que yo no tenía onda para ser el Hombre Hormiga," admite Rudd.

Pero ver para creer y el joven Jack Rudd ha cambiado de opinión. Al nene le encantó.

En Ant-Man, Rudd interpreta a Scott Lang, un ladrón y timador insignificante que es reclutado por el maestro científico Hank Pym (Michael Douglas) para que lleve a cabo un robo para salvar al mundo. Lang se muestra escéptico al principio, pero debe de encontrar su propio héroe interno para realizar su misión y proteger a su hija de los tipos malos.

La respuesta en Internet a la designación de Rudd como Hombre Hormiga es comprensible, ya que él no es el clásico súper héroe del cine. Y eso, como dijo el director Peyton Reed, era precisamente el objetivo.

"Es una película bastante rara en un sentido sensacional," explicó Reed en entrevista por separado, "y necesitábamos que nuestro héroe tuviera la capacidad de ser gracioso y rudo. Paul Rudd estuvo perfecto."

Por su parte, Rudd apreció que la película no girara exclusivamente en torno de piruetas acrobáticas para salvar al mundo.

"Más que nada, la motivación de Scott Lang para ponerse el traje de Hombre Hormiga es ayudar a su hija," explica Rudd. "Para mí, la película depende de la historia del padre y la hija."

Ese aspecto de la historia le llegó fácilmente a Rudd, que está casado con Julie Yaeger y es padre de Jack, de nueve años, y Darby, de cinco.

"Podemos tener una película con efectos maravillosos o con mucho humor," indica, "pero la idea de una relación padre-hija me llegó a un punto emocional. Esa relación es en lo que yo pensaba en cada escena de la película."

El Hombre Hormiga es uno de los personajes de Marvel de más larga tradición, habiendo sido uno de los Vengadores originales, pero nunca ha sido uno de los más populares. Varios personajes diferentes han usado el nombre y ninguno ha tenido su propio cómic por mucho tiempo.

No siendo experto en cómics, Rudd admite que el nombre fue nuevo para él.

"De chico ni siquiera conocí al personaje del Hombre Hormiga," admite con cierta vergüenza. "Antes de empezar a rodar me leí todos los cómics y traté de investigar un poco. Mi meta era meterme en la mentalidad del Hombre Hormiga lo más posible."

Rudd también quiso meterse en la condición física del Hombre Hormiga, lo que requirió algo de trabajo a un actor más conocido por sus comedias románticas que por películas de acción.

Junto con el papel estelar en "Ant-Man" viene una identidad definida en el universo cinematográfico de Marvel. Internet está zumbando con rumores sobre la participación del Hombre Hormiga en la próxima película de los Vengadores, perspectiva que despiertas las fantasías de Rudd.

"Scott Lang siente pasión por la ciencia y la tecnología, tal como la tiene Tony Stark," indica. "También me gustaría hacer algunas escenas con Hulk y darle consejos para que no se enoje tanto."

Rudd nació en Passaic, Nueva Jersey, pero pasó sus años mozos yendo y viniendo debido a que su padre trabajaba en la línea aérea TWA. Con el tiempo, la familia se asentó en Overland Park, Kansas, donde su madre trabajó de gerente de ventas de una estación local de televisión.

Aunque siempre se ha inclinado por el humor (Ligeramente embarazada, Virgen a los 40) Rudd ha llegado con abundante preparación a los papeles dramáticos que ocasionalmente ha hecho.

Ha sido un largo y extraño camino el que lo llevó de Ni idea a Ant-Man pero el actor no se queja.

"Estoy lleno de gratitud y lo aprecio mucho" concluye Rudd. "He podido vivir mi vida haciendo un trabajo que me encanta. Eso no está nada mal."

Marvel tiene planes por lo menos hasta el año 2028.

Ant-Man es el capítulo más cercano del cuidadoso plan de Marvel/Disney para distribuir en la pantalla sus superhéroes con cierto orden, evitando la saturación. La idea es estrenar dos películas por año. En 2014, los buques insignia fueran Capitán América: Soldado de Invierno y Guardianes de la Galaxia. En adelante se- guirán com-

binando cada año una secuela de una franquicia existente y exitosa y el inicio de una nueva.

De hecho, este año el plan ha crecido hasta tres títulos. Ya se conoció la "secuela exitosa" (la segunda entrega de Los Vengadores) y ahora llega Ant-Man como intento de iniciar otra saga con futuro. Pero en lo inmediato hay otro estreno: para agosto se anuncia el lanzamiento de la nueva versión de "Los cuatro fantásticos", que propone una nueva "historia de los orígenes" y espera esta vez dar en el blanco. Para 2016, la secuela será Capitán América: Guerra Civil, y la nueva franquicia Doctor Strange, pero puede haber algo más. Y hay planes hasta 2028. Ya se sabe que los superhéroes sobran.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados