ANIVERSARIO

Alfred Hitchcock, hace 120 años nació el artista que nos dio tremendos sustos

Semblanza por los 120 años del nacimiento del director británico Alfred Hitchcock

Alfred Hitchcock. Foto: Archivo
Alfred Hitchcock, director con una filmografía que se considerada clásica. Foto: Archivo

Fue recién a mediados de la década de 1950, y en francés, cuando Alfred Hitchcock se convirtió en una figura canónica en la historia del cine. Para entonces ya tenía 30 años y más de 40 películas de carrera pero se veía novedoso y, a la vez, maduro. Hoy, buena parte de su filmografía, que se extendió hasta ya entrada la década de 1970, es considerada clásica e incluye varias obras maestras.

Una de ellas, Vértigo, es considerada desde 2012 la película más importante de la historia del cine, según la encuesta mundial que, cada 10 años hacen, entre críticos de todo el mundo, el British Film Institute y la revista Sight & Sound y es considerada el canon oficial del cine. Superó en esa lista a la imbatible de los últimos 50 años, El Ciudadano de Orson Welles.

Además de prestigios críticos, la figura de Hitchcock ha sido una constante en la cultura popular de los últimos 100 años. Eso lo construyó en base a películas fundamentales para varias generaciones (The Lodger, sus dos versiones de El hombre que sabía demasiado, Rebecca, La soga, Cómo atrapar a un ladrón, Intriga internacional, La ventana indiscreta, Vértigo, Psicosis y Los pájaros y la lista es escueta y caprichosa) y a que se convirtió él mismo en un personaje mediático.

Alfred Hitchcock. Foto: Difusión
Alfred Hitchcock durante la filmación de "Psicosis", uno de sus clásicos. Foto: Difusión

Sus legendarios cameos en sus propias películas, su programa de televisión y su cómoda presencia en los medios, hicieron de su figura calva y redondeta una de las siluetas más reconocibles en Occidente. Y su nombre, además, se convirtió en un neologismo para el suspenso en el cine y en la vida. La influencia de su estilo es notoria en directores como Pedro Almodóvar, Jordan Peele o Martin Scorsese, por incluir tres generaciones diferentes.

Que se recuerde hoy, los 120 años de su nacimiento, encima, aporta más evidencia que Alfred Hitchcock mantiene (como Chaplin, como Picasso, como Hemingway) una estatura cultural aún relevante a pesar de ser el producto de otro mundo. Hay cosas que no cambian tanto, después de todo.

Hitchcock nació el 13 de agosto en Essex. en una Inglaterra victoriana acosada por la amenaza de Jack, el destripador, una historia que supo hacer suya en alguna película y aportó un morbo por lo macabro que marcaría su obra. De educación ignaciana, se integró a la industria del cine como meritorio y artista de intertítulos, o sea los carteles que dan contexto en las películas mudas. Ya tan temprano como en 1922, empezó a tomar responsabilidades mayores en las películas y en 1925 estrenó la primera película que lo tenía como exclusivo director. Era un melodrama, el género que combinaría con el suspenso para consolidar su estilo.

En The Lodger en tanto fundó las bases de algunas de sus obsesiones dramáticas. Es sobre un hombre (Ivor Novello, una olvidada estrella británica) que es acusado falsamente de ser Jack, el destripador y debe probar su inocencia. Esa idea está presente en, muchas de sus películas incluyendo El hombre equivocado e Inocencia y juventud.

Por ese tiempo se casaría con Alma Reville, una editora, que se convertiría en su compañera omnipresente y colaboradora no siempre reconocida; estarían juntos toda la vida. Y también a mediados de la década de 1920 conoció en Alemania de primera mano, el expresionismo, el movimiento cinematográfico que más influencia tendría en su obra. Al igual que en su cine, el expresionismo estaba lleno de claroscuros visuales y humanos.

