CRÍTICA

Annabelle 3: "la noche es larga y está llena de terrores"

Crítica a Annabelle 3: vuelve a casa que dirige Gary Dauberman y se estrenó el jueves.

Imagen de la película Annabelle 3
La macabra muñeca está de regreso con nuevas víctimas a las que aterrar. Foto: Difusión

Un año después que los investigadores de lo paranormal, Ed y Lorraine Warren (Patrick Wilson y Vera Farmiga) salvan a unos chicos de la muñeca Annabelle, comienzan a ganar reconocimiento en la prensa. Y si bien a ellos les sirve, es su hija, Judy (McKenna Grace) quien intenta sobrevivir a la secundaria donde la evaden sus compañeros. Porque no es fácil ser la hija de dos investigadores que hacen exorcismos y tratan con demonios todo el tiempo.

Un día, cuando Ed y Lorraine tienen que salir para resolver un nuevo caso, Judy queda a cargo de su niñera Mary Ellen (Madison Iseman), quien intenta darle una íntima fiesta de cumpleaños. A la que acude sin ser invitada, Daniela (Katie Sarife), una joven metiche que intentando comunicarse con su fallecido padre, terminará desatando uno de los grandes males de la casa.

Daniela quiere saber qué ocultan los Warren en ese cuarto sellado que tiene carteles de no pasar por todos lados. Y lo cierto es que en esa habitación hay muchos objetos extraños (monedas, máscaras de samurái, vestidos de novia y artefactos que parecen corrientes), y el recorrido que realiza la chica no es nada divertido con tanto objeto maldito allí reunido. Cuando parece que la visita se termina, Daniela abre la caja que contenía a Annabelle y protegía a la casa de su presencia maldita. Como era de esperarse, casi al instante comienzan a pasar cosas bastante truculentas que son bien presentadas por Gary Dauberman, quien pasa de escribir guiones para It, las dos películas previas de Annabelle y La monja, a la dirección.

Ficha
Annabelle. Foto: New Line
Annabelle 3: vuelve a casa [***]
Dirección y guionGary Dauberman
ConVera Farmiga, Patrick Wilson,Mckenna Grace y Madison Iseman 
Duración104 minutos

Gracias a una buena ambientación, una música que sabe acompañar los momentos de tensión, y estas tres protagonistas jóvenes, la película va creciendo en sustos. Y es cuando llega la noche que la muñeca comienza a despertar los distintos demonios y espectros que están contenidos en esa casa. Con los objetos mostrados y sus historias, se insinúa que esta franquicia tiene cuerda para rato.

Annabelle 3: vuelve a casa demuestra que no son necesarios grandes efectos visuales para generar sustos. Dauberman solo necesita una buena historia, un elenco interesante y algunas escenas para lograr este cometido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)