CRÍTICA

"Amenaza en lo profundo": Kristen Stewart bajo del mar en un ejercicio de suspenso

Crítica de la película "Amenaza en lo profundo" que protagoniza Kristen Stewart

Kristen Stewart
Kristen Stewart en "Amenaza en lo profundo". Foto: Difusión

Kristen Stewart es, por lejos, la mejor actriz de su generación. Es una estrella distinta a las otras y ha combinado una carrera “inquieta” (sus colaboraciones con Olivier Assayas, por ejemplo) con asuntos un poco más industriales como, recientemente, Los ángeles de Charlie. Amenaza en lo profundo juega en esa categoría. Y como en general le pasa, Stewart es lo mejor que tiene para ofrecer.

Equiparando el fondo del mar con el espacio exterior, es una aventura de ciencia ficción y terror con un grupo de personas que son más estereotipos que personajes (el loco simpático, la novata, el capitán perseverante) aislados en el fondo mismo de la fosa de las Marianas. Están buscando petróleo y, como suele pasar, quizás hayan taladrado en el lugar incorrecto por lo que anda un monstruo dando vueltas a la base y, de paso, destruyéndola con saña.

Ficha
Kristen Stewart
Amenaza en lo profundo [***]
DirectorWilliam Eubank
ConKristen Stewart, Vincent Cassel, T.J. Miller, Jessica Henwick
Duración95 minutos

Estados Unidos, 2020.
Título original: Underwater.
Guion: Brian Duffield, Adam Cozad.
Fotografía: Bojan Bazelli.
Editores: Brian Berdan, Willliam Hoy, Todd E. Miller.
Música: Marco Beltrami, Brandon Roberts.
Estreno: 12 de marzo, 2020.

El director William Eubank, que viene de la fotografía y se le nota, presenta rápidamente el tono de la película con un comienzo que evita los prólogos y va derecho a la intensidad: un travelling de CGI muestra lo enorme y honda que está esa estructura (probablemente la inversión más millonaria y demandante en la historia de la humanidad para pasar sin muchos preámbulos a la acción.

Así queda claro que acá no va por las sutilezas y la única profundidad es la del océano. Los personajes son poco más que lo que se espera de ellos: la próxima víctima de un monstruo que es feísimo y malísimo. Stewart le da toda la intensidad que precisa su personaje a pesar de que tiene poco donde sostenerse.

Lo que mejor funciona es la tensión y como que eso es todo lo que se promete. La puntúa eso sí con escenas de impacto en el recurso más utilizado del terror: un pizzicato que te mete miedo por sí solo.

Lo que queda es gente (entre ellos Vincent Cassel y TJ Miller haciendo lo que se espera de ellos) corriendo por pasillos, aguantando el aire, nadando, caminando por el fondo del mar, mientras el mal se va presentando como un juego de muñecas rusas: cada vez son más grandes y peores.

Es una especie de Alien bajo el mar, aunque está bastante lejos de ese antecedente. Su reflexión ecológica queda sumergida ante tanto terror, tanta acción, tanta agua.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados