CINE

Unos animalitos que cantan y hablan con voces conocidas

De charla con China Suárez y Leonardo Sbaraglia sobre la animada Sing!

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sbaraglia le pone voz a Mike y Suárez es Meena. Foto: Flickr / La Nación/ GDA

Ya cuando la gente incorpora un nombre como ícono de belleza, quiere decir que ya está. Que ya llegaste. Eso le pasa hoy a María Eugenia Suárez, la "China" para todos los mortales.

Se puede decir, además, que es la chica que estaba en un motorhome con la manta de Nepal, y que comía una palta cuando de repente apareció… Pero no, no da para seguir con esta historia escandalosa que ya cumple un año, porque no es el motivo por el que El País vino a hablar con ella al Hotel Alvear de Buenos Aires. Además, la única condición que puso una productora con voz seria y firme era no preguntarle nada a la China sobre su vida personal. Y está bien. Hay una película en el medio, de dibujos animados, donde la actriz le prestó la voz a un personaje encantador, antagónico al perfil que enseña, pero que, durante la charla, parece tener mucho que ver con su esencia.

Por eso, hasta resultó entretenido hablar con la China de una nueva faceta en su meteórica carrera, en vez de entrometerse en lugares incómodos que llevan a preguntas con respuestas ya escuchadas de su boca durante más de un año.

La película es Sing, ¡ven y canta!, lo nuevo de Illumination Entertainment y que se estrena este jueves en Uruguay. Tiene como protagonista a un grupo de animales antropomorfos. Buster, un koala al que Matthew McConaughey le da vida con su voz en la versión original, contrata a una oveja, que también es su mejor amiga, para que lo ayude a manejar su alicaído negocio de teatro. Para recuperar la gloria perdida, convoca el concurso de canto más grande del mundo. Un Soñando por cantar de animales.

Una de las que acepta el desafío del casting es Meena, una elefanta que sufre de pánico escénico pero que canta como los dioses. Pese al aliento de su familia para que vaya a probar suerte, no va a ser fácil para la elefantita.

¿Se imaginan a la China Suárez poniéndole la voz, justamente, a alguien que le teme a todo cuando ella dio sobradas pruebas de audacia para triunfar en el medio artístico?

En esta ocasión, Suárez consiguió este papel de Meena gracias a un casting. Consagrada y todo, a la actriz le gusta sentir la adrenalina de los nuevos desafíos. Eso no quita que se sienta insegura como su personaje en Sing!. "Mirá que no soy tan diferente a ella", advierte. "Muchas veces tengo inseguridades que no se notan cuando me enfrento a las cámaras", explica la intérprete, que viajó especialmente a México para ponerle voz a la elefanta.

Mientras cuenta que la grabación en el DF duró solo un día, una voz aguda y enternecedora le muestra a una señora que sabe contar "del 1 al 20". Es "Rufi", la hija que la actriz tuvo con Nicolás Cabré hace tres años.

Rufina es divina y, como toda madre, es el motor de la China: ella fue quien la impulsó a meterse en el mundo de Sing!. "Por suerte puedo decirle que hice una película para ella", dice Eugenia entusiasmada.

"Sing! tiene toda la música que canto con ella cuando viajamos en auto. Es mucho más divertida que en mi época de chica", agrega la actriz. "Firework" de Katy Perry, "Shake it off" de Taylor Swift, ambas interpretadas por Reese Whiterspoon en el film, "Call me maybe" de Carly Rae Jepsen cantada por Matthew McConaughey, son algunos de los temas de la película.

También hay espacio para otras generaciones. Garth Jennings, director de Sing!, contempló la posibilidad de que los abuelos puedan acompañar a su nietos al cine. Para ellos está Mike, un ratoncito fanfarrón con veleidades de Frank Sinatra.

La voz en su caso no es la de Sinatra, sino la de Leonardo Sbaraglia que, según reveló a El País, estaba en Montevideo rodando El hipnotizador cuando lo convocaron para grabar en DF. El proceso de Sbaraglia fue muy similar al de la China. Se presentó a un casting, y al tiempo, para su sorpresa, estaba tomándose un vuelo para ser Mike por un rato.

Sbaraglia considera a Uruguay una tierra muy querida y conocida. Prácticamente no le queda programa de entrevistas por conocer en los medios montevideanos por la serie que grabó en el país en la que acumuló varios meses de estadía.

A diferencia de la versión inglesa que hizo Seth MacFarlane, que habla suave, el Mike de Sbaraglia es más gritón y bien aporteñado. "Les gustó cómo quedaba esa voz y quedó", reconoció el actor mientras se cebaba un mate. Su personaje poco tiene que ver con la postura uruguaya que muestra en el momento de la charla, tan amistosa y pasiva. "Nunca dejé de creer en mi trabajo. Actuar fue siempre lo quise hacer y, con dedicación, lo fui logrando", reflexiona mientras toma su tercer mate.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)