El director está en el rodaje de Silencio, con Darío Grandinetti

Almodóvar rueda un drama serio

Pedro Almodóvar no quiere desvelar demasiado sobre el argumento de Silencio, en cuyo rodaje está inmerso, pero reconoce que es un drama dentro del universo femenino en el que "no hay espacio para el humor" y sí mucho sufrimiento.

La película narra el devenir de una mujer, Julieta, desde la década de 1980 hasta la actualidad, papel que interpretan Adriana Ugarte en su juventud y Emma Suárez en su madurez. El protagonista masculino es el argentino Darío Grandinetti, quien ya trabajó con Almodóvar en Hable con ella.

Almodóvar aseguró que es la "historia de la espera de una madre", de una mujer que ha pasado por múltiples problemas a lo largo de su vida y todos "muy desgarradores".

"Aunque yo no quiero que los protagonistas estén llorando todo el tiempo, verdaderamente están sufriendo muchísimo", dice y reconoce que "no es un melodrama" sino un drama en el que "no cabe el humor", lo que le ha llevado a eliminar en los montajes provisionales todos los elementos humorísticos que estaban en los ensayos.

Su última película fue precisamente una comedia, Los amantes pasajeros y se estrenó en 2013.

Almodóvar insiste en que los paisajes elegidos para esta producción —Sevilla, Galicia, Pirineo aragonés y Madrid—, son "personajes" con entidad dramática, y destaca que la protagonista modifica sus estados de ánimo a través del entorno en que se encuentra.

Para Silencio buscaba un escenario que "marcara distancia" con Madrid, y en el que la protagonista se encontrara muy sola y "sin nada ni nadie que le pueda ayudar".

Almodóvar rodó en el pequeño núcleo de Fanlo una de las principales escenas de la película, y se sirvió de un dron para tomar unas vistas áreas de todo el entorno montañoso de la zona, que, según insiste, tiene "entidad dramática".

El director asegura tener las "mejores expectativas" para su producción pese a ser "muy poco triunfalista" mientras produce una película ya que los rodajes, que tacha de "aventuras extraordinarias", absorben toda su atención.

"Lo único que pienso es tener aliento cada día para ir enfrentándome a cada plano, y no soy capaz de pensar más allá de la semana próxima, porque más o menos conozco el plan de trabajo". EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados