Crítica

"El Ángel": una mirada pop para una vida ultraviolenta

Luis Ortega retrata al asesino Carlos Robledo Puch en un estreno que impacta

Imagen promocional de "El Ángel"
Vea el tráiler de "El Ángel"

El director Luis Ortega apunta, dispara y atina con Él Ángel, su última película y un nuevo retrato de un criminal célebre argentino. El resultado es un tiro confiado, preciso y con estilo. El blanco es el público, que del otro lado recibe una historia narrada con precisión y cuya ejecución demuestra que el cine de la vecina orilla no tiene nada que envidiarle a Hollywood.

"El Ángel" es diferente a los retratos de la familia Puccio que se vieron en "El clan", la película de Pablo Trapero, e "Historia de un clan", la serie que Ortega creó junto a su hermano, Sebastián.

La vida del asesino y ladrón Carlos Eduardo Robledo Puch es la inspiración para la película, que imagina sus andanzas. Robledo Puch alarmó a la sociedad argentina cuando era solo un joven de 20 años y fue capturado y enviado a prisión. Se estima que cometió 11 asesinatos, 42 robos y una violación en el correr de unos pocos años.

Imagen promocional de "El Ángel"
Lorenzo Ferro y Chino Darín.

El impacto de Él Ángel, sin embargo, no se genera en los crímenes de Robledo Puch, quien es interpretado por el actor Lorenzo Ferro en un debut cinematográfico notable. En cambio, Ortega propone una experiencia de contradicciones, en la que el raid nefasto del protagonista es contrapuestos por una estética pop muy agradable a la mirada y al oído.

El imberbe rostro seductor y la actitud despreocupada que Ferro le otorga a Puch también es responsable de hacer de El Ángel una experiencia casi voyeurística. La aparición de más horror significa más placer.

Al igual que Stanley Kubrick, Quentin Tarantino y, más recientemente, Nicolas Winding Refn, Ortega explora la estilización de la violencia. Los tiros y las sangres pierden el golpe de efecto a medida que se acumulan y lo hacen, en cantidad, dentro de una película que se destaca en múltiples departamentos artísticos.

El Robledo Puch de Ferro sería hoy un referente de la moda, con sus zapatos Adidas y sus pantalones acampanados. Ni hablar del mobiliario y peinados que exudan una década de 1970 bonaerense colorida y agradable, pero también repleta de tipos con los que mejor no cruzarse por la calle.

Allí Puch, con la piel del cordero que esconde a un lobo completamente feroz, busca un propósito que nunca queda muy claro (¿Se puede comprender a alguien así?). Como todo joven hormonal, reemplaza un deseo por otro, ya sea un nuevo robo, seducir a una chica (un chico) o explorar el efecto que se produce en un cuerpo una vez que una bala entra en él.

"El Ángel" no es una película con moral. Apenas si hay tiempo o alguien que tenga la intención de cuestionar los actos que Puch comete junto a su aliado, Ramón, a quien Chino Darín personifica con intensidad.

En Ortega parece que prima el interés por dar rienda suelta a un tipo que decidió vivir sin reglas y pagó el precio por ello. No hay un deseo de trascendencia en Robledo Puch (eso lo tiene Ramón, a quien Darín le otorga una humanidad muy creíble) sino un deambular sangriento y sin sentido. A fin de cuentas, eso es lo que da más miedo.

Es cierto también que hay algo de entumecedor en el retrato que el director hace del asesino serial. ¿Qué se debe sentir por aquel que no siente nada? El Ángel, más que formular esa pregunta, reconstruye, de forma impactante y con un elenco joven formidable, una serie de actos horripilantes. Es más que suficiente para quedarse pensando.

FICHA

El Ángel (★★★★☆)

Argentina, España, 2018. Dirección: Luis Ortega. Guión: Luis Ortega, Rodolfo Palacios y Sergio Olguín. Elenco: Lorenzo Ferro, Chino Darín, Mercedes Morán, Daniel Fanego, Luis Gnecco, Peter Lanzani, Cecilia Roth, William Prociuk y Malena Villa. Producción: Hugo Sigman, Sebastián Ortega, Pedro Almodóvar, Agustín Almodóvar, Matías Mosteirín, Esther García, Leticia Cristi, Pablo Culell y Axel Kuschevatzky. Producción ejecutiva: Micky Buyé y Javier Braier. Dirección de arte: Julia Freid. Vestuario: Julio Suárez. Peinado: Emma Miño. Jefa de producción: Mercedes Tarelli. Dirección de sonido: José Luis Díaz. Maquillaje: Marisa Amenta. Fotografía: Julián Apezteguía. Edición: Guillermo Gatti. Casting: Martín Ortega, María Laura Berch, Katia Szechtman e Iair Said.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)