Tras haberse consolidado como el director británico más importante (con El hombre que sabía demasiado y Los 39 escalones, por ejemplo) y ya con una fuerte identidad propia, Hitchcock viajó a Estados Unidos, donde se integró rápidamente a la industria.

streaming

Dónde se pueden ver las películas del maestro

En HBOGo están: La soga, La ventana indiscreta, Los pájaros, Psicosis, Vértigo, Trama macabra y Marnie. En el servicio Qubit, además de las antes mencionadas están Los 39 escalones, El hombre que sabía demasiado, Inocencia y juventud, e Intriga internacional.

Bajo ese cobijo desarrollaría la zona más importante y popular de su carrera, con éxitos que, en general, también estaban asociados a sus estrellas principales, entre las que están James Stewart, Cary Grant y Grace Kelly, la más importante de su legendario plantel de rubias en el que también están Kim Novak, Tipi Hedren, Janet Leigh y hasta Doris Day.

Muchas de esas estrellas fueron parte importante de la etapa más madura de Hitchcock que va de La ventana indiscreta (que es de 1954) a Los pájaros en 1963.

Seguiría filmando hasta 1976, pero fue en aquellos 10 años donde demostró una madurez narrativa, una imaginación cinematográfica y constantes temáticas. Al ponerlas en perspectiva con su obra anterior, un grupo de críticos franceses, lo elevaron al Olimpo de la estricta política del autor, o sea aquella que coloca al director como una figura preponderante en una película, a pesar de ser apenas una pieza del engranaje industrial del cine.

Alfred Hitchcock. Foto: Difusión
Alfred Hitchcock fue reconocido en 1968 con un Oscar Honorífico por su carrera. Foto: Difusión

Cuando en 1955, Claude Chabrol y Eric Rohmer (dos de esos críticos que serían directores amparados por la nouvelle vague editaron un libro con su obra, fueron vistos como sacrílegos: hasta entonces Hitchcock era apenas un artesano ocurrente pero estos franceses majaretas lo condecoraban como un maestro. A fines de la década de 1960, otro crítico/cinaesta nuevaolero, Francois Truffaut publicaría una larga entrevista en la que el entrevistado se tomaba mucho menos en serio que el entusiasta entrevistador.

Estuvo nominado al Oscar a mejor director cinco veces: Rebecca, Ocho a la deriva, Cuéntame tu vida, La ventana indiscreta y Psicosis pero solo recibió un Oscar honorífico en 1968; se lo dio Robert Wise, un director vistoso pero menos que sí ganó un Oscar. Corresponsal extranjero, La sospecha Cuéntame tu vida estuvieron nominadas a mejor película y tampoco ganaron. Rebecca es la única que se llevó el Oscar a la mejor película.

Pero el prestigio y la permanencia de Hitchcock no se debe a los premios. Sus experimentaciones tempranas con el cine sonoro, su puesta en escena al servicio de la historia y hasta las acrobacias (como simular un largo plano secuencia en La soga) lo colocan como uno de los grandes nombres que expandieron el cine como arte.

Alfred Hitchcock. Foto: Difusión
Alfred Hitchcock realizó varios cameos en sus películas, que se convirtieron en uno de sus sellos distintivos. Foto: Difusión

Esos atributos fueron los que construyeron algunas de sus escenas más memorables. El asesinato de Marion Crane en Psicosis en la ducha es un prodigio de montaje y utilización del sonido (con esas cuerdas de Bernard Hermann que desgarran la carne). Sigue espantando como el primer día.

Y mucho de eso (sumándole los hipnóticos créditos de Saul Bass) están en Vértigo, su obra más compleja que combina masculinidad, necrofilia y ambición en una película dividida en dos. La ventana indiscreta sigue siendo una de las grandes reflexiones sobre el papel del espectador en el cine, con esas ventanas que alojan historias, inventan mentiras.

El cine como mentira, precisamente, es uno de los centros de su obra. Y de su vida, Hitchcock, quien murió en abril de 1980, construyó su propia figura pública. Esa que aún acompaña pesadillas y nos obliga, todas las noches, a sentirnos aliviados cuando nadie aparece detrás de la cortina de baño. Pero él nos enseñó que, igual, no es bueno confiarse en esas cosas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